Desigualdad de género: reto en la educación latinoamericana

Desigualdad de género: reto en la educación latinoamericana

El tema de género debe ser prioritario en las políticas educativas del continente, según expertos.

La desigualdad de género es un tema que afecta el aprendizaje de los niños en Latinoamérica. Esa fue la conclusión del Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE) coordinado por la Unesco.

>>Cursos y formación para docentes

>>Cursos de REDACCIÓN

«Sabemos que ha habido grandes avances en los últimos 15 años, y que nuestro progreso se debe al compromiso político de las autoridades, de la sociedad civil y de las distintas organizaciones, pero nuestros desafíos aún son grandes, la desigualdad, en múltiples niveles, sigue siendo uno de los mayores retos de la región», dijo a la agencia EFE Cecilia Barbieri, especialista senior en educación de la UNESCO.

Los hombres, mejores en matemáticas; las mujeres dominan en lectura y escritura

Entre los hallazgos del TERCE se encontró que mientras los hombres son más fuertes en matemáticas, las mujeres los superan en lectura y escritura.

>>Cursos de CONTABILIDAD

>>Quiero estudiar una CARRERA en COLOMBIA

Más que una simple coincidencia, es un indicador de un sesgo de género en la educación latinoamericana, que puede alejar a los hombres de oportunidades laborales, y hacer que las mujeres descarten profesiones que pueden darles mayores ingresos, lo que contribuye a aumentar la brecha salarial.

Noticia relacionada: Diez habilidades laborales necesarias en 2020

Barbieri aseguró que la Unesco seguirá trabajando con todos los Estados miembros para evitar que la raza, la edad, y en este caso el género, sean limitantes para recibir una educación integral.

«Todas las personas importan, todas las personas nos importan. Y mientras la equidad no sea una realidad, nuestra deuda con la gente seguirá vigente. Ese compromiso ha asumido la Unesco con ustedes», enfatizó Barbieri.

>>Sigue toda la actualidad en nuestra sección de noticias<<

aprendizaje desigualdad educación género UNESCO