Guía para lograr una entrevista de trabajo exitosa

Guía para lograr una entrevista de trabajo exitosa

Existen muchas variantes, pero alguno de estos ejemplos serán de gran ayuda.

Tu desempeño en una entrevista laboral es la que define si consigues ese puesto que tanto deseas o dejar un muy mal aspecto de tu persona. Si estás buscando trabajo de manera activa y quieres triunfar en tu próxima entrevista de trabajo, hay algunos secretos que debes conocer.

Es muy importante que antes de tener tu entrevista de trabajo te des a la tarea de obtener información del puesto y de la empresa en la que te realizarán tu entrevista. Así que investiga bien sobre ella, pregunta con tus contactos profesionales, consulta en Internet y averigua todo lo que puedas antes de ser entrevistado.

De este modo tendrás armas para responder de manera más acertada, basándote en los principios de ésta, lo cual dará a los reclutadores una buena impresión; por otro lado tendrás una palomita arriba ya que de este modo muestras interés por el crecimiento de esa compañía.

>>Apúntate: Máster en Derecho y Negocios Internacionales a Distancia. Pregunta por sus BECAS

La puntualidad es un punto a tu favor, así que llega antes de lo esperado: siempre es mejor esperar a ser esperado, y además eso habla muy bien de ti profesionalmente. Lo recomendable es llegar al menos diez o quince minutos antes, tampoco mucho más porque también ser incómodo para tus reclutadores.

El saludo es un momento crucial y puede dar una buena impresión sobre la confianza y nivel de entusiasmo que tienes hacia la vacante a la que te estas postulando, así que lo recomendable es que des la mano con confianza y un buen apretón, ¡ojo!, tampoco se trata de que exprimas la mano del reclutador.

Es importante que vistas de acuerdo a la empresa; generalmente te dirán que lleves traje o ropa formal, pero hay lugares especiales donde vestir tan formalmente puede ser contraproducente.

Si el entrevistador no toma la iniciativa, no tengas miedo de empezar. Lo mejor es que lo hagas con un tema distinto al trabajo, mientras se rompe el hielo.

Actúa de manera profesional, sé agradable y decente con todas las personas en la empresa. Una de ellas puede ser la que tome la última decisión.

Muéstrate siempre interesado y entusiasmado por la empresa; se honesto y sencillo, recuerda que a nadie le gusta la gente petulante.

Responde todas las preguntas que te realicen con sinceridad, los reclutadores buscan personas de confianza con las que se pueda trabajar, por lo que si detectan alguna mentira serás descartado rápidamente.

No te angusties ante el silencio, si lo utiliza para pensar una pregunta, utiliza siempre un lenguaje positivo; discute temas de interés para la empresa y cómo podrías contribuir; nunca pierdas la calma; no te limites a tus logros laborales, habla también de tu vida, aspiraciones y gustos; y utiliza argumentos y ejemplos de tus éxitos pasados (pero no los presentes como una lista aprendida, ya que darás muy mala impresión de este modo).

>>Mira qué interesante: Diplomado de Inteligencia de Negocios en Bogotá

El lenguaje corporal habla por sí solo y puede decir mucho más de lo que quieres, así que presta mucha atención y cuida cada movimiento de manera relajada para evitar dar una mala imagen al reclutador. Adoptar una postura erguida, evitar movimientos nerviosos con las manos y los pies es lo mejor que puedes hacer, sin olvidar de vez en vez una sonrisa sincera.

Aprende a escuchar cuando el entrevistador te de información; y por nada del mundo interrumpa, ya que puedes ser considerado como una persona grosera. Realiza preguntas interesantes que demuestren tu conocimiento; y prepárate a respuestas de las típicas preguntas típicas como: ¿en qué se considera buen trabajador?, ¿qué piensa de este cargo?, ¿cómo sería un buen elemento?, ¿por qué es usted el ideal para esta vacante?, entre otras.

También se puede preguntar, esto demuestra tu interés, así que te invitamos a que pienses algunas preguntas sobre la empresa y el cargo antes llegar a la entrevista.

Algo que en definitiva no puedes hacer por nada del mundo es demostrar falta de confianza, centrarte mucho en el tema del dinero, exaltar demasiado tus logros; mostrar dificultad para comunicar ideas; y carecer de ambición y motivación.

Finalmente, y sin importar cómo te haya ido en la entrevista, es importante agradecer la oportunidad de ser entrevistado; de este modo puedes generar una buena relación con los reclutadores dejando una buena impresión. Si no te eligen en esta ocasión tienes posibilidad de ser tomado en cuenta en otro momento.

>>Mejora tu candidatura con este Programa de Administración de Empresas online

Leer ahora:
¿Quieres rechazar un empleo? Te decimos cómo hacerlo sin que te perjudique