Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Personas con autismo y desempleo: formación para cambiar una realidad

Un 80% de personas con autismo están desempleadas pero las cifras mejoran con una formación específica y un puesto adecuado para cada habilidad.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Personas con autismo y desempleo: formación para cambiar una realidad

Una de cada 59 personas tiene algún trastorno del espectro autista y ocho de cada diez adultos con este diagnóstico están desempleados. Son los datos que ha puesto de manifiesto la psicóloga Diana Bohórquez en el ciclo “Capacitarse para entender la discapacidad”, de la Universidad de Navarra.


Ver Curso de Trastornos del Espectro del Autismo: detección e intervención temprana del profesorado


Las dificultades de comunicación y la carencia de habilidades sociales son los aspectos que más entorpecen la integración laboral. Unas dificultades que se manifiestan principalmente en las entrevistas de trabajo. Sin embargo, con el apoyo y una formación específica, la cifra de personas con autismo que encuentran trabajo se eleva hasta el 87%.


Curso de Intervención Psicoeducativa en Autismo. Más info del curso a través de este formulario:



Aunque cada caso es único, el éxito viene cuando se encuentra un trabajo que resulta ideal para las habilidades de cada una de estas personas, ya que entre las capacidades que podemos encontrar entre adultos con algún trastorno del espectro autista se encuentran, entre otras, pasión por los detalles, perseverancia, razonamiento lógico, buena memoria, alta concentración, reconocimiento de patrones, competencias visuales y honestidad.


Bohórquez es directora de la consultora electrónica Specialisterne, que promueve la formación e inserción laboral de personas del espectro autista y con síndrome de Asperger. Hay personas en la bosa de trabajo que son capaces de probar nueve nueve juegos en ocho semanas o clasificar mil páginas webs por hora. Se trata de transformar los puntos fuertes de estas personas en beneficios sociales.


Además, la psicóloga recordó que los trastornos no son reconocibles a simple vista, por lo que la sociedad no se anticipa a que las personas sean distintas. Según Bohórquez, “su inclusión y aceptación depende de lo que los demás quieran ver y está en mano de los profesionales del futuro decidir que quieren ver”.


A lo largo del ciclo pasarán otros profesionales para contar su experiencia. El próximo día 10 la Universidad recibirá la visita de Enrique Pérez Montero, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, un astrónomo que sufre retinosis y que explicará cómo es posible dedicarse a la astronomía sin ver.


El día 17 la coreógrafa y profesora de danza Becky Siegel contará cómo es su experiencia dirigiendo a la compañía Kon Moción, formada por personas con enfermedades crónicas y discapacidad. Por último, Óscar Rived hablará del equipo Psicobasket Ardoi, un proyecto creado con el objetivo de que las personas con discapacidad practiquen un deporte terapéutico.



Noticia relacionada: Shakespeare, un aliado de los niños con autismo