Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Los adolescentes con padres controladores podrían tener más dificultades sociales y educativas

¿Qué les sucede a los adolescentes de padres excesivamente controladores? Investigadores americanos tienen la respuesta tras un estudio.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Los adolescentes con padres controladores podrían tener más dificultades sociales y educativas
¿Tiene alguna consecuencia tener padres demasiado controladores en la adolescencia? La respuesta es que personas con esta situación pueden llegar a sufrir problemas sociales o educativos. Es lo que afirman investigadores de la Universidad de Virginia después de realizar un estudio al respecto, que ha sido publicado por la revista Child Develpment, de Society for Research in Child Development.

Ver Máster en Psicología Infantil y Adolescente

“Los padres, educadores y médicos deben ser conscientes de cómo el control excesivo de los padres a sus hijos adolescentes puede dificultar su desarrollo”, señala Emily Loeb, autora principal del estudio. “Esta forma de educar puede desencadenar dificultades en el desarrollo de los adolescentes porque interfiere directamente con el desarrollo de la autonomía en un periodo que se considera crítico”, señala Loeb. 

Ver Postgrado en Resolución de Conflictos en el Ámbito Familiar

Para establecer su estudio los científicos se han basado en investigaciones anteriores, que ya sugerían que el control psicológico por parte de los padres podría causar problemas en los adolescentes. Esto ocurre con los padres que intentan controlar a sus hijos mediante medios muy intrusivos y manipuladores, como por ejemplo, hacer sentir al menor que le retiran su cariño cuando están enfadados con él para que se sienta culpable. Los niños que sufren estas conductas suelen acusar problemas como baja autoestima o calificaciones inferiores a su capacidad, o sentimientos de incapacidad a la hora de afianzarse o ganar independencia. 

En el estudio efectuado por los investigadores de Virginia se examinó a 184 jóvenes de entre 13 y 32 años, pertenecientes a áreas urbanas y suburbanas del sureste de los EE.UU, y procedentes de diferentes entornos socioeconómicos. El estudio también tuvo en cuenta el ingreso familiar, el género y la media de las calificaciones obtenidas a los 13 años.

Tras recopilar datos personales de los participantes sobre sus gustos y su ambiente escolar, también se observó la calidad de las relaciones con un amigo cercano y más tarde con su pareja. Así, el estudio reflejó que los adolescentes que tenían padres muy controladores a los 13 años tenían menos posibilidades de mantener una relación estable a los 32 años y presentaban un menor nivel de estudios. Además, se sentían menos maduros y presentaban más problemas en sus relaciones sociales. 

El estudio concluye que los padres intentan criar a sus hijos con las mejores herramientas, pero un control excesivo en su adolescencia puede impedirles un normal desarrollo, que puede tener sus consecuencias en la edad adulta, según señalan los investigadores. 

Noticia relacionada: La sobreprotección a los hijos podría causarles dependencia emocional