Los costos de la educación superior en Colombia

Hacemos repaso a los costos de instituciones de educación superior en Colombia, tanto públicas como privadas.

En Colombia hay una gran variedad de oferta educativa, que incluye universidades públicas y privadas, e institutos técnicos y tecnológicos. Cada una de estas entidades maneja costos diferentes, que dependen de factores que van desde las instalaciones hasta la acreditación de calidad.

Por eso, a la hora de establecer qué tan cara o qué tan barata es una institución de educación superior, no solamente debes tomar en cuenta el costo de la matrícula. Lo más importante es que establezcas una relación entre lo que el instituto o la universidad ofrecen y lo que cobran por ello. En otras palabras, tienes que hacer un análisis de costo/calidad.

Los costos en Colombia

En general, la educación superior en Colombia tiene altos costos. Esto se debe, en primer lugar, a que hay pocas universidades públicas y a que ningún programa universitario en el país es gratuito. Por lo tanto, las universidades privadas tienen una elevada demanda y no deben competir con ofertas de costo cero.

Dependiendo del programa, en las universidades públicas se establecen unos precios aprobados por el Estado.  Por el contrario, las instituciones privadas tienen más libertad para determinar sus precios, gracias a que cuentan con mayor autonomía, siempre y cuando respeten las normas vigentes.

Los precios de matrícula más bajos están en la Universidad Nacional de Colombia. Allí los costos pueden acercarse a cero para estudiantes indígenas, desplazados, o en condiciones de pobreza o discapacidad. Los demás deben pagar de acuerdo con su estrato socioeconómico y la matrícula oscila entre los 25 mil pesos y los 3 millones de pesos, en promedio. Otras universidades públicas tienen un sistema similar, pero, en general, manejan precios más altos que la Universidad Nacional.

Las universidades departamentales también suelen tener costos bastante accesibles. Universidades como la del Chocó, la de Antioquia o la del Cauca manejan precios bajos, en razón a las condiciones económicas de los habitantes en esas zonas del país.

La UNAD –Universidad Nacional a Distancia-, que también es pública, tiene costos similares a los de algunas universidades privadas como la Universidad Minuto de Dios. En promedio, se paga de 1 a 3 millones por la matrícula.

Las universidades privadas tienen rangos de precio que van desde 1 millón y medio de pesos, hasta 18 millones de pesos, dependiendo de la universidad y del programa.

El Servicio Nacional de Aprendizaje –SENA- que ofrece carreras técnicas, tecnológicas y cursos libres, es la única institución pública de educación superior en Colombia que no cobra la matrícula.

¿Qué factores determinan los costos universitarios?

Uno de los factores que determina los costos de las matrículas es la acreditación ante el Ministerio de Educación. Generalmente, las universidades y los programas que han sido acreditados como de alta calidad son los que más suben sus precios. Y también ocurre lo contrario: los programas y las universidades más caras, son los que casi siempre terminan bien acreditados.

Lo que se toma en cuenta para la acreditación, entre otros factores, es la calidad de las instalaciones de la institución, la disponibilidad de herramientas y equipos necesarios para la formación y la calidad de los docentes. En este último aspecto se evalúa el grado de especialización, la trayectoria y el tiempo de dedicación a las actividades académicas. El número y la calidad de las investigaciones es otra de las variables que se toma en consideración.

Todos estos elementos suponen una inversión importante, que luego se ve reflejada en el precio de la matrícula para los estudiantes.

Los costos también varían de un programa a otro. Por lo general, el precio de una matrícula en licenciatura es más bajo que en otras profesiones. A su vez, la formación en medicina o ingeniería tiene un costo más elevado. El campo de acción que va a tener el egresado, hace que los precios aumenten o disminuyan en el mundo académico.

Un elemento que también incide en el aumento de los costos es lo que se conoce como “prestigio” de cada universidad. Más allá de la calidad, muchos estudiantes piensan que ingresar en un centro educativo de prestigio les va a permitir “hacer buenos contactos”. La realidad les da la razón. Los estudiantes de las universidades privadas más costosas consiguen trabajo con mayor facilidad y mejor remunerado. Incluso, en el mercado laboral las grandes empresas prefieren a los egresados de estas universidades.