Emprender, ¿la mejor solución para el desempleo juvenil?

El estrés en la adolescencia podría empeorar la memoria y aumentar la ansiedad de adultos

Los adolescentes estresados podrían tener un aprendizaje más lento y mayor ansiedad de adultos, según un estudio del Instituto de Neurociencias.

Los episodios reiterados de estrés en la adolescencia podrían dar lugar a problemas de aprendizaje, memoria y ansiedad de adultos, según un estudio realizado por el Instituto de Neurociencias, un centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad Miguel Hernández.

Ver Postgrado en Tratamiento e Intervención de la Ansiedad y el Estrés

Para demostrar esta teoría se sometió a roedores a estrés en la etapa de la pubertad y quedó patente que mostraron un aprendizaje más lento y una mayor ansiedad de adultos. Los resultados indicaron también que es la capacidad de recuperación del nivel basal de corticosterona, equivalente al cortisol en humanos, en respuesta al estrés en la adolescencia la que predice el grado de alteración que tendrá el aprendizaje en la edad adulta.

>>Recomendado: Máster en Tratamiento de los Trastornos de la Ansiedad y Estrés. Más info a través del formulario:

Estos resultados pueden ayudar en el estudio de la identificación de los mecanismos tanto de vulnerabilidad como de resistencia a los traumas tempranos. “Tras la detección temprana de los individuos vulnerables al estrés podría haber una ventana de oportunidad para que la intervención terapéutica en la adolescencia evite la orientación hacia las deficiencias cognitivas”, según señala la investigadora Cristina Márquez. 

Según el estudio, publicado en Neurobiology of Stress, las alteraciones observadas no se deben a efectos prolongados del estrés en la adolescencia, sino a experiencias estresantes repetidas, un proceso que se conoce con el nombre de programación diferida y que afecta no solo a la cognición, sino también al comportamiento y la reactividad endocrina.

De igual manera, los científicos han comprobado que una menor adaptación al estrés se relaciona con mayores dificultades de aprendizaje en la edad adulta. Esto se debe a una alteración en los niveles basales de una molécula fundamental para la memoria, llamada PSA-NCAM.

El estudio realizado demostró que las ratas con una peor recuperación del estrés en las primeras etapas de la vida tenían niveles más altos de PSA-NCAM, lo que sugiera la puesta en marcha de un mecanismo neurobiológico por el cual el estrés en la pubertad alteraría la maduración normal de los procesos de plasticidad en algunas regiones del cerebro como el hipocampo. Esto conduciría a un deterioro del rendimiento cognitivo y la aparición de comportamientos relacionados con la ansiedad en la edad adulta.

Como conclusión, el estudio apunta a que el periodo de la adolescencia sería una ventana temporal en la que el estrés se puede traducir en cambios en la capacidad de aprendizaje en la edad adulta. Stamatina Tzanoulinou, primera autora del estudio, ha señalado que “los resultados sugieren que el grado de adaptación del eje hipotálamo-pituitaria-suprarrenal inducido por el estrés en la pubertad se relaciona con la programación a largo plazo de la cognición, el comportamiento y la reactividad endocrina”.

>>Te puede interesar: Máster en Práctica Clínica en Psiquiatría del Niño y del Adolescente

Noticia relacionada: Los adolescentes con padres controladores podrían tener más dificultades sociales y educativas