Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Amor y tareas domésticas, la fórmula para que los niños alcancen éxito profesional

Algunos expertos cuestionan la elevada presión con la crecen los niños. En su opinión, enseñarles a amar puede hacer que logren el éxito profesional.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Amor y tareas domésticas, la fórmula para que los niños alcancen éxito profesional
La experta Julie Lythcott-Haims, autora del libro How to raise an adult, cuestiona cierto tipo de educación muy común hoy en día, en la que los padres sobreprotegen a los niños y se involucran en todo lo que les pasa, lo que en su opinión “puede llegar a obstaculizar las posibilidades de que los niños puedan desarrollarse libremente y llegar a ser lo que ellos mismos desean”.

>>Quiero hacer un curso de Psicología Infantil

Lythcott-Haims advierte que hay muchos niños que no tienen tiempo libre en su infancia porque sus padres piensan que todas las actividades que realizan deben ser enriquecedoras y decisivas para su futuro. Después, cuando llega el momento de elegir una carrera, los progenitores no se preocupan sobre cuáles son los estudios que más les gustan, sino cuál es la nota que tienen que sacar para entrar en aquella universidad en la que ellos han puesto todas sus expectativas. En este sentido, la experta asegura que “el sobreesfuerzo realizando en la infancia puede traducirse en ansiedad y depresión en un futuro”.

>>Me gustaría estudiar Motivación y Liderazgo

Por otro lado, Lythcott-Haims señala que “aunque los niños necesitan saber que sus padres están interesados en sus vidas, lo que está ocurriendo con la sobreprotección parental es que estamos enviando a los niños el mensaje de que no pueden alcanzar nada por sí mismos, sin nuestra ayuda”. En este sentido, la experta explica que, según el estudio Grant de Harvard, el éxito profesional tiene su origen en la realización de tareas domésticas en la niñez, lo que posteriormente se traduce en una mentalidad de esfuerzo y la capacidad de tener iniciativa propia, habilidades que después resultan muy útiles en el ámbito laboral”.

Además, el estudio también indica que la felicidad procede del amor a todo lo que nos rodea, por lo que, según Lythcott-Haims, “debemos estar menos pendientes de calificaciones y resultados y, en cambio, enseñar a nuestros hijos cómo amarse a sí mismos y a los demás. Los niños necesitan saber que son amados incondicionalmente. No son árboles bonsái que nosotros debemos podar para que tomen la forma que queremos, sino flores silvestres que fueron creadas para que podamos estimular su crecimiento”.

>>Ver curso de Trabajo en Equipo

Noticias relacionadas en aprendemas:

¿Tu hijo adolescente es búho o alondra?

Deberes escolares sí o no: el debate está servido