Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Los niños tienen una capacidad especial para detectar información falsa o errónea

Según una nueva investigación de la universidad canadiense de British Columbia, los niños de 4 y 5 años llevan a cabo lo que se conoce como un proceso de calibración en su aprendizaje.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Los niños tienen una capacidad especial para detectar información falsa o errónea
La infancia es una etapa crucial en la vida de una persona, porque es justo en este momento cuando se adquieren muchos de los conocimientos que marcan el desarrollo de cara a la posterior etapa adulta. 

Y es que, durante los primeros cinco años de vida, un niño adquiere habilidades tan importantes como aprender a caminar, aprender a expresarse con palabras, incluso a veces también puede llegar a aprender a leer y a realizar sumas y restas simples. 

Sin embargo, en plena era de la información, una de las cuestiones que más nos preocupa es el hecho de tener que enfrentarnos a la información falsa o errónea, algo que para los niños, por el contrario, no parece suponer tanto problema. 

Y es que un nuevo estudio confirma que los niños que se encuentran en edades tempranas del aprendizaje (entre 4 y 5 años) prefieren aprender de personas que parecen seguras en sí mismas porque tienen una capacidad especial para detectar la información falsa o errónea que se les transmite. 

>> Te recomendamos: Curso online de Flipped Classroom: un modelo de aprendizaje invertido, dinámico e interactivo para profesorado

Según esta investigación reciente llevada a cabo por expertos de la universidad canadiense de British Columbia y publicada en la Public Library of Science ONE (PLOS ONE), los menores a esa edad tienen una habilidad impresionante a la hora de identificar fuentes de información deficientes. 

A lo largo de esta investigación, sus autores descubrieron que los niños pequeños (especialmente los que tienen entre 4 y 5 años) no solo prefieren aprender de personas que parecen seguras, sino que también realizan lo que se denomina un proceso de calibración en su aprendizaje. 

La calibración es, según han explicado estos investigadores, un proceso a través del cual los menores son capaces de identificar a las personas que les han brindado información errónea en el pasado. En definitiva, es como si hicieran una especie de scanning con este tipo de personas, y al identificarlas, prefirieran aprender de otras personas que se muestran más seguras en sí mismas. 

Según reconoce Susan Birch, autora principal del estudio y profesora asociada de Psicología de la UBC. "Los niños no solo prefieren aprender de cualquier persona que tenga confianza; sino que evitan aprender de personas que les han brindado información errónea en el pasado".

Birch asegura además, que esta capacidad hace que los niños sean menos propensos a ser víctimas de información errónea y, en última instancia, garantiza que estén aprendiendo siempre la información más precisa. 

>> Te recomendamos: Curso de Técnicas de Aprendizaje Cooperativo en el Aula online. Recibe más información a través de este formulario:


Noticia relacionada: ¿Cómo deben gestionar los profesores el aula para motivar a sus alumnos?