Cómo enfrentar el matoneo estudiantil

Cómo enfrentar el matoneo estudiantil

Consejos para evitar casos de matoneo, también en la universidad.

Colombia es uno de los países con mayores índices de “bullying” o matoneo estudiantil, donde uno de cada cinco niños en la escuela reconocer haber sido víctima del matoneo escolar.

Ver cursos de ACOSO ESCOLAR O BULLYING

Pero este no es un problema solo de los colegios. No hay estadísticas sobre su incidencia en las instituciones de educación superior, pero las repetidas denuncias a través de redes sociales y noticieros hacen suponer que tiene también una alta incidencia.

Estamos en una sociedad que ha vivido una guerra de más de 50 años y que tiene una alta presencia de grupos delincuenciales de todo tipo. Eso ha hecho que nuestra cultura se encuentre fuertemente permeada por conductas conflictivas, en todos los ámbitos.

Ver cursos de CONDUCTAS DELICTIVAS

Por eso no es raro que el matoneo se presente incluso en las facultades de derecho o de psicología.

Quiero estudiar PSICOLOGÍA. Ver opciones

¿Qué hacer frente al bullying?

Nunca debes quedarte callado

No olvides que para que haya matoneo se necesitan dos partes: los que se satisfacen en atormentar a alguien y el que es víctima de ellos. Para que el bullying se concrete, el afectado debe consentir ser acosado y eso es precisamente lo que no debe hacer.

No importa lo amenazantes que puedan resultar los “matones” que te persiguen. Por ninguna razón debes consentir que se comporten así. Si guardas silencio, estarás admitiendo que su conducta es aceptable.

Ver cursos de AUTOESTIMA

Ver cursos de COMPORTAMIENTO

Cuando se presente una situación de este tipo, inmediatamente debes reportarla a las autoridades de la universidad y, si es del caso, a las autoridades judiciales. Recuerda que en Colombia está vigente la Ley Antimatoneo y que puedes denunciar a quienes incurran en esa práctica.

El matoneo además viola el “libre desarrollo de la personalidad”, consagrado como derecho fundamental en la Constitución. Así que tienes todo el derecho de acudir ante un juez para que tutele tu derecho.

Te dirán “sapo” o “soplón”, pero eso es parte de su juego. Los matones saben que si son denunciados tendrán graves problemas, así que también intentarán intimidar para que el asunto no se lleve ante las autoridades.

Busca todos los apoyos posibles

Los “matones” se aprovechan principalmente de las personas que se muestran inseguras, o que tienen algún grado de aislamiento. El bullying es sobre todo un acto de cobardía, por eso se ejerce generalmente en grupo y contra personas que son en alguna medida vulnerables.

Comenta el asunto con tu familia, con tus amigos más cercanos, con los profesores de mayor apertura e incluso con un psicólogo, si es del caso.

Debes informarles sobre lo que ocurre e indicarles que estás dispuesto a enfrentar la situación, pero que su apoyo es muy valioso para detener el abuso. El solo hecho de que estén informados y de que ellos reprueben ese tipo de conductas te dará más fuerza.

Reúne pruebas y confróntalos

Ante una situación de acoso, lo más importante es conservar la calma. Si estás en riesgo físico, simplemente no reacciones. Guarda silencio y procura apartarte de ellos en cuanto puedas.

Después, toma nota de todos los detalles que recuerdes. Quiénes participaron, qué fue exactamente lo que hicieron, a qué hora, en qué lugar y de qué manera. Entre más minucioso seas, mejor podrás sustentar una denuncia contra ellos.

A veces el matoneo se produce simplemente porque cada vez que hablas en clase, o haces una exposición, hay personas que se dedican a burlarse o boicotear tu intervención.

Si ese es el caso, ten por seguro que hacen eso porque algo en ti los lleva a sentirse inferiores. Tal vez su objetivo es hacerse notar o dar a entender que tienen el control sobre todo el grupo.

En esos casos, debes confiar en ti mismo lo suficiente como para confrontarlos. Usando un tono tranquilo, indícales que así como ellos, tú también mereces respeto. Que están en un espacio académico y que si están en desacuerdo con lo que dices, deberían exponer los motivos, en lugar de sabotearte.

Es probable que aparentemente no te hagan caso. Pero ellos sabrán que de ahí en adelante tendrán una respuesta de tu parte y sus acciones no pasarán inadvertidas. Seguramente se moderarán.

También te pueden interesar:
Cursos para PADRES
Cursos para NIÑOS
Cursos para PROFESORES