Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Desmontando mitos sobre la dislexia, un trastorno que afecta a más del 5% de la población

La dislexia afecta a un porcentaje de entre el 5 y el 10 % de la población. Expertos desmienten los principales mitos de este trastorno de aprendizaje.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Desmontando mitos sobre la dislexia, un trastorno que afecta a más del 5% de la población

El desconocimiento hace que existan muchos mitos sobre la dislexia, una dificultad específica del lenguaje, de origen neurobiológico, según explica Llorenç Andreu, director del Máster universitario de Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje de la UOC.


Este trastorno afecta a entre el 5% y el 10% de la población mundial y se caracteriza por una serie de dificultades en el reconocimiento preciso y fluido de palabras, y por problemas de ortografía y decodificación.


Las consecuencias son dificultades a la hora de leer y escribir, problemas de comprensión y del desarrollo de vocabulario, que se traduce en problemas de aprendizaje, lo que puede afectar la autoestima del niño, que ve cómo sus compañeros aprenden más rápido y con menos esfuerzo.


Curso de Detección y tratamiento en Dislexia y Lectoescritura



Lo principal es que padres y profesionales de la educación sepan reconocer los síntomas cuanto antes, ya que una intervención temprana es clave. Para ello, resulta importante eliminar los tópicos que existen acerca de la dislexia, recuerdan desde la UOC.



Mitos sobre la dislexia


Es una enfermedad que se cura con el tiempo. No es una enfermedad, sino un trastorno de aprendizaje. Y no se cura, sino que mejora con una intervención orientada a la fonología y la conversión de grafemas. La intervención temprana resulta necesaria, ya que cuanto antes se trabajen las conexiones neuronales mejore serán los resultados y se minimizará el riesgo de fracaso escolar.


Si el niño no sabe cuál es la derecha y la izquierda, confunde las letras o escribe en espejo es disléxico. No es cierto. Los niños con dislexia tienen dificultad para establecer una relación entre las grafías y los fonemas, por eso el aprendizaje es más lento.


Un niño es disléxico si le cuesta leer y escribir. No siempre es así. Puede que el niño al que le ocurre esto no tenga dislexia, sino una discapacidad intelectual. Por eso es recomendable que los educadores tengan el conocimiento necesario para detectar a un niño disléxico. Si se tienen dudas, conviene consultar a un especialista.


La dislexia no se manifiesta hasta los siete años. Aunque es cierto que a esa edad se diagnostican muchos niños, por ser la edad en la que se afianza la lectura, lo cierto es que se puede empezar a sospechar desde la etapa de infantil.


La dislexia es hereditaria. Aunque la dislexia tiene un gran componente hereditario, se calcula que entre un 40 y un 80% de los niños con dislexia tienen antecedentes familiares con problemas de lectura.


>>Te puede interesar: Curso de Experto universitario en evaluación e intervención en problemas de aprendizaje y conducta en niños y adolescentes


La falta de hábito lector provoca dislexia. Los niños que no leen habitualmente pueden tener un nivel bajo de lectura, pero no dislexia. De hecho, si se trabaja intensamente la lectura, los niños sin dislexia mejoran rápidamente.


Los niños con dislexia son vagos. No es cierto. Solo tienen más dificultades para leer y necesitarán no solo de esfuerzo, sino también de ayuda externa. No hay que transmitir al niño que lo que le ocurre es culpa suya.


Los disléxicos tienen un cociente intelectual más bajo. No son ni más listos ni menos listos que la media. Aunque el alumno tenga un cociente intelectual superior a la media si tiene dislexia tendrá problemas de lectura.


Los niños bilingües no tienen dislexia. Lo cierto es que la dislexia afecta de igual manera a los niños bilingües que a los que no son bilingües.


Dislexia siempre es sinónimo a malas notas. Es cierto que un porcentaje elevado de niños disléxicos tiene problemas académicos, pero ser disléxico no implica siempre sacar malas notas. Es importante que el colegio emprenda los protocolos y adaptaciones necesarias para ayudar a los niños con dislexia: exámenes adaptados, letras más grandes, audiolibros, y más tiempo para leer y escribir, entre otras medidas.


>>Ver Curso homologado de gimnasia cerebral como herramienta de estimulación cognitiva en el aula para el aprendizaje



Noticia relacionada: Identifican elementos que podrían dificultar la comprensión lectora en los niños