Joven candidata a un puesto de trabajo en la entrevista laboral. | Foto de Anna Shvets vía Pexels

Foto: Joven candidata a un puesto de trabajo en la entrevista laboral. | Foto de Anna Shvets vía Pexels

¿Cuentan las prácticas profesionales o servicio social como experiencia laboral?

¿Estás por terminar tu carrera universitaria y estás pensando en comenzar con la búsqueda de empleo? Seguramente te toparás con que muchas de las empresas requieren de experiencia profesional. Pues bien, si es tu caso, no dudes en colocar tanto tus prácticas profesionales, como el servicio social como tus primeros acercamientos con lo profesional. En […]

¿Estás por terminar tu carrera universitaria y estás pensando en comenzar con la búsqueda de empleo? Seguramente te toparás con que muchas de las empresas requieren de experiencia profesional.

Pues bien, si es tu caso, no dudes en colocar tanto tus prácticas profesionales, como el servicio social como tus primeros acercamientos con lo profesional.

En el año 2021, el Departamento Administrativo de la Función Pública expidió el Decreto 952 de 2021 por medio del cual se reconocen las prácticas profesionales como experiencia laboral para la inserción de jóvenes en el sector público.

De hecho, dicho decreto reconoce el 90% de la experiencia obtenida dentro de “las prácticas laborales, pasantías, monitorias y grupos de investigaciones de entidades educación superior de pregrado y postgrado, educación técnica, tecnológica, universitaria, educación para el trabajo y desarrollo humano, formación profesional integral del Sena, escuelas normales superiores, para que sea válida como experiencia profesional en los procesos de acceso a empleos públicos».

Por ello, las oficinas de talento humano de las entidades públicas deben validar que los certificados correspondan al programa de estudios que los jóvenes estén cursando y exigir los certificados para establecer si existe esa relación entre las actividades realizadas por el estudiante con su pénsum académico.

Sobre las prácticas laborales

Cabe destacar que en Colombia es muy común realizar las prácticas laborales por medio de un contrato de aprendizaje. Este permite que un estudiante en su etapa de prácticas, ingrese al sector productivo por medio de prácticas laborales donde tiene posibilidades de desarrollar las competencias promovidas en la etapa lectiva.

De acuerdo a una publicación por Campoalto en LinkedIn, la remuneración para la etapa práctica está fijada en un 75% del SMMLV (salario mínimo legal vigente), teniendo en cuenta que el salario decretado por el gobierno nacional en el 2022, el cual corresponde a $1.000.000. Por lo que un practicante deberá recibir $750.000. Aunque, dicha cantidad puede variar, ya que depende de la tasa de desempleo nacional.

Cabe destacar que tener un vínculo con un contrato de aprendizaje con una empresa no significa que el practicante se convierta en un empleado de la empresa, dado que no es en sí un contrato laboral. Por ejemplo, en el contrato de aprendizaje la empresa no está obligado a hacer aportes a pensión. Sin embargo, sí se debe hacer la afiliación y cotización a pensión y servicios de riesgos laborales.

¿Cómo incluir el servicio social o prácticas profesionales en el CV?

Al momento de redactar tu hoja de vida en el que incluirás tu experiencia adquirida por el servicio social y/o prácticas profesionales, es importante tomar en consideración ciertos puntos. Entre ellos, indicar que la experiencia es por servicio social o pro prácticas profesionales.

A su vez, si decides incluir las pruebas profesionales, es necesario hacerlo de la manera correcta, por ejemplo, “auxiliar contable” – Servicio social, o “ayudante de cocina” (prácticas profesionales).

Ahora que, si decides no escribirlo dentro de tu currículum, es fundamental que lo menciones al reclutador en el primer momento que tengas oportunidad, como en una entrevista laboral. De esta manera, podrás platicar a cerca de todo lo que aprendiste y las tareas que realizaste dentro de estas.

CV experiencia prácticas servicio social