Joven estudiante de intercambio con maletas.

Foto: Joven estudiante de intercambio con maletas.

¿Te vas de intercambio? Decide si llegar con una familia anfitriona o vivir en una residencia universitaria

Si aún continuas con dudas te explicamos de qué se trata cada opción de intercambio: o familia de acogida o residencia universitaria.

Antes de viajar como estudiante de intercambio seguramente tendrás muchos detalles que revisar, así como opciones que elegir, entre ellas se encuentra la referente al tipo de alojamiento, un punto que sin duda merece la pena conocer bien. Y es que existe una serie de pros y contras entre las opciones de alojamiento, entre las que se encuentra llegar con una familia anfitriona o vivir en una residencia universitaria.

Residencias de estudiantes

Explorando algunos sitios de residencias nos encontramos que, las residencias de estudiantes suelen estar muy bien equipadas, ya que cuentan con todo lo que los estudiantes puedan necesitar durante su año escolar en el extranjero, desde una cómoda habitación, la cual normalmente es compartida y todos los servicios en esta, incluido un baño por habitación; así como comedores, lavanderías, buen internet, salas de ocio y de deporte.

Actividades adicionales a los estudios

También ofrecen muchas actividades durante las tardes y el fin de semana para que los alumnos estén activos todo el tiempo, tengan mejor integración y disfruten su estancia; así que ¡no hay tiempo para aburrirse!

Seguridad total

Una gran ventaja de una residencia es que estas cuentan con vigilancia y seguridad constante, lo cual brinda tranquilidad tanto a las residentes como a los padres de estos, ya que tendrás una estancia segura y cómoda.

Puedes aprender fuera del aula

Dentro de las residencias es posible aprender no sólo dentro del aula, sino también fuera de ellas, puesto que podrás tener convivencia y contacto constante tanto con tus profesores y/o monitores.

Convivencia multicultural

La experiencia que te brinda ser un estudiante de intercambio no significa que serás el único, así que tendrás una experiencia realmente importante para tu vida, ya que podrás convivir con estudiantes de diferentes culturas y nacionalidades, lo cual te permitirá aprender y desarrollar nuevas aptitudes y conocimientos. Cabe destacar que, estés es un punto que tanto los residentes como los estudiantes con una familia de acogida brindan, sólo que diferente forma.

Más restricciones

Algunos inconvenientes que puedes tener al vivir en una residencia es que no podrás tener toda la libertad que desees, como podría ser con una familia de acogida; ya que en las residencias los estudiantes deben cumplir con un estricto horario y cuentan con ciertos límites para que el colegio pueda tenerlo todo bajo control.

Pocas oportunidades para conocer el entorno

Pese a que las residencias en muchas ocasiones suelen organizar excursiones y salidas dentro de la zona, generalmente los estudiantes no tienen la misma oportunidad de conocer el entorno en el que se encuentran, ya que las salidas son menores a estar con una familia que reside en el centro de la localidad.

Familia de acogida

Otra buena opción que tienes como estudiante de intercambio es elegir un alojamiento con una familia de acogida, de hecho, es una opción muy común para los estudiantes que ingresan a colegios públicos y que realmente te puede beneficiar en varios sentidos, no sólo en el hecho de que puede ser más económico que en el caso de una residencia universitaria.

Cercanía a los colegios

En este caso las familias anfitrionas viven muy cerca de los colegios a fin de que los estudiantes puedan ir a pie o en bici, o en transporte público o en el school bus; de hecho, las familias anfitrionas se escogen en función de la disponibilidad de cada distrito escolar o de cada programa, pero siempre teniendo en cuenta las necesidades e inquietudes de cada estudiante en cuestión.

Mente abierta

Es importante que tengas en consideración que si eliges esta opción debes mantener la mente abierta, ya que puedes encontrar familias muy distintas entre sí, familias con hijos de cualquier edad (incluso de tu edad), matrimonios mayores sin hijos, familias nativas, incluso familias con diversidad sexual. Por otro lado, puedes compartir habitación o tendrás una solo para ti, y en muchos casos compartirás casa con otro estudiante internacional o más, por lo que el espacio es más reducido que en el caso de una residencia, así como las actividades extras.

Inmersión al país

Una ventaja de llegar con una familia de acogida es que podrás aprender todo sobre la cultura, tradiciones y costumbres del lugar, algo sin duda será ¡muy enriquecedor! dentro de la experiencia del intercambio.

Experiencias individuales

Tendrás la oportunidad de tomar el transporte y desplazarte a cualquier lugar de la localidad en donde estas, hacer planes con tus nuevas amistades tal cual lo harías en tu hogar.

Mejora del idioma

Esta experiencia te permite mejorar mucho más tu fluidez del idioma, enriquecerás tu vocabulario y lograrás una mejor conversación y entendimiento. Y lo mejor de estar con una familia de acogida es que aprenderás el idioma nativo de la zona, algo que definitivamente no encontrarás en ningún aula.

Estarás como en casa

Una de las experiencias de esta opción es que te permite vivir como si lo hicieras en casa, obviamente tendrás que cumplir con ciertas tareas aparte de tus estudios, como lo harías en tu propia casa, pero lo mejor de esta experiencia es que te tratarán como un miembro más de la familia, y podrás hacer vínculos entre esa familia, algo que llevaras contigo toda tu vida.

Debes adaptarte

Si eres de los que les cuesta trabajo adaptarse, esta opción puede ser una complicación para ti, ya que debes adaptarte a ellos, a sus costumbres y a sus horarios, y puede que al inicio sean exigentes con ese tema (según cómo sea la familia), ya que a fin de cuentas es su hogar.

Poco espacio

Debes tomar en cuenta que no tendrás una residencia, ni un campus donde moverte, únicamente tu habitación y el resto deberás compartir con la familia y en el caso de que haya otros estudiantes también tendrás que compartir con ellos.

estudiantes familia intercambio movilidad residencia