Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Abuelos canguro: ¿deberían cobrar un salario por cuidar a sus nietos?

En países como Hungría o Alemania, hay establecidas modificaciones fiscales para los abuelos que cuidan de sus nietos. Una medida que podría aplicarse en España, pero choca con la barrera de la disponibilidad de recursos para pagar las ayudas.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Abuelos canguro: ¿deberían cobrar un salario por cuidar a sus nietos?
En España, el 17% de los abuelos se encarga del cuidado intensivo de sus nietos, según datos del estudio ‘Grandparenting in Europe’. Un porcentaje con el que se sitúa como el segundo país de Europa con el ratio más elevado, siendo tan solo superado por Rumanía. 

De media, los abuelos dedican 5,75 horas diarias que, multiplicadas por cinco días a la semana, suman un total de 30 horas. Un tiempo que es casi como el de una jornada laboral y ante el que se plantea la posibilidad de la conveniencia o no de que los abuelos cobren un salario por este cuidado porque es un cúmulo de horas que conlleva una serie de factores de riesgo. 

>>Te recomendamos: Máster en Gerontología y salud en la tercera edad

Según ha explicado Montserrat Lacalle, profesora colaboradora de los Estudios de Psicología de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), si los abuelos cuidan de sus nietos desde la obligación, empiezan los factores de riesgo porque se vive como un deber y se puede tener la percepción de estar atrapados en el cuidado intensivo de los nietos. 

A estos factores de riesgo también hay que sumar el hecho de que el cuidado de un menor supone un sobreesfuerzo físico en la persona mayor en comparación con un joven, aparte de las repercusiones que se producen a nivel psicológico y que pueden derivar en la aparición del llamado síndrome del “abuelo esclavo”. Entre sus síntomas, figuran el estrés, ansiedad, más agotamiento y una acentuación de enfermedades como la artrosis o la hipertensión. 

>>Te puede interesar: Curso de Intervención social y atención a la infancia en Bilbao

Determinar si se hace o no de una manera obligatoria el cuidado de los nietos no es fácil porque muchos abuelos se ven en la obligación moral y emocional de cuidarlos y de ayudar a sus propios hijos como consecuencia de las circunstancias laborales y económicas de cada familia, que debe hacer frente a altos gastos de alojamiento, suministros básicos, alimentación, ropa… y a los de los propios niños. Tan solo en su primer año de vida, un bebé puede costar entre 5.850 y 8.812 euros, según datos de un estudio de la Confederación España de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU).

Una situación que ha propiciado a su vez que los abuelos se hayan convertido en una pieza clave en la estructura de la mayoría de las familias españolas, ha incidido Sívila Muell, profesora colaboradora también de los Estudios de Psicología de la UOC, ya que los pagos de asistencia social a los padres son limitados y tampoco hay una amplia oferta de cuidado infantil formal ni el trabajo a tiempo parcial está extendido. Es una coyuntura que no es exclusiva de España y que también se observa en Portugal, Italia o Rumanía. 

Sin embargo, en cada país, el cuidado de los nietos por parte de los abuelos se afronta de manera diferente. Por ejemplo, en Hungría o Alemania existen modificaciones fiscales, además de haberse establecido medidas fiscales favorables o una mayor aportación estatal para el cuidado de los niños en Suecia, Países Bajos o Dinamarca. Son países en los que, además, la tasa de cuidado intensivo de los nietos es bastante más baja que en España, situándose por debajo del 2%. 

Y, ¿sería posible una medida similar en España? En opinión de Benja Anglès, profesor de Estudios de Derecho Financiero y Tributario de la UOC, sí sería posible desde un punto de vista legal, pero la medida chocaría con la barrera de contar con recursos disponibles para hacer frente al pago de estas ayudas porque se financiarían con el conjunto de los ingresos de las administraciones. Así, si se establecen, se deberían eliminar algunos gastos existentes o bien aumentar los ingresos por la vía de los impuestos o deuda pública. 

No obstante, para el experto, sería “de justicia” establecer algún tipo de ayuda o incentivo porque contribuiría a dignificar el servicio que prestan los abuelos y se reconocería un trabajo que debería ser realizado por profesionales y de forma retribuida. 

Sin embargo, estos incentivos o medidas fiscales no evitarían los factores de riesgo en los abuelos derivados del cuidado de sus nietos como es el caso del estrés o la ansiedad. Tan solo podrían paliar su malestar. De esta manera, las psicólogas de la UOC abogan por implementar otras medidas de tipo social o laboral con el fin de evitar que los abuelos mantengan un modelo de trabajo y de vida que no es compatible con el cuidado de los niños

>>Interesante: Curso de Dirección y gestión de centros lúdicos Infantiles. Aquí más detalles:

 

Curso de Dirección y gestión de centros lúdicos Infantiles