Joven estudiante escuchando música mientras lee.

Foto: Joven estudiante escuchando música mientras lee.

¿La música puede ser una buena técnica de estudio? Cómo elegir canciones para estudiar

Te contamos cómo evitar distracciones y elegir las mejores canciones y melodías para concentrarte en tus estudios con la música.

Seguramente has escuchado de múltiples técnicas de estudio, desde mapas mentales, fichas de estudio, test, brainstorming, métodos basados en imágenes, esquemas… Pero, ¿sabías que la música también puede ser una buena técnica de estudio?

En la Edad Media y el Renacimiento, la música se consideraba uno de los cuatro pilares del aprendizaje.

El filósofo Aristóteles fue uno de los primeros promotores de una educación musical integral, ya que estaba convencido de que los humanos alcanzan una determinada cualidad de personalidad debido a la música. Durante la Edad Media y el Renacimiento, la música se consideraba dentro de los cuatro pilares del aprendizaje, compartiendo escenarios con disciplinas como la geometría, aritmética y astronomía. Sin embargo, en la actualidad, la música cada vez se empela menos como recurso pedagógico o de aprendizaje.

De acuerdo a la Universidad de Stanford, “la música que incluye letras tiene un efecto negativo sobre la memoria, sobre todo al momento de leer o escribir, y en menor medida cuando se realizan tareas de matemáticas. Por otro lado, la música que es percibida como tranquila y relajante tiene consecuencias positivas en el desempeño de los estudiantes”.

Mientras tanto un estudio publicado por el Journal of Neuroscience señala que escuchar música durante el estudio ayuda a que se generen en el cerebro miles de conexiones neuronales, que despiertan el intelecto y las emociones, aumentan la salud física, ayudan a la concentración y rendimiento. Además, promueven el buen desempeño en tareas aritméticas como de memoria en comparación con un ambiente en silencio.

>> Ver Cursos relacionados con la Música.

Ventajas de estudiar con música

En el mismo estudio se explica que la música de fondo proporciona varios beneficios gracias a que estimula zonas del lóbulo prefrontal relacionada con la atención, la concentración y la satisfacción. Por eso, ayuda a concentrarse más, la información fluye más rápido y los problemas se resuelven con mayor facilidad. Además, estimula la zona del lóbulo frontal encargada de mejorar la capacidad de concentración. Y, de manera adicional, estimula las zonas de lóbulo temporal que eleva la habilidad matemática y de lenguaje.

También es posible combatir el estrés previo a los exámenes, favorece la relajación y la atención de información, ayuda a que el cerebro se mantenga alerta y en control del sueño. Y como dato curioso, en el caso de la música clásica es posible facilitar el dominio de un nuevo idioma.

>> Ver Cursos de Métodos de Estudio.

Desventajas de estudiar con música

Como dirían “todo tiene sus desventajas”. La música no es la excepción ya que al usarla como técnica de estudio puede hacer que se pierda la concentración, sobre todo cuando la música contiene letra. Y es que el cerebro se convierte en multitasking y no se concentra en una sola tarea, afectando la productividad y comprensión.

En una investigación publicada en el Psychological Reports se comprobó que las melodías más pegadizas o que gustan a las personas tienen efectos demoledores en el rendimiento a la hora de estudiar o de realizar operaciones mentales medianamente complejas, especialmente si la música tiene letra en un idioma que se entiende.

Como puedes ver, la música en realidad puede ser de gran utilidad como técnica de estudio, siempre y cuando elijas la música adecuada para hacerlo.

¿Cómo elegir la música adecuada para estudiar?

Lo más recomendable es elegir melodías tranquilas y armoniosas como la música clásica. En concreto, está comprobado que la música de Mozart mejora el rendimiento mental. También la música ambiental, sonidos de la naturaleza o de animales, música tipo lounge, jazz, y otras tantas que pueden mantenerte en calma y concentrado. Por otra parte puedes optar por buscar alguna playlist que te ayuden a estudiar (existen muchas en las aplicaciones de música como Spotify, Dezeer y de videos como Youtube).

No olvides controlar el volumen de la música. Recuerda que sólo la usaras como una compañía para estudiar, así que evita que el volumen sea demasiado alto, de ser así puede desconcentrarte y perderás valioso tiempo de estudio.

Datos sobre algunos géneros musicales

Una investigación realizada por Mindlab International, encargada por MusicWorks, la música clásica es el género más eficaz a la hora de completar ejercicios matemáticos y de precisión, con una tasa de aprobación del 73%. La evidencia científica también indica que este tipo de música disminuye el estrés, mejora el estado de ánimo e incluso reduce el ritmo cardíaco y la presión arterial.

En cuanto a la música pop se demostró que es beneficiosa para completar tareas de entrada de datos de forma eficaz y rápida, un 58% más rápido que con cualquier otro estilo musical. Y se demostró que es el mejor género para la corrección ortográfica.

La música denominada ‘dance’ tiene un impacto muy positivo evaluar la comprensión lectora, además de que tiene un rendimiento favorable en las tareas que involucran la corrección ortográfica. Y la música ‘ambient’ es ideal para la precisión en el caso de las tareas que implican ecuaciones.

canciones estudiar música técnicas de estudio