Mujer joven con actitud positiva.

Foto: Mujer joven con actitud positiva.

Actitud y aptitud: ¿qué son y qué diferencias tienen?

Estas dos palabras en muchas ocasiones se confunden por ser muy similares, pero en realidad cada una se refiere a cosas distintas.

Si has buscado empleo seguramente te has encontrado que en muchas empresas constantemente se buscan empleados eficientes que tengan conocimientos en un rubro en particular, con un perfil profesional específico y una lista de actitudes y aptitudes que van de acuerdo con los objetivos de estas.

“Actitud y aptitud” son dos términos muy utilizados especialmente en el entorno laboral. Se trata de dos palabras parónimas, término que se utiliza para expresar que son muy similares en su forma, pero significan cosas distintas. De hecho, muchas personas suelen confundirse, aunque vale la pena decir que son características muy importantes que se requieren de un buen trabajador para formar parte de un equipo.

¿Qué es actitud?

En psicología, se entiende la actitud como la predisposición para responder ante las situaciones de manera consistente. Dicho de otra forma, puede ser considerada una tendencia o predisposición aprendida y de carácter cognitivo y afectivo que desencadenan una respuesta”, comentó en entrevista telefónica a aprendemas.com, Luisa Larrauri, profesora y coordinadora de carrera de Psicología.

En el campo laboral, la actitud se refiere al comportamiento que tiene una persona para realizar una tarea. Incluso, define a una persona a través de su personalidad o su capacidad para resolver problemas, sus reacciones y cómo enfrenta las adversidades en su ambiente laboral.

Existen muchos trabajadores que tienen currículum vitae impresionante, con diversos estudios y títulos, pero que se quedan en mitad de la selección de personal por una actitud deficiente. Incluso las personas que tienen una actitud negativa se separan rápidamente para no tener problemas dentro de un equipo de trabajo”, detalló la profesora Larrauri.

¿Qué es la aptitud?

Según lo expuesto por la profesora Luisa, la aptitud “es la habilidad que se tiene para lograr algo. También se define como la serie de condiciones o requisitos que tiene una persona para cumplir con una función u objetivo concreto”.

Algunos ejemplos que comentó la profesora:
– un comunicador debe tener aptitud verbal
– un programador debe tener aptitudes de análisis lógico y resolución de problemas
– un ilustrador debe tener aptitudes artísticas, etc.

Por lo que, si te estás preguntando a qué se refieren con tus aptitudes en lo laboral, es muy sencillo. Se trata de una serie de características o facultades psicológicas que te permiten desarrollar una actividad específica, incluso cómo puedes realizar una tarea de manera efectiva.

>> Ver Cursos de Oficios.

Tipos de aptitudes

“Como bien dice su concepto, existen varios tipos de aptitudes que se diferencian en una amplia variedad de competencias que definen a un trabajador más apto para un cierto trabajo que otro, ya que las personas tienen diferentes aptitudes entre todos”, destacó la profesora Larrauri.

De acuerdo a estudios, una persona que se destaca por sus aptitudes, pero no por su actitud puede ser un buen trabajador, ya que está preparado para el desempeño del puesto de trabajo y con muchos conocimientos, pero es muy posible que no se esfuerce demasiado en superarse y quizá le falte motivación.

Por el contrario, un candidato a un puesto de trabajo que destaque por su actitud, trabajará con ganas, se esforzará por cumplir o superar los objetivos propuestos y será un ejemplo para sus compañeros. Sin embargo, al carecer de aptitudes, por lo que le faltarán conocimientos para desarrollar su trabajo a la perfección.


Si una persona carece de actitud y aptitud, difícilmente será seleccionado para desempeñar puesto alguno,
puesto que le faltarían conocimientos, pero también predisposición y podría ser un mal ejemplo al no saber ni esforzarse demasiado por aprender.

actitud aptitud candidato empleo empresas orientación