Un estudio en Finlandia halla conexión entre la dislexia y la dificultad para aprender palabras sin sentido

Un estudio en Finlandia halla conexión entre la dislexia y la dificultad para aprender palabras sin sentido

Los científicos creen que la dislexia está relacionada con el hemisferio cerebral izquierdo y que la confianza puede ayudar a los niños que la sufren.

Si un niño escucha palabras sin sentido de cuatro sílabas y no es capaz de repetirlas, podría indicar que sufre de dislexia, un trastorno que afecta al 5% de la población mundial.

Es la conclusión de un estudio de la Universidad de Aalto y del Instituto Niilo Mäki, situados en Finlandia, que han utilizado la neuroimagen para identificar dónde se activa el cerebro de niños con alto riesgo de dislexia. El estudio que han realizado apunta a que las dificultades para procesar sonidos pueden estar relacionadas con la corteza auditiva izquierda, que es donde se procesa el lenguaje, y por tanto tener relación con la dislexia.

>>Ver Cursos de Enseñanza y Aprendizaje a través de Videojuegos. 

 

La confianza puede ayudar a los niños a superar las dificultades de la dislexia.

Para realizar el estudio se pidió a niños de entre 7 y 8 años que repitieran palabras sin sentido de cuatro sílabas que antes habían escuchado. Se pretendía así ver cómo los niños aprendían a crear recuerdos de palabras nuevas, pero los niños con alto riesgo de dislexia mostraban más dificultad. Sus recuerdos de las palabras no eran muy precisos y no eran capaces de diferenciar las palabras inventadas entre sí. Extrapolando los resultados, se demostraba la dificultad de estos niños para procesar palabras en el cerebro y, por tanto, en al aprendizaje de lectura.

Los problemas para aprender estas nuevas palabras por parte de los niños identificados por sus maestros como de alto riesgo de padecer dislexia se centraron en una menor actividad de la corteza auditiva del hemisferio izquierdo. Para ello, los investigadores realizaron exámenes neuropsicológicos, además de evaluar las habilidades cognitivas y de lectura y escritura, así como las funciones cerebrales. 

>>Recomendado: Cursos de Trastornos del Habla y del Lenguaje online.

También se les preguntó a los niños sobre la percepción que tenían acerca de sus propias habilidades lectoras. En este sentido, el estudio también determinó que hay otro factor a tener en cuenta: la visión que tienen los niños sobre su propia capacidad para aprender. Para confirmarlo se realizó un juego llamado GraphoLearn, que se utiliza en Finlandia para enseñar a leer a los niños. 

Así, se pidió a los pequeños que leyeran tanto palabras como palabras inventadas y sin sentido. Los niños que tenían confianza en sí mismos progresaron mejor en sus habilidades lectoras que los otros. Por tanto, los científicos han señalado que podría ser positivo desarrollar herramientas para apoyar la autoestima de los niños ya que, entre otras ventajas, si los pequeños muestran confianza en sí mismos y en su capacidad de lectura podría serles beneficioso a la hora de superar algunos de los síntomas de la dislexia. 

 

Noticia relacionada: Trabajar la resiliencia con los estudiantes disminuye su agotamiento y la angustia psicológica