Tips para controlar los nervios en una exposición

Tips para controlar los nervios en una exposición

Los nervios son algo normal. Y se vencen continuando con la exposición, sin detenerte en ello, entre otros consejos. Te contamos cómo lograrlo.

Las personas que son extrovertidas no tienen ningún problema por plantarse frente a un número grande de personas para exponer algún tema en particular; pero, si eres de los que son introvertidos, les ganan los nervios o sienten terror frente a una exposición. Si eres de estos entonces continúa leyendo que tenemos algunos consejos para ti:

Para empezar no te preocupes ya que es muy habitual que nos pongamos nerviosos ante este tipo de situaciones, hasta los más experimentados pueden sentir al menos un poco de miedo, algo que simplemente no puedes dejar a un lado ya que realizar una presentación es algo muy habitual en muchos ámbitos de la vida, no solo en el profesional y en el académico.

«Hay que hacer justo lo contrario de lo que el miedo, los nervios y la timidez dictan”

“Existen muchas maneras de aprender a controlar nuestros nervios”, dijo en entrevista a aprendemas.com Juan Téllez, psicoterapeuta y orientador vocacional; así que nos brindó una lista muy útil en la que en primer lugar nos menciona que es necesario preparar a conciencia la presentación que se realizará.

>>Interesante: Tecnólogo en gestión de la comunicación digital (ver aquí más información del curso)

Es necesario ser metódico y previsor, además seguir una serie de pautas que son las que nos brindarán esa confianza en nosotros mismos. Sólo así podremos aprender de nuestros errores y temores de exponernos ante los demás”, subrayó el especialista.

Al referirnos en preparar la exposición nos referimos a que es necesario que busques bien toda la información necesaria, preparar algunos apuntes sobre la exposición, repasar tus apuntes.

Asimismo, haz uso de material de apoyo pues de esta manera podrás tener atento al público en el material y lograrás estar más enfocado en tu tema; y no olvides trabajar en una introducción que impacte.

>>Para ti: Diplomado de Conceptos estéticos en rehabilitación oral

Bien dicen que ‘la práctica hace al maestro’, así que practicar constantemente será tu gran aliada. Lee cuidadosamente todo tu material, practica varias veces tu discurso y cómo lo vas a decir; incluso puedes hacer tu presentación frente a algún conocido o tus familiares. Toma tu tiempo para tus prácticas. Por cierto, no olvides pensar en las posibles preguntas que te puedan hacer y tener las respuestas preparadas.

Calentar siempre cae muy bien a todo el mundo, de hecho, hasta los deportistas lo hacen antes de realizar sus prácticas, así que antes de exponer trata de estirarte un poco, llevar tus manos hasta las puntas de los pies, girar la cabeza de un lado a otro, y abrir y cerrar los puños.

“Los ejercicios previos a la exposición son muy sencillos y te ayudan a mantener la calma durante esta. Algunos ejercicios que puedes realizar son respiraciones profundas por la nariz manteniendo el aire mientras cuentas hasta cinco y luego exhalar el aire lentamente por la boca”, dijo el psicólogo Téllez.

Igualmente indicó que “no es necesario que te esfuerces por hacer que tus nervios desaparezcan durante la presentación, ya que esto lo único que conseguirá es aumentar el miedo, así que en su lugar es mejor concentrarse únicamente en seguir con la presentación, seguir adelante, hablar y comunicar. Hay que hacer justo lo contrario de lo que el miedo, los nervios y la timidez dictan”.

>>Para ti: Curso de Psicología – Virtual (pide aquí más información)

Otros consejos para dominar algunas técnicas de control de ansiedad que no puedes dejar pasar son:

Días antes de la presentación puedes realizar una relajación muscular, que, aunque es una técnica que se perfecciona con el tiempo y práctica, no te vendrá nada mal, aunque no tengas mucha experiencia en realizarla. Esta consiste en tensar y destensar de forma consciente los músculos siguiendo un orden determinado.

Otra técnica de control es donde visualizas de manera positiva, que consiste principalmente en visualizarse realizando con gran éxito esa presentación, viéndote como realmente quieres que ocurra, así que intenta hacerlo de la forma más detallada posible.

Justo a segundos de la exposición puedes beber un trago de agua que te puede ayudar a conseguir un mejor rendimiento y reducir el nivel de ansiedad, por lo que desaparecerá esa sensación de boca seca.

Lectura recomendada: Motivos científicos para dormir una siesta