Una técnica para que el tiempo siempre te alcance

Una técnica para que el tiempo siempre te alcance

Te contamos en qué consiste la Técnica Pomodoro, muy popular para optimizar el tiempo.

Muchas veces sientes que no tienes tiempo para nada, que el día se acaba en un abrir y cerrar de ojos y no alcanzaste a hacer ni la mitad de lo que tenías planeado. Puede que hayas estado todo el día frente al computador y, sin embargo, al final ves que en realidad avanzaste muy poco, en relación con las 8 o más horas que le dedicaste al asunto.

Claro que si miras la situación en detalle, te podrías dar cuenta de que en realidad no dedicaste todo el tiempo a tu trabajo. Quizás te distrajiste varias veces, o enfocaste tu atención en un mensaje que te llegó. O simplemente te quedaste un largo rato acordándote de algo que vino a tu mente sin avisar.

>>¿Quieres ser más productivo? Mira este curso

Pues bien, a finales de los años ochenta un hombre llamado Francesco Cirillo desarrolló una técnica para administrar el tiempo, a la que llamó “Técnica Pomodoro”. Desde que comenzó a difundirse, se convirtió en un verdadero hit. Quienes la usan aseguran que logran terminar sus tareas hasta en una mitad del tiempo y que siempre están al día.

La Técnica Pomodoro

La palabra “Pomodoro” es italiana y significa “tomate”. Se le llamó así porque en Italia es muy frecuente encontrar relojes de cocina en forma de tomate. Lo cierto es que esta técnica implica cinco pasos, que son los siguientes:

-Primero: decidir la tarea a realizar. Puedes planear tus tareas por día, o por un lapso determinado como la mañana, la tarde o la noche. Sea como sea, tienes que decidir cuál es la tarea que vas a realizar y estimar cuál es el tiempo que tardarás en llevarla a cabo. Por ejemplo: Voy a redactar el ensayo de historia en 4 horas.

-Segundo: Poner a funcionar el reloj, o “Pomodoro”. El creador de la técnica asegura que es mejor utilizar un reloj despertador normal, pero también hay varios sitios online que contabilizan el tiempo al estilo “Pomodoro”.

>>Ver curso de Gestión eficaz del tiempo

-Tercero: trabajar de forma intensiva, a lo Pomodoro. La técnica básica indica que debes trabajar de manera totalmente enfocada durante 25 minutos. No puedes ver redes sociales, ni contestar el teléfono, ni nada por el estilo. Durante esos 25 minutos tienes que aplicarte completamente a tu tarea, hasta que suene el timbre del reloj. Imagina que no tienes más oportunidad que esos 25 minutos para terminar la tarea que te has fijado.

-Cuarto: tomar una pausa de cinco minutos. Al terminar los 25 minutos, sí o sí, debes tomar una breve pausa de cinco minutos. Lo ideal es que te levantes del escritorio y camines un poco, o tomes un café. Si te quedas sentado, estarás desaprovechando este descanso.

-Quinto: tomar una pausa más larga cada cuatro ciclos. Cuando completes cuatro ciclos, o cuatro “pomodoros”, es hora de tomar una pausa más larga, de 15 o 20 minutos.

Aplicar la Técnica Pomodoro

Muchas empresas y muchas personas en el mundo han adoptado la Técnica Pomodoro, con magníficos resultados. El objetivo final de este procedimiento es lograr que puedas realmente aplicarte a tu trabajo, haciendo las pausas necesarias y completando tus tareas en menor tiempo.

Un aspecto muy importante es que la aplicación de esta técnica es motivante, ya que en la medida en que vas completando los objetivos que te has propuesto, surge una sensación de logro. Lo ideal es que dividas tu objetivo en varios objetivos menores. Así mismo, que cada objetivo menor se pueda completar en un solo pomodoro. De este modo experimentarás una clara sensación de que estás avanzando y esto te hará sentir muy bien.

La Técnica Pomodoro es recomendable para las tareas de rutina. En caso de que estés trabajando sobre algún asunto muy complejo, de difícil comprensión o ejecución, podrías utilizar “pomodoros” más cortos, o sea, lapsos de trabajo más pequeños (15 minutos está bien). Así mismo, si lo que estás haciendo es un trabajo creativo, vale la pena que ensayes a aplicar lapsos más largos, porque es más difícil retomar un proceso creativo cuando este se corta.

>>3Ver curso de Métodos y tiempos online