¿Por qué debes ejercitarte físicamente si tienes un trabajo intelectual?

¿Por qué debes ejercitarte físicamente si tienes un trabajo intelectual?

Disminuye el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas, mejora el autoestima…Estos y otros efectos demuestran la relación entre cuerpo y mente.

Está muy extendido el mito de que el cuerpo y la mente son realidades separadas. Este equívoco se impuso desde la metafísica y aunque ya está suficientemente probada su invalidez, muchos siguen creyendo que una realidad no afecta la otra. Pero no es así.

La ciencia todavía no comprende plenamente, ni describe del todo, cuáles son los efectos del ejercicio físico sobre el cerebro. Hasta hace poco se creía que el aporte era solamente en términos de oxigenación, pero poco a poco se han ido descubriendo más y más beneficios.

Hay evidencias de que la práctica regular del ejercicio disminuye notablemente el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas y previene el envejecimiento cerebral. También hay estudios que prueban que el deporte es decisivo para prevenir y tratar todo tipo de enfermedades mentales y/o emocionales.

>>Maestría en Ciencias y Tecnologías del deporte y la actividad física
>>Licenciatura en CIENCIAS DEL DEPORTE

Estas son otras de las grandes razones por las que debes ejercitarte físicamente con regularidad:

El ejercicio permite incrementar la capacidad de concentración

Un estudio llevado a cabo por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) concluyó que la actividad física es determinante en la capacidad de concentración. La investigación, llevada a cabo con 2 mil personas jóvenes, comprobó que quienes practican algún tipo de ejercicio o deporte, tienen mayor memoria de trabajo, flexibilidad cognitiva y transmisión de conocimientos. Esto se refleja en una mejor disposición a atender y entender nuevos aprendizajes.

>>Ver carreras en Colombia

La actividad física mejora el estado de ánimo

El ejercicio es una actividad que le permite al cerebro liberar endorfinas. El efecto de este proceso fisiológico es que te sientes más animado, despierto y atento. Así mismo, incide sobre tu estado de ánimo. De hecho, uno de los tratamientos para la depresión más recomendados es la práctica de algún deporte. Hay quien sostiene que ejercitarse sustituye el uso de medicamentos antidepresivos.

Ejercitarte aumenta tu productividad

Cuando el trabajo intelectual hace que lleves una vida sedentaria, lo más probable es que tarde o temprano sientas una fatiga constante, que te impide rendir en lo que haces. El ejercicio físico es una excelente alternativa para los momentos de pausa. Se ha comprobado que quienes realizan pausas activas haciendo ejercicio, se vuelven más productivos y menos propensos a la fatiga crónica.

El ejercicio aumenta la capacidad intelectual

En un estudio desarrollado por la Universidad de Handa (Japón) se les pidió a 7 jóvenes que participaran en un programa de ejercicio que consistía en correr 30 minutos, tres veces por semana, durante tres meses. Durante ese lapso se hizo un monitoreo de los cambios en su capacidad intelectual. El resultado indicó que todos registraron una clara mejoría en las pruebas de inteligencia. También se evidenció que cuando se suspendía el entrenamiento los índices intelectuales comenzaban a bajar.

La actividad física contribuye a disminuir la ansiedad y aumentar la autoestima

Los programas de ejercicio físico son muy recomendables para las personas que tienen baja autoestima. Al incrementar la confianza en uno mismo, el desempeño académico y profesional suele mostrar una gran evolución.

Así mismo, la actividad física es una excelente manera de liberar el estrés. La práctica regular de un deporte por lapsos de 30 minutos al día, repercute significativamente en la calidad de vida de las personas. El principal efecto es que reduce la irritabilidad y propicia una actitud más optimista frente a todo lo que se hace.