Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

A los niños bilingües se les da bien contar historias en varios idiomas

Un estudio confirma que los niños bilingües utilizan tantas palabras como los monolingües a la hora de contar historias y son excelentes narradores.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de A los niños bilingües se les da bien contar historias en varios idiomas

La cantidad de palabras que los niños bilingües utilizan a la hora de contar una historia está relacionada con su flexibilidad cognitiva. Científicos de la universidad de Alberta (Canadá) han descubierto que estos pequeños utilizan tantas palabras como los niños monolingües cuando realizan una narración, convirtiéndose en expertos a la hora de contar historias.


Para realizar el estudio, publicado en “Language, Cognition and Neuroscience”, los científicos examinaron a un grupo de niños bilingües francés-inglés, con edades comprendidas entre 4 y 6 años, a quien se les habían enseñado los dos idiomas desde su nacimiento, frente a otro grupo en el que habían aprendido un segundo idioma más adelante.


Los resultados mostraron que los pequeños bilingües usaron tantas palabras para contar una historia en inglés como en francés, y en un número similar a las que utilizaron los niños monolingües.


>>Te recomendamos: Curso de Didáctica de Inglés en Educación Infantil. Más info en este formulario:


Curso de Didáctica de Inglés en Educación Infantil


Según los científicos, el vocabulario, y por tanto la facilidad a la hora de narrar cuentos, suele predecir el rendimiento escolar, por lo que los padres de los niños bilingües no deben preocuparse si en los primeros años sus hijos obtienen calificaciones más bajas que los niños monolingües en las pruebas de vocabulario tradicional, algo relativamente frecuente. Los científicos lo explican señalando que “aprender una palabra está relacionado con la cantidad de tiempo que pasas en cada idioma. Para los niños bilingües, el tiempo se divide entre idiomas”.


Los científicos también utilizaron el experimento para examinar la flexibilidad cognitiva de los participantes, valorando la capacidad de los pequeños bilingües para cambiar entre juegos con distintas reglas, pero manteniendo la precisión y el tiempo de reacción.



Noticia relacionada: Beneficios de aprender idiomas para el cerebro de los niños: más de los que imaginas