¿Cómo hacer un portafolio digital para una entrevista de trabajo?

Las preguntas más frecuentes en la entrevista laboral

Repasamos los principales puntos de una entrevista de trabajo para que salgas airoso.

La entrevista laboral es uno de los factores más determinantes para obtener un empleo. Se ha establecido que los empleadores utilizan un fuerte componente de intuición a la hora de enganchar nuevo personal.

El currículum cuenta en gran medida, pero la entrevista es la puntada final.

A veces una excelente entrevista hace que el empleador pase por alto algunos vacíos de experiencia o formación.

En las entrevistas de trabajo se formulan una serie de preguntas que están más o menos estandarizadas. Lo aconsejable es que no te des el lujo de improvisar, sino que, por el contrario, prepares muy bien lo que vas a responder.

Estas son las preguntas más frecuentes:

¿Cómo se definiría?

Es una pregunta más compleja de lo que parece. Una respuesta muy parca dará a entender que no tienes suficiente confianza en ti mismo. Una respuesta demasiado detallada podría hacerte pasar por alguien presumido. Lo mejor es que prepares una respuesta en la que hagas alusión a tu formación profesional y a tus valores, destacando tu perseverancia y capacidad de sacrificio para alcanzar metas.

¿Por qué eligió esta profesión?

Esa pregunta indaga sobre la comprensión y el compromiso que cada quien tiene frente a su profesión. Por eso la respuesta no debe ser demasiado técnica, aunque sí es aconsejable que menciones los atributos y las perspectivas de tu campo de conocimiento. Trata de sintetizar de una manera convincente lo que te lleva a ejercer tu profesión, en términos personales y cognoscitivos. Dependiendo del trabajo del cual se trate, puede haber más preguntas relacionadas como cuáles fueron tus asignaturas favoritas y qué futuro le ves a tu campo de trabajo.

¿Por qué dejó un trabajo anterior?

Es una respuesta en la que los empleadores se fijan mucho. Por eso lo más importante es que seas honesto. Explica quién tomó la decisión: tus anteriores empleadores o tú mismo. Y describe brevemente por qué. Si hay detalles molestos, no los menciones, ni pretendas desprestigiar a tus anteriores jefes. Adopta una posición objetiva. Si nunca has trabajado, probablemente la pregunta girará en torno al por qué no lo has hecho.

¿Cuáles han sido sus mayores logros?

Para responder a esta pregunta puedes hacer un inventario de éxitos o ir un poco más allá y comentar sobre aquello que en verdad te ha permitido crecer. Los logros no solamente se miden en reconocimientos obtenidos, sino en dificultades superadas y conquistas sobre ti mismo. Esta es una de las respuestas en las que, si la preparas bien, puedes impresionar a tu entrevistador y mostrar tu valía como persona y como trabajador.

¿Por qué le interesa este trabajo?

Lo que un empleador espera es que frente a este interrogante respondas con razones muy puntuales. Para poder hacerlo, necesariamente tuviste que investigar previamente sobre el puesto de trabajo y la empresa contratante. Si lo has hecho, puedes ganar muchísimos puntos. Estarás demostrando que eres una persona que sabe lo que quiere y cuida sus decisiones.

¿Qué salario busca?

Es una de las preguntas más capciosas. Si pides poco, será muestra de que no valoras suficiente lo que sabes y lo que puedes hacer. Si pides mucho, puede que seas descartado de inmediato por razones de presupuesto. Los expertos aconsejan no dar una cifra concreta, aunque sí probar que conoces el valor de tu trabajo en el mercado. La respuesta más aconsejable es decir que un trabajo como el que buscas tiene un pago promedio que va desde “x” cantidad hasta “x” otra; y que tú pretendes estar en ese rango, o un poco por encima, debido a que tienes más conocimientos, o más experiencia o un plus en algún sentido. Podrías agregar que el dinero no es un punto determinante, siempre que te permita solventar tus gastos.