7 claves disruptivas para conseguir empleo

Pon en marcha una búsqueda activa de empleo. Aquí te damos las claves.

A veces se pone difícil conseguir empleo y ahí es cuando tienes que emplear estrategias especiales para lograrlo. Se dice que si siempre haces lo mismo, llegarás siempre al mismo resultado. Por eso, si la búsqueda de empleo no ha sido fructífera, es hora de que ensayes nuevas maneras de conseguirlo. Aquí te damos 7 claves para ello.

>>Quiero hacer un curso para ampliar mi currículum

>>Busca tu programa de especialización

1. Aprovecha tu currículum

En el fondo,  al empleador no le importa mucho cuántas maestrías o diplomados has realizado. Lo que le interesa es saber qué eres capaz de hacer. Es posible que él no sea consciente de ello, pero en realidad lo que él busca es alguien que le resuelva un problema o una necesidad, no alguien que haya acumulado diplomas sin más.

Por eso no debes hacer de tu currículum un inventario de títulos y de trabajos realizados. El aspecto central de tu hoja de vida es la definición de lo que puedes hacer y los logros que prueban que eres capaz de hacerlo.

No debes decir “Soy administrador”, sino más bien, “Diseño estrategias para darle coherencia y funcionalidad a las organizaciones”. El empleador asociará tu forma de presentarte con su propio interés y de este modo te diferencias de la competencia y despiertas el interés en conocerte.

>>Cursos de PHOTOSHOP y EDICIÓN

>>Cursos y formación de Comunicación Corporativa

2. Presenta tus logros de la manera adecuada

Tus logros no son haber terminado la carrera, o haber trabajado en una empresa determinada, en la que te valoraron bien y nunca tuviste problemas. Tus logros son una forma de probar que en realidad eres una persona competente y que puedes desarrollar un buen trabajo.

Es importante que presentes tus logros en términos cuantitativos, porque esto le otorga mayor credibilidad y destaca lo que has hecho. Así que no digas que trabajaste en “X” empresa, durante tantos años y que allí tenías grandes responsabilidades. Más bien intenta a poner eso mismo, pero en términos de logros cuantitativos. Por ejemplo: “Elaboré 165 diseños de portada y el 85% de ellos fue valorado como óptimo, mientras que el 15% restante se catalogó como notable”.

>>Cursos para aprender a hablar en público

3. Mejor concentrarte en una opción que apuntar a varias

Seguramente piensas que debes apuntar a muchas opciones para tener más oportunidad de conseguir trabajo. Así que envías tu currículum a cuanta empresa ofrezca un trabajo, que más o menos se ajuste a tus necesidades.

En realidad, lo mejor es que te concentres en una sola opción. Investiga muy a fondo las características y necesidades de la organización hacia donde apuntas la mira. Elabora una hoja de vida específica para esa empresa y hazle seguimiento a tu aplicación, a través de todos los medios que tengas a la mano.

4. Elimina los intermediarios

Puede que ubiques una opción de trabajo a través de una bolsa de empleo o algún intermediario. Pero si quieres ser verdaderamente eficaz, omite a ese tercero. Envía tu hoja de vida, junto con una carta de presentación, directamente al jefe de personal. Indícale el por qué lo haces. Tu actitud será vista como una prueba de decisión e iniciativa y sumará puntos a tu favor.

5. No hagas énfasis en tu pasado, sino en tu futuro

Tanto en tu hoja de vida, como en la entrevista, debes probar que todo lo que has hecho laboralmente tiene coherencia y apunta hacia un objetivo mucho mayor. Muestra que eres una persona orientada a los logros y que te propones seguir creciendo. A toda empresa le sirve alguien que sabe lo que quiere y que se ha mantenido en el camino para lograrlo.

6. No esperes a que te busquen

Las empresas que tienen abierta una vacante son las que reciben cientos de hojas de vida, muchas de las cuales ni siquiera son leídas por los interesados. Por lo general, examinan las primeras que lleguen y dentro de estas encuentran a un candidato que cumple con el perfil exigido. Por eso, mejor debes apuntar a una empresa que no esté buscando nuevos empleados. La clave está en ofrecerles un servicio que complemente lo que hacen, o que lo mejore. Aquí, la carta de presentación es tu gran arma.

7. Administra bien las referencias

Las referencias son un requisito formal, y casi siempre la gente se limita a escribir el nombre de alguien que le conoce, junto con los datos de contacto de esa persona. Si quieres marcar la diferencia, lo mejor es que vayas un poco más allá. Pídele a esas personas que sinteticen en una frase el por qué te consideran un trabajador recomendable. Anota esto mismo en tu hoja de vida y también una breve descripción de quienes te están recomendando. De este modo, los empleadores tendrán elementos de juicio adicionales para verte como un candidato óptimo.

También te pueden interesar: 
>>Cursos con opción de prácticas en empresas