Siete claves para trabajar en equipo (con éxito)

Siete claves para trabajar en equipo (con éxito)

Aprender a trabajar en equipo es el objetivo, aquí unas claves para sacar el máximo provecho tanto en los estudios como en tu profesión.

Aprender a trabajar en equipo es una herramienta decisiva para tener éxito tanto en los estudios, como en el mundo laboral. Un buen equipo no solamente permite realizar las tareas en menor tiempo y con mayor calidad, sino que también te aporta mucho en términos de nuevos conocimientos e incremento de las habilidades sociales.

>>Ver oferta de estudios que incluyan prácticas

En Colombia no es fácil trabajar en equipo. Por lo general, todo el peso de la labor termina recayendo en unos pocos, o se dividen las funciones de modo que cada uno tenga que ver lo menos posible con el otro.

Enseguida te damos algunos puntos clave que serán muy útiles para lograr que tus trabajos en equipo sean más productivos y alentadores.

>>Posgrado en Pedagogía en la solución de conflictos

1. Crea un ambiente confortable e inspirador

Es muy importante que el sitio donde se va a desarrollar el trabajo sea cómodo para todos. No es bueno que alguno de los integrantes tenga que quedarse de pie, compartir silla con otro o sentarse en un rincón. Aunque en principio pueda parecerte algo sin importancia, la verdad es que el espacio físico es decisivo para que todos tengan una buena disposición.

>>Cursos y estudios para DOCENTES

2. La motivación es fundamental

Al comienzo de la reunión es importante que se precisen las ventajas que se obtendrán al hacer el trabajo en equipo. No siempre somos conscientes de ello. Es recomendable recalcar aquello que se obtendrá trabajando en conjunto: ahorrar tiempo, ser más eficientes, aprender de otros, llevar las tareas a un nivel superior, etc.

Es buena idea presentar a cada uno de los integrantes, o, si ya se conocen, indicar las habilidades o conocimiento que cada uno tiene, de modo que todos puedan valorar mutuamente los aportes que van a otorgarse.

>>Cursos de ORATORIA 

>>Cursos para hacer PRESENTACIONES

3. Definir claramente los problemas a solucionar

El trabajo en equipo se emprende para resolver algún problema. Es importante que al comienzo se indique claramente qué es eso que se pretende solucionar y al final se evalúe si se logró. Igual ocurre con cada una de las tareas involucradas en la actividad. De esta manera, todos los integrantes trabajarán en torno a un marco de referencia común.

4. Promover una atmósfera de libre expresión

Se debe animar a todos para que expresen sus ideas con plena libertad. Es importante que se diseñen reglas de juego claras para las intervenciones y que estas incluyan al menos dos puntos fundamentales: un tiempo límite para cada participante y la exigencia de no interrumpir al otro cuando esté hablando. Nunca sobra recordar el beneficio de las normas de cordialidad.

5. Crear estructuras funcionales

A decir de los expertos, el número ideal de integrantes para un equipo es de cinco, o máximo seis. Sin embargo, esto no siempre es posible. Así que si hay un mayor número de personas, lo mejor es subdividir las actividades y combinarlas con puestas en común generales.

Se ha comprobado que cuando hay diversidad en los grupos, estos tienden a ser más creativos y productivos. Así que es aconsejable diseñar equipos en los que haya multiplicidad de géneros, etnias, profesiones, formas de ser, etc.

>>Cursos de BASES DE DATOS

6. Las minorías son enriquecedoras

En casi todos los grupos aparecen algunas personas que piensan de manera diferente a la mayoría. Para que el trabajo se vuelva más interesante y enriquecedor, lo recomendable es darle visibilidad a esas minorías. Por lo general, aportan un enfoque diferente y aunque pueda ser errado, contribuyen a ampliar la perspectiva y a repensar las ideas.

7. Introducir elementos para salir de la zona de confort

Puede ser una pregunta, aparentemente absurda, o alguna actividad que rompa con lo habitual. Lo importante es incluir un par de elementos que saquen de la zona de confort a los integrantes y les obliguen a buscar nuevos enfoques. Por ejemplo, pedirle al psicólogo una opinión sobre cómo resolvería determinado problema del contador. O solicitarle a alguno de los miembros que responda a las inquietudes de otro. Esto hace más creativa y enriquecedora la labor.

>>Noticias relacionadas en aprendemas.com:

Cómo preparar una buena exposición