Menú

Docentes del Siglo XXI. Realidad, retos y experiencias

Apatía de los alumnos, falta de conocimiento, y poca paga, temas complicados que circundan a los docentes del siglo XXI en México.

Publicado en Mundo educativo
Foto de Docentes del Siglo XXI. Realidad, retos y experiencias
El ejercicio de la docencia en México es un reto que constantemente debe sortearse, pues las problemáticas varias que acompañan a su práctica muchas veces terminan por pesar más que la contribución valiosa que pueden hacer los docentes a la sociedad.

El maestro del siglo XXI debe estar consciente de los retos que tiene enfrente, y por esta razón, a continuación haremos un análisis sobre los desafíos más significativos que tienen, y  abordaremos desde los temas más básicos, hasta los más complejos.

Sueldo de un docente en México


En primer lugar, debemos hablar de los sueldos. En México, en los últimos 15 años, las percepciones económicas de los docentes han disminuido de forma exponencial. Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, (INEGI), arrojan que el salario promedio por docente es de 72.4 pesos por hora, y máximo laboran 30.6 horas a la semana, lo que resulta en un ingreso promedio de 2.215 pesos a la semana, o casi 9.500 pesos al mes, sueldo que es insuficiente entendiendo que el trabajo del docente no sólo se queda en el aula, sino que debe continuar en la planeación académica, que exige la SEP, y calificaciones de actividades grupales, ambas, se realizan en casa.

>>Te recomendamos: Licenciatura en Pedagogía. Infórmate de todos los detalles  

Retos


Posterior a eso, las nuevas generaciones son un reto muy grande para la comunidad docente; lejos quedaron las épocas de antaño cuando no se juzgaba la legitimidad de un docente,  y la autoridad no era negociable. Hoy en día, los alumnos tienen el poder definitivo y pueden quitar o poner a docentes a su antojo.

Por otro lado, elementos como el “marketing educativo” son necesarios para seducir y convencer a los alumnos sobre la importancia de estudiar, a diferencia de hace unas décadas cuando la cultura del esfuerzo era una constante. Hace algunos años las fuerzas del docente recaían en prepararse, informar y traspasar el conocimiento,  hoy la configuración del docente es otra, en la cual deben primar las pautas del buen trato, con mucho más énfasis que, incluso, la aportación a nivel formativo. Asimismo la falta de empatía transgeneracional, hace que existan brechas infranqueables entre docentes y alumnos.

Aunado a los puntos anteriores, la brecha tecnológica es en muchos casos una limitante para la relación docente-alumno, pues la falta de conocimiento sobre plataformas digitales,  versus el manejo orgánico que tienen los jóvenes sobre la tecnología, provocan que los jóvenes consideren insuficiente la forma de enseñar de sus maestros, pues no les resulta atractiva.

Ahora bien, en la educación mexicana la riqueza del lenguaje es una limitación, pues la formación básica gratuita mexicana es muy básica, y prácticamente se exige a los docentes a acreditar con la calificación mínima a los jóvenes para evitar el rezago, aunque éstos no sean competentes en las materias. Por tanto, la expresión de ideas, sentimientos, y emociones se enriquece con la complejidad de la palabra, y el lenguaje, que está vinculado al pensamiento,  se muestra empobrecido en la mayoría de las aulas mexicanas debido a que los alumnos no cuentan con los niveles de comprensión adecuados.

Son muchos los retos de los docentes ante su quehacer en el siglo XXI, sin embargo, uno de los puntos más complicados y que se consideran fundamentales es pelear con la apatía sistematizada de muchos jóvenes que no ven con ilusión su futuro laboral.

Continuaremos analizando el papel de los docentes, pues son muchas más las problemáticas a abordar.

¿Qué opinas?

>>Te recomendamos: Maestría en Educación. Más info en este formulario: