Menú

Motivos científicos para dormir una siesta

Es muy común sentir pesadez a la mitad del día, por lo que una siesta puede recuperarte y traerte muchos beneficios que te ayudarán a aprender mejor.

Publicado en Mundo educativo
Foto de Motivos científicos para dormir una siesta
Seguro que has sentido la sensación de somnolencia y pesadez en algún momento, principalmente a media tarde, y es realmente común que suceda, por lo que no está nada mal considerar dormir una siesta, ya que de esta manera puedes obtener un mejor rendimiento y lograr otros tantos beneficios.

Según un estudio realizado por Matthew Walkeren la Universidad de California, tomar una siesta ayuda a la hora de estudiar ya que es posible borrar información, “proceso en el que se borra la memoria de almacenamiento a corto plazo, lo que hace que exista mayor espacio para absorber información”.

De acuerdo a una investigación de la Universidad de Delaware, en Estados Unidos, se analizó la relación entre la siesta y la función neurocognitiva en estudiantes, confirmando que esta práctica puede ayudar al rendimiento escolar.
Lo ideal es una siesta de 30 a 60 minutos

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos con participantes de escuelas en Jintan, China; y las investigadoras Xiaopeng Ji y Jianghong Liu, quienes afirmaron que la siesta también ayuda a que exista un mejor descanso en la noche ya que la duración del sueño es más prolongada, lo cual beneficia aún más a rendir en el colegio.

>>Te puede interesar: Curso de Logopedia Clínica en Daño Cerebral

“Los estudiantes que durmieron habitualmente, con siestas de cinco a siete días a la semana, mantuvieron mejor la atención en clase, y presentaron una mayor capacidad de razonamiento no verbal y memoria espacial” según indica el estudio.

Asimismo,señalaron que lo ideal es una siesta de 30 a 60 minutos, de lo contrario se puede interferían con el ritmo circadiano y alterar nuestro sistema.

Por otro lado, hay que considerar que en algún momento las neuronas también solicitan una siesta. Según un estudio publicado en la Revista Neuron, las neuronas que nos mantienen despiertos se desconectan después de la comida fuerte, una de las grandes razones por las que se siente somnolencia.

No dormir bien también está asociado con el sobrepeso, por lo que es fundamental dormir más de cinco horas y no dejar pasar la siesta para descansar aún mejor; según indica un estudio de la Universidad de Navarra, en España.

El Journal of Clinical Endrocrinology & Metabolism publicó un estudio donde indican que una siesta de 30 minutos previene el impacto hormonal en el organismo y mejora el sistema inmune.

>>Apúntate: Técnico laboral por competencias en: atención integral a la primera infancia. Más info en este formulario:



Y la revista International Journal of Behavioral Meicine, que una siesta de 45 minutos ayuda al corazón y el sistema cardiovascular, apoya la recuperación cardiovascular y disminuye la presión arterial en momentos de agitación.

Asimismo, ayuda a consolidar tus recuerdos, según Susann Diekelmann, autora del estudio realizado por la Universidad de Lübeck, quien detalló que cuando se registra un nuevo recuerdo en el cerebro, justo en el hipocampo, este puede olvidarse con facilidad, sobre todo si se busca memorizar varias cosas; y al tomar una siesta el cerebro puede almacenar permanente.

Con una buena siesta puedes estar activo todo el día, sólo basta con 10 a 15 minutos de sueño para mejorar las operaciones mentales, el rendimiento, tiempos de reacción y sentimientos subjetivos de alerta, según indica una investigación de la Universidad de León en México.

Como puedes ver, son diversos los estudios alrededor del mundo que exaltan los grandes beneficios que puedes adquirir con un rato de siesta al día, así que tomate un tiempo para descansar ya que tu organismo te lo va a agradecer.

Leer ahora:
Cómo mejorar la memoria con lo que comes