Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

¿Qué es el amor? Depende del idioma que hables

Un estudio revela que las emociones no significan lo mismo en todos los idiomas, y que las personas se refieren a cosas distintas cuando hablan de amor, ira, tristeza o sorpresa.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de ¿Qué es el amor? Depende del idioma que hables

La Navidad es una época de emociones. Y es que durante estas fechas a todos nos gusta expresar lo que sentimos, principalmente, el amor hacia los seres queridos, o la sorpresa cuando recibimos un regalo muy esperado.


Sin embargo, una palabra de amor o una frase de tristeza o de ira no significa lo mismo si se dice en español que, si por ejemplo, se pronuncia en turco. Es la principal conclusión a la que ha llegado un estudio que confirma que las emociones no significan lo mismo en todos los idiomas.


Según esta investigación publicada en la revista Science y llevada a cabo por expertos en Psicología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, en colaboración con científicos del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, y la Universidad Nacional de Australia, existen variaciones en cómo las emociones se expresan entre culturas.


Para llegar a esta conclusión, estos investigadores estudiaron 2.474 idiomas hablados de todo el mundo, y descubrieron que la forma en que los humanos conceptualizan emociones como la ira, el miedo, la alegría o la tristeza puede diferir entre hablantes de diferentes idiomas.


>> Te recomendamos: Máster en psicoterapia del bienestar emocional



Colexificación, la base de este estudio


Apoyados sobre una base de cientos de palabras extraídas de 2.474 idiomas diferentes, estos investigadores crearon una serie de redes de conceptos que expresan 24 emociones diferentes, y se fijaron exclusivamente en los polisémicos, lo que tienen más de un significado.


A través de este análisis descubrieron que, si en otro idioma hay otro término que expresa las mismas dos o tres emociones, se estaría ante una conceptualización común, un fenómeno conocido como colexificación.


La pregunta que se hicieron estos investigadores fue sí los idiomas colexificaban las emociones y, de ser así, qué emociones se consideraban similares y distintas. Estas redes de colexificación de emociones variaron significativamente, lo que les llevó a pensar que las palabras que expresan emociones pueden variar en significado entre idiomas.


Y de aquí se extrajo la conclusión principal de este estudio, que los idiomas describen las emociones de manera diferente en todo el mundo.


Esto se demuestra, por ejemplo, con el dolor, que mientras que en algunos idiomas el dolor es un sentimiento similar al miedo o a la ansiedad, en otros, sin embargo, el dolor está más cerca del arrepentimiento.


Algo parecido ocurre también con la sorpresa, pues según Joshua Conrad Jackson, de UNC-Chapel Hill y autor principal del estudio, existen familias de idiomas que tienen asociaciones negativas con la emoción sorpresa, y otras que, sin embargo, asocian esta palabra a emociones positivas.


>>Te recomendamos: Máster en Inteligencia Emocional. Más info en este formulario:


Máster en Inteligencia emocional