Jóvenes estudiantes haciendo un examen en el aula.

Foto: Jóvenes estudiantes haciendo un examen en el aula.

Ocho consejos de experto para aprobar los exámenes y estudiar mejor en menos tiempo

Un buen método de estudio, los descansos y la alimentación son claves para aprobar los exámenes y aprovechar al máximo el tiempo de estudio según la ciencia.

Enero es sinónimo de exámenes para muchos estudiantes. Si tu propósito es sacar las mejores notas, no pierdas de vista estos consejos para aprobar los exámenes y aprovechar al máximo el tiempo de estudio según la ciencia.

  • 1. Organízate
  • 2. Divide el tiempo de estudio
  • 3. Márcate una rutina de estudio
  • 4. Elige un método de estudio eficaz
  • 5. Ejercita tu cuerpo y mejorarás tu memoria
  • 6. Duerme entre siete y ocho horas cada día
  • 7. Practica el mindfulness
  • 8. Toma alimentos para mejorar la memoria
  •  

    1. Organízate

    La organización es la clave de éxito en la gran mayoría de tareas que se realizan diariamente y el estudio es, precisamente, una de ellas. Si este año se te ha echado el tiempo de los exámenes encima, la mejor solución será organizarte. O lo que es lo mismo, tener todos los libros y apuntes a mano, y planificar día a día cada sesión de estudio.

     

    2. Divide el tiempo de estudio

    Diferentes estudios científicos sobre el rendimiento académico y la concentración han mostrado que es mejor controlar los ratos que se dedican al estudio poniendo siempre un límite de tiempo más bien bajo en cada sesión.

    Según esta teoría, los ratos de estudio intensivo no deberían superar los 30 minutos pues, es durante este tiempo, cuando el estudiante tiene una mayor predisposición para asimilar lo que está estudiando. Con esta sencilla técnica, lo que conseguirás es mantener el cerebro al cien por cien de su rendimiento en cada rato que te pongas a estudiar.

     

    3. Márcate una rutina de estudio

    Se ha demostrado que los estudiantes que se proponen un horario de estudio y lo siguen, consiguen notables resultados en su rendimiento. Y es que, abordar las horas de estudio de una forma desorganizada, suele pasar factura en la capacidad de concentración.

    Además, si te acostumbras a un horario, te será más complicado saltarse los ratos de estudio y siempre le dedicarás el tiempo justo a preparar cada tema.

    >> Quiero estudiar una Oposición. Ver opciones.

     

    4. Elige un método de estudio eficaz

    Si eres de los que pasa largas horas delante de los libros y apuntes, habrás comprobado que gran parte de ese tiempo pierdes la concentración en aquello que estás estudiando. Con el objetivo de que puedas exprimir al máximo el tiempo de estudio que dedicas cada día, no hay nada mejor que aplicar un método de estudio eficaz que te permita retener el contenido en el menor tiempo posible.

    Un ejemplo es el método SOLE (Self Organized Learning Environment) creado por Sugata Mitra, con el que el estudiante debe responder a ciertas cuestiones que están enfocadas a despertar su curiosidad. Para ello, es preciso realizar un trabajo de investigación autónomo y colaborativo para interiorizar mejor todo lo que hay que estudiar.

    Asimismo, muchos estudiantes también recurren al método Robinson o EPL2R, que puede ser muy eficaz de cara a preparar un examen. Esta técnica se caracteriza por estar estructurada en cinco partes, que se corresponden con explorar, preguntar, leer, recitar y repasar el contenido a estudiar.

     

    5. Ejercita tu cuerpo y mejorarás tu memoria

    Un día de estudio significa exponer nuestro cerebro a ingentes cantidades de información que, en ocasiones, no llegamos a asimilar correctamente. Para que retengas lo mejor posible todo el contenido del examen debes mejorar el estado de tu memoria.

    ¿Y cómo conseguirlo? Pues según apuntan estudios científicos recientes, la mejor solución para mejorar la memoria es hacer ejercicio físico cada día. Y más concretamente, los expertos animan a realizar una media de 50 minutos de ejercicio aeróbico, al menos, tres veces por semana.

    De hecho, un estudio de la Universidad de Texas ha demostrado que el ejercicio físico mejora el flujo sanguíneo cerebral, incluso después de que haya terminado el entrenamiento, lo que ayuda a la memoria, así como a otras funciones cerebrales.

     

    6. Duerme entre siete y ocho horas cada día

    A la hora de estudiar, tan importante es ejercitar el cuerpo como proporcionarle el descanso adecuado que éste necesita cada día. De hecho, un estudio de la Universidad de Columbia determinó que nuestro cerebro es capaz de procesar y reproducir experiencias pasadas durante los periodos de descanso posteriores al aprendizaje.

    Por ello, y con el objetivo de que el estudio te cunda lo máximo posible en esta temporada de exámenes, recuerda que debes descansar una media de entre siete y ocho horas al día, y proporcionarle a tu cuerpo un sueño de calidad.

     

    7. Practica el mindfulness

    La meditación o mindfulness es otra de las vías para conseguir que los ratos de estudio sean mucho más productivos de lo que esperamos. Y es que, a través de la meditación consciente se puede llegar a fortalecer la memoria y conseguir un aumento temporal en el rendimiento, según han revelado numerosos estudios científicos elaborados al respecto.

    >> Ver Cursos de Mindfulness.

     

    8. Toma alimentos para mejorar la memoria

    Además del deporte y del descanso, la alimentación juega un papel esencial a la hora de conseguir un buen rendimiento en el estudio. De hecho, se ha demostrado que para que el cerebro funcione adecuadamente, es preciso consumir alimentos frescos y naturales de temporada, como las frutas y las verduras.

    Aunque también son de gran ayuda los frutos secos y los alimentos ricos en Omega-3, como el pescado azul o el aceite de oliva, porque contienen vitaminas y minerales esenciales para estimular el cerebro.