Joven leyendo frente a un lago.

Foto: Joven leyendo frente a un lago.

Métodos para aprender a leer y comprender todo

Con estos métodos de lectura podrás adquirir conocimientos de manera fácil y efectiva.

¿Lees pero estás pensando en otra cosa? ¿No logras concentrarte? ¿Te quedas estancado en una misma página? De acuerdo a datos del sitio “Mente Maravillosa”, la memoria es una función de nuestro cerebro, y es gracias a ella que nuestro organismo puede codificar, almacenar y recuperar la información recibida. Ya sea a través de la memoria sensorial, memoria de corto plazo o memoria de largo plazo.

¿Por qué olvidas lo que lees?

Pero, ¿por qué olvidas rápido lo que lees? La respuesta es sencilla. Según especialistas en Neurología, se debe a que el cerebro no ha tenido una participación activa y real durante el acto de leer. En caso de que exista dicha participación, notamos que luego de leer podemos expresar un concepto con nuestras palabras o podemos dar ejemplos propios.

Tipos de lectura

Debes considerar que depende mucho del tipo de texto que lees para activar diferentes recursos para la asimilación del contenido, así que te recomendamos algunos que pueden cambiar mucho en función del objetivo que estas buscando a través de la lectura.

Lectura globalizada o skimming

Este tipo de lectura se realiza “por encima”, lo que quiere decir que simplemente estas echando un vistazo al texto. Es ideal para encontrar conceptos y localizar los datos más importantes sin profundizar demasiado.

Si sólo buscas repasar los materiales que ya has estudiado previamente este es el tipo de lectura que debes realizar.

Lectura focalizada o scanning

Este método de lectura es de gran velocidad y habitualmente se usa cuando lo que buscas es algún dato en concreto, ya sean cifras, fechas, frases clave, entre otros; y se realiza siempre y cuando conoces con anterioridad parte del contenido o sabes de qué trata, y simplemente buscas la información que te interesa de un texto en concreto.

Lectura extensiva

Este tipo de lectura es la que se realizar por placer, y se utiliza cuando se leen textos de extensión considerable en los que se busca una comprensión global y no concreta. De hecho, con este tipo de método el objetivo es únicamente adquirir una visión global de lo que leíste.

Lectura intensiva

Este tipo de lectura es de las más especializadas, ya que con ella se busca deconstruir el texto, y se intenta encontrar el significado a cada palabra, además de entender cada frase; es ideal cuando se está estudiando o preparando un resumen y requiere de un mayor esfuerzo y tiempo para llevarla a cabo y se obtenga lo que se desea.

Lectura crítica

Este tipo de lectura se realiza con textos que no son de ficción y se pretende comprender el texto, se intenta evaluar y hasta poner en cuestión lo que un autor dice a fin de construir una opinión propia. Esta únicamente se aplica cuando se debe realizar un comentario del texto.

Técnicas para aprender leyendo

Lectura selectiva

Esté método te ayuda a encontrar la información más importante de forma rápida, y es ideal para iniciar una preparación en la que se pretende formar una idea general de lo que vas a encontrar; para ello, al momento de leer se debe evaluar y revisar algunos puntos, tales como la información del autor y resumen de la contraportada del libro, también puedes revisar el prólogo o prefacio para encontrar de manera rápida la valoración del libro y del autor.

Práctica espaciada

Con esta técnica es necesario contar con más tiempo para revisar el texto a fin de conectar las ideas y conceptos propuestos en el libro y así recordar con mayor facilidad. Aquí el objetivo es leer y olvidar, y aunque suene a todo lo contrario de lo que buscamos, es una forma ideal de ejercitar el cerebro, forzándolo a recordar.

Según expertos lo mejor es que vayas preparando a tu mente para tener mejores resultados, así que recomiendan que realices ejercicios con sesiones de lectura y olvido diariamente con horarios específicos para que agilices tu cerebro.

Técnica Feynman

Para los textos más complejos o muy técnicos la técnica del científico Richard Feynman es la mejor. Primero debes escribir el concepto sobre el que vas a leer a modo de título (como si fueras a escribir sobre este), después sintetizar en un párrafo todo lo que captaste con tus propias palabras, así como lo que no comprendiste. Después realiza el mismo ejercicio buscando lo que no entendiste con claridad reemplazando las palabras por algo más sencillo.

Técnica El periodista

Consiste en leer un texto realizándote las preguntas típicas que haría un periodista ¿qué? ¿cómo? ¿cuándo?, etc. Cuando las formules deberás rellenar un cuadro con tres columnas de acuerdo a la pregunta, y al final la información quedará estructurada por segmentos que al unirlos darán un sentido completo al texto.

Mapas conceptuales

Esta es, sin duda, una técnica estupenda para diseccionar el texto, completar definiciones y comprender el papel que juega cada concepto dentro del mismo. En esta técnica también es muy sencillo hacerse una idea de cómo están interrelacionadas las diferentes partes del texto principal.

Técnica titular párrafos

Esta técnica se basa en buscar e identificar la idea principal de cada párrafo para ayudarnos a entender mejor el texto en su conjunto; así de un simple vistazo nos pondremos en situación de lo que ocurre en el texto y cuáles son los principales conceptos de este.

Técnica el subrayado

Esta puede ser probablemente una de las técnicas más usadas para comprender y sintetizar un texto. Consiste en destacar los conceptos principales del texto, tanto definiciones como fechas o datos relevantes. En el siguiente artículo puedes aprender cómo hacer un buen subrayado.

aprendizaje comprensión lectora lectura métodos