Vista de Río de Janeiro, en Brasil

Foto: Vista de Río de Janeiro, en Brasil

Hablar portugués te abre muchos caminos

Brasil ofrece múltiples oportunidades pero a veces el idioma puede ser una barrera. Descubre las ventajas del portugués y lo que ofrece el país carioca.

Brasil tiene la economía más importante de Latinoamérica y Colombia el privilegio de ser uno de sus vecinos. Un privilegio que, a decir verdad, no es suficientemente aprovechado por los colombianos, pese a que siempre han existido excelentes relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

Estamos al lado de un gigante de la tecnología, la cultura y de los negocios. Aún así, son pocos los colombianos que incluyen al país carioca dentro de sus horizontes profesionales. ¿Por qué? Al parecer, el idioma se percibe como una enorme barrera.

>>Ver cursos de PORTUGUÉS

>>Ver oferta de ESTUDIOS INTERNACIONALES 

Colombia ha centrado la enseñanza de idiomas en el inglés. Hace algunas décadas, el francés también ocupó un lugar dentro del pensum de la secundaria. Pero del portugués solo sabemos por los comentaristas de fútbol y alguno que otro programa de televisión.

>>Busca tu curso de idiomas: Francés | Inglés | Alemán 

La verdad es que se trata de un gran error. Es lamentable que nos estemos perdiendo de muchas oportunidades, simplemente por no dominar un idioma que es relativamente fácil de aprender para los hispanohablantes.

Estas son algunas de las ventajas que te ofrece el saber portugués.

Brasil es un mercado gigantesco

Si lo tuyo son los negocios o el emprendimiento, te convendría incluir a Brasil dentro de tus planes, como mercado potencial. Tiene cerca de 200 millones de habitantes. Además el PIB –Producto Interno Bruto- es dos veces más alto que el de México y hasta 10 veces mayor que el de Chile.

>>Ver carreras y estudios de negocios

>>Busca tu MBA 

Por si esto fuera poco, el país carioca también forma parte del grupo de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Allí están las economías emergentes con mayor potencial para dominar todos los mercados del planeta en las próximas décadas.

Adicionalmente, Brasil forma parte de MERCOSUR y ejerce una notable influencia sobre las economías de Argentina y Uruguay.

Saber hablar portugués rompe una de las grandes barreras para acceder a ese universo de posibilidades empresariales que es Brasil.

Brasil tiene excelentes universidades

Según el ranking 2015 de TOPUNIVERSITIES Worldwide University Rankings, Brasil tiene 6 universidades dentro de las mejores 10 de Latinoamérica. Son las siguientes:

– Universidade de São Paulo, que ocupa el segundo lugar en la lista

– La Universidade estadual de Campinas(Unicamp), el tercero

– La Universidade Federal do Rio de Janeiro, el cuarto

– La Universidade Estadual Paulista -Júlio de Mesquita Filho- (UNESP), el noveno

– La Universidade Federal de Minas Gerais y la Universidade Federal do Rio Grande Do Sul, comparten el décimo lugar

Varias de las universidades públicas ofrecen cupos gratuitos y permanentemente otorgan becas para colombianos. Además, hay un buen número de programas a distancia de gran calidad.

>>Busca tus ESTUDIOS ONLINE 

Y si esto no te parece suficiente, es necesario agregar que Brasil ofrece formación de pregrado y postgrado en áreas poco comunes en nuestro país, como aeronáutica, ciencias actuarias, ingeniería mecatrónica y varias más.

Una vía hacia el mundo

Lo usual es que los colombianos que han puesto en su mira a Europa, busquen entrar a ese continente a través de España. Si sabes portugués, tienes una nueva opción: entrar por Portugal. Es un país precioso y además su economía se parece mucho a la nuestra, por lo que resulta más económico para un colombiano.

Pero no solo eso. El portugués no se habla solamente en Portugal y en Brasil. En realidad hay 250 millones de personas que lo hablan en el mundo, y están en todos los continentes. Es el idioma oficial de Guinea Ecuatorial, Mozambique, Angola, Cabo Verde y Sao Tomé y Príncipe. También se habla en Macao, China.

Y si solo contemplas la posibilidad de ir a Brasil, notarás que los costos del viaje son mucho menores que los de ir a Europa. El impacto del cambio cultural es mucho menor y podrás ir y venir sin mayores contratiempos.