Coeficiente de entrega en el trabajo

El coeficiente de entrega, ¿qué es y cómo desarrollarlo?

Aquí unos consejos para ponerlo en práctica.

Hace un tiempo se pensaba que la inteligencia era una sola y que básicamente se manifestaba a través de la capacidad para adquirir y aplicar conocimientos. Más recientemente se postuló la teoría de las inteligencias múltiples. Según ese enfoque, hay habilidades intelectuales que se manifiestan en otros campos, como el emocional, el artístico, etc.

»Ver cursos para POTENCIAR LA INTELIGENCIA

»Ver cursos de INTELIGENCIA EMOCIONAL

A partir de entonces se han vuelto visibles una serie de capacidades que son tanto, o más, importantes que la propia inteligencia racional.

El coeficiente de entrega

La capacidad de entrega o capacidad de ejecución es uno de esos atributos que cada vez se valoran más. Consiste en la habilidad para presentar resultados concretos, a partir de esfuerzos o acciones específicas.

La capacidad de ejecución está relacionada con el logro de los objetivos y las metas, expresado en resultados visibles.

En el caso de un estudiante, por ejemplo, la capacidad de entrega se hace visible en el número de actividades que complete, el ajuste de esas actividades a los tiempos establecidos para ellas (entregar a tiempo) y, por supuesto, en la adecuación de esos resultados a las exigencias que les dieron origen.

En el caso de un profesional opera de la misma manera, pero lo que se observa es el resultado de las asignaciones que corresponden a su labor.

El coeficiente de entrega no tiene una medida formal y se define de manera comparativa. Esto quiere decir que no existe una escala previa para calificar el desempeño, sino que este se mide en relación a los resultados de las personas que hagan una actividad similar.

Por poner un ejemplo: si hay dos zapateros, tendrá mejor coeficiente de desempeño el que haga mayor número de zapatos en un tiempo determinado, siempre y cuando su producto se ajuste a la calidad esperada.

En el trabajo intelectual las medidas no son tan exactas, pero mantienen el mismo principio.

»Ver cursos para MEJORAR LA PRODUCTIVIDAD

Desarrollar el coeficiente de entrega

Ser capaz de convertir el trabajo en productos concretos es una habilidad muy importante. Define en gran medida el éxito de una labor y, en consecuencia, el éxito de una persona. Hay quienes son muy buenos ideando o planeando, pero no llegan a traducir sus ideas en resultados visibles. Otros, simplemente se esfuerzan por cumplir, pero no alcanzan el nivel que les exigen los objetivos y las metas propuestas.

»Ver cursos para el ÉXITO

El coeficiente de entrega supone varias cualidades y habilidades. Entre ellas las más importantes son: capacidad para establecer prioridades; enfoque realista del tiempo; fuerte sentido de responsabilidad; pensamiento estratégico, y autonomía.

»Ver cursos de ESTRATEGIA

»Ver cursos para POTENCIAR CAPACIDADES

Todas esas virtudes son imposibles de adquirir si no se tiene suficiente conocimiento, tanto del trabajo a realizar, como de sí mismo.

De este modo, en el coeficiente de entrega o de ejecución, influyen diversos tipos de inteligencia. Principalmente la inteligencia racional y la inteligencia emocional.

Cada día las organizaciones valoran más a los trabajadores que muestran un elevado coeficiente de entrega, pues son las personas que le dan solidez a la organización. Los genios son siempre bienvenidos, así como quienes están dotados de carisma y liderazgo. Pero quienes tienen gran capacidad de ejecución son siempre los indispensables.

También te pueden interesar:

»Cursos de LIDERAZGO

»Cursos de TRABAJO EN EQUIPO