Controla tus finanzas: aprende a ahorrar

Controla tus finanzas: aprende a ahorrar

Consejos para conseguir los mejores ahorros y el gasto justo.

Si empiezas a ahorrar desde que estás joven, tienes grandes probabilidades de alcanzar la estabilidad financiera a lo largo de toda tu vida.

Ver cursos de FINANZAS

Quiero APRENDER A AHORRAR. Ver cursos

El asunto no tiene ninguna ciencia: ahorrar es la base de unas finanzas sanas.

El ahorro te ofrece tres grandes beneficios: 1) es el soporte más importante en tiempos difíciles; 2) te permite hacer las compras más costosas; 3) te da la base para realizar inversiones que hagan rendir tu dinero.

Ver cursos de INVERSIÓN

Estamos en tiempos en los que el consumo se ha convertido en hábito. Puede que seas de esas personas que no le ven sentido a tener dinero guardado y necesitas gastarlo en cualquier cosa.

Quiero hacer un curso de TRADING. Ver opciones

Esa visión de corto plazo te produce una satisfacción inmediata, pero a mediano y a largo plazo puede ser nefasta para ti. Rara vez el dinero tiene un flujo constante a lo largo de toda una vida. Lo común es que haya tiempos de bonanza y tiempos de escasez, tanto en la economía global como en la economía personal.

De ahí que ahorrar se convierta en un factor determinante para mantener la buena salud de tu bolsillo. Enseguida te damos un par de consejos para que cultives este valioso hábito.

Elabora tu presupuesto

Ver cursos de PRESUPUESTOS

Para muchos, es un ejercicio aburrido y frustrante. Sin embargo, elaborar el presupuesto es definitivo para que sepas realmente cuál es el estado de tus finanzas. Muchas veces no es agradable verificar que es más lo que te falta que lo que te sobra, pero, definitivamente, eso es mejor que andar por ahí gastando lo que no tienes.

Tu presupuesto puede ser semanal, quincenal o mensual. Debe incluir los gastos fijos y los gastos variables. Dentro de los primeros están todos aquellos que sí o sí debes realizar (transportes, alimentación, etc.). Los segundos corresponden a los gastos que solo haces de vez en cuando, como un regalo de cumpleaños, una salida a otra ciudad, etc.

Aquí lo importante es establecer la diferencia entre los ingresos y los gastos. En unas finanzas sanas, debe haber un excedente. Los expertos indican que ese excedente debe permitirte ahorrar el 10% de los ingresos totales.

Hay un viejo mito, no comprobado totalmente. Indica que si una persona ahorra el 10% de cada uno de los ingresos que tiene, llegará a ser millonaria en un lapso de 15 años. Cierto o no, lo seguro es que definitivamente sí alcanzará una reserva de dinero considerable.

Convierte el ahorro en un hábito

Ver cursos de GESTIÓN DEL RIESGO FINANCIERO

Tu dilema es: gastar ahora y sentir una pequeña satisfacción de corto plazo, o frustrarte un poco en el corto plazo para cumplir un objetivo altamente satisfactorio más adelante.

Ahorrar es sobre todo un hábito. Lo recomendable es que te hagas a la idea de que el 10% del dinero que recibes no te pertenece. Es una obligación auto impuesta que fortalece tu carácter y además se convierte en la semilla de importantes logros.

Si ahorras durante un año, por ejemplo, es muy probable que consigas la cantidad necesaria para viajar a uno de esos países con los que has soñado. Si ahorras más tiempo, es posible que cuentes con los recursos para proyectos más ambiciosos, como estudios en el extranjero o una vivienda propia.

Cuando no tienes grandes ingresos, el ahorro es todavía más importante. Te exige un mayor sacrificio, es cierto, pero a la vez te da una valiosa protección frente a las eventualidades.

Lo más importante es que el hábito del ahorro te permite adquirir mayor control sobre tu vida. Si adquieres el hábito de ahorrar, de seguro habrás dado un gran paso en la realización de tus sueños y proyectos.

Lo mejor es que identifiques las opciones de ahorro programado que brindan las entidades financieras. Muchas de ellas tienen programas especiales para ahorradores en los que no te cobran comisión de manejo, con la condición de que no hagas retiros durante un tiempo determinado.

Aunque te exija algunos sacrificios, ahorrar es uno de esos hábitos que marca un antes y un después en tu vida.