Trabajar la resiliencia con los estudiantes disminuye su agotamiento y la angustia psicológica

Trabajar la resiliencia con los estudiantes disminuye su agotamiento y la angustia psicológica

Algunos componentes de la resiliencia se pueden aprender, lo que evitaría el agotamiento ante situaciones estresantes en los estudiantes universitarios.

Un estudio elaborado por Yale-NUS College de Singapur ha identificado qué componentes de la resiliencia se pueden aprender. Teniendo en cuenta que los universitarios con mayor grado de resiliencia son menos susceptibles al agotamiento y la angustia psicológica, el estudio apunta a que aprendiendo a ser resilientes los jóvenes ganarían en salud mental.

 

La resiliencia es la capacidad para adaptarse a situaciones adversas con resultados positivos.

>>Ver Cursos de Coaching e Inteligencia Emocional en el Desarrollo Infantil y Juvenil. 

El estudio ha identificado los cinco factores que constituyen la resiliencia entre los estudiantes de Singapur:

– El enfoque para afrontar la adversidad.
– La confianza en uno mismo y sus propias habilidades.
– El esfuerzo y el propósito de trabajar duro para alcanzar tus metas.
– Contar con buenos recursos interpersonales e internos.
– La espiritualidad o atribuir a una fuerza superior la adversidad.

Estos cinco factores implican tanto rasgos de carácter como habilidades y las últimas se pueden aprender y perfeccionar con el tiempo, y así podernos adaptar a las situaciones estresantes que tenemos que hacer frente. 

>>Cursos para motivar: Enseñanza y Aprendizaje a través de Videojuegos.

Por otra parte, los científicos han relacionado la resiliencia con menores niveles de agotamiento académico y menor angustia psicológica en los estudiantes de Singapur.

La resiliencia, por tanto, interviene a la ahora de tener una mejor salud mental. Esto significa que se puede trabajar con los jóvenes a través de la formación para que mejoren su resiliencia, lo que les dotaría de habilidades útiles para lidiar con cualquier situación estresante a la que tengan que enfrentarse a lo largo de su vida.

Las habilidades relacionadas con la resiliencia identificadas en el estudio se consideran muy fáciles de entrenar. De hecho, se puede trabajar con los jóvenes en aumentar su autoconfianza para superar los desafíos o a usar fuentes de apoyo externas, como el apoyo de sus iguales, que mejorarían su capacidad de recuperación frente a la adversidad.

Noticia relacionada: Los jóvenes luchan contra el desgastado mercado laboral y una tardía emancipación según el Injuve