Universidad Pública y Universidad Privada, frente a frente

Más de 70 universidades, entre públicas y privadas, compiten en excelencia, calidad y formación. Los futuros universitarios poseen una amplia oferta de centros en los que formarse. Sólo deberán decidir una cosa, ¿pública o privada?

Jarea Satué Redacción Aprendemas - 20/04/2009

|
Universidad Pública y Universidad Privada, frente a frente

Llega la hora de la verdad. Del 8 al 19 de junio,?250.000 estudiantes de ?ltimo curso de bachillerato?se enfrentar?n?a las pruebas de Selectividad.?Luego, si la?superan,?tendr?n?que decidirse por alguna de las 77 universidades repartidas?por todo el territorio espa?ol. Y as? llega la primera gran inc?gnita sobre si interesa cursar estudios en un centro p?blico o privado.

?

Qu? duda cabe que la nota final va a condicionar el centro de destino. Pero es tanta la oferta universitaria que candidato tiene un amplio margen de elecci?n. Tendr? ?ste que evaluar, por ello, muy diversos factores de la lista de centros elegibles como su proximidad, su reconocimiento, su calidad acad?mica, su preocupaci?n y orientaci?n hacia el mercado laboral, sus medios materiales y t?cnico y, por supuesto, el coste global de sus estudios. Y es, ?ste ?ltimo, un asunto nada balad? y que toca de lleno el dilema de elegir entre una ense?anza universitaria p?blica o una privada.

?

Argumentos a favor y en contra se cruzan en una dial?ctica que tiene por objeto decidir qu? modelo de ense?anza es el m?s adecuado. Dos ejemplos: que las tasas de matriculaci?n en un centro privado son notablemente m?s altas que las de uno p?blico no es nada nuevo; tampoco, que las instalaciones de las universidades privadas son modernas y est?n acondicionadas con las ?ltimas novedades en tecnolog?a. Por eso representantes de ambos sectores explican c?mo sus universidades se preparan para atraer a una nueva oleada de j?venes, todav?a hoy, indecisos.

?

La calidad de la ense?anza a debate

?

La experiencia en universidades privadas en nuestro pa?s se remonta poco en el tiempo. Su incorporaci?n al mapa acad?mico es relativamente joven, salvo instituciones como la Universidad de Deusto, la Universidad de Navarra, la Pontifica de Salamanca o la Universidad de Comillas. Enrique Fern?ndez Redondo, vicerrector de Ordenaci?n Acad?mica y Profesorado de una de las de reciente creaci?n, la Universidad Camilo Jos? Cela, asegura que la universidad privada busca distinguirse de la p?blica, ofreciendo ?un nivel de exigencia acad?mico m?ximo, una alta calidad en todos los servicios ?tanto docentes como no docentes-, una atenci?n personalizada y haciendo realidad la creaci?n de una universidad dedicada al aprendizaje y no a la ense?anza, centr?ndonos en el alumno como parte activa y protagonista de su aprendizaje?. Herramientas para conseguir estos objetivos son, por ejemplo, grupos de alumnos reducidos o un trato casi individualizado; sin olvidar las magn?ficas salidas profesionales, gracias a los acuerdos establecidos con las empresas.

?

Por su parte, la universidad p?blica, que tambi?n tiende a reducir sus grupos y mejorar sus instalaciones, juega su mejor baza en el prestigio, ganado en parte por los a?os de experiencia, lo que hace que resulten m?s atractivas para quienes piensan dedicarse a la investigaci?n. Centros como la Universidad Complutense o la Universidad de Alcal? de Henares arrastran una amplia trayectoria a sus espaldas, tal y como asegura Margarita Bara?ano, vicerrectora de la Universidad Complutense de Madrid, y ?que s?lo algunas privadas, tambi?n hist?ricas, poseen. Este aspecto ha permitido la creaci?n de un poso acad?mico, cultural e investigador que la mayor?a de las instituciones privadas no tiene?. Bara?ano arguye otra raz?n principal: el alto porcentaje de estudiantes que recurre a los centros p?blicos, en torno al 85% del total. De la misma opini?n es Jos? Manuel Vera, vicerrector de alumnos de la Universidad Rey Juan Carlos, que adem?s pone el acento en ?el elevado n?mero de titulaciones que la universidad p?blica posee respecto a la privada, en t?rminos generales, y en la calidad de las instalaciones docentes e investigadoras?. Pero lo m?s importante es saber como estos centros, p?blicos y privados, se han ido adaptando a los diferentes cambios que la sociedad, y por ende la universidad, ha sufrido en los ?ltimos 20 a?os.

?

Adolfo de Lux?n, coordinador del servicio de Empleo y Carrera Profesional del Colegio de Soci?logos y Polit?logos de Madrid concede a la universidad tres funciones b?sicas: la preparaci?n de sus estudiantes para un puesto de trabajo, una labor de investigaci?n que, tal vez, para las privadas no resulte muy rentable, pero s? lo sea para las p?blicas, y fomentar el concepto de formaci?n para la poblaci?n en general. Para este soci?logo, tradicionalmente, las universidades privadas se han visto rodeadas de un menor prestigio que las universidades p?blicas, por ser centros donde ?iban peores estudiantes?. Sin embargo, asegura que esto ha evolucionado en los ?ltimos a?os ?y las universidades privadas se han adaptado con m?s rapidez que las p?blicas en ofrecer, por ejemplo, titulaciones mixtas, mientras que las p?blicas siguen teniendo m?s experiencia en aquellas carreras m?s cl?sicas. Tambi?n la oferta de postgrados y m?sters es m?s interesante en los centros de pago que en los p?blicos?.

?

El n?mero de universitarios desciende cada a?o

?

En tan s?lo una d?cada, la que va de finales de los ochenta a finales de los noventa, la poblaci?n universitaria pas? de rozar el mill?n de estudiantes a superar el mill?n y medio. Sin embargo, en los ?ltimos diez a?os, el n?mero de alumnos que, terminado el bachillerato, decide decantarse por la formaci?n universitaria ha descendido un 12%. Esto se debe, seg?n De Lux?n, a un motivo sencillo, el demogr?fico: ?La generaci?n del baby boom se licenci? a finales de los noventa y ahora hay menos j?venes en edad de estudiar una carrera universitaria?. Este dato se invierte cuando hablamos de la educaci?n a distancia. La UNED, centro p?blico a distancia de referencia en Espa?a, es la ?nica universidad que ha registrado un incremento de alumnos, y en este caso tambi?n es de un 12%, aunque se explica si se observa el perfil del estudiante que opta por la educaci?n a distancia. ?Es un alumno que estudia a la vez que trabaja?, aseguran desde la UNED. Aun as?, resulta parad?jico que democratizado el acceso a la ense?anza superior, hoy haya menos j?venes que opten por ella como una opci?n de futuro. Otro de los motivos que apunta Adolfo de Lux?n son las caracter?sticas del desarrollo econ?mico que ha imperado en Espa?a en los ?ltimos a?os. ?Exist?an opciones labores, como la construcci?n o el comercio, con lo que pod?as obtener un buen sueldo sin tener que estudiar una carrera universitaria?. Ahora, las cosas son diferentes y, hist?ricamente, ?durante ?pocas de menor crecimiento econ?mico, se suele dilatar la estancia en la universidad?. Como medida anti crisis, muchas universidades privadas han desarrollado programas especiales para momento cr?ticos, como el que vivimos actualmente.

?

Apostar por estudiar en una universidad privada implica elevadas inversiones y precios muy por encima de la media. Con los bolsillos de las familias espa?olas bajo m?nimos, las universidades privadas van a sufrir un descenso sustancial de las matr?culas en ?ste y pr?ximos cursos acad?micos. Pero ya hay interesantes iniciativas en marcha con el fin de retener un alumnado titubeante ante el intrincado momento econ?mico que vive el pa?s.

?

En este sentido, la Universidad Europea de Madrid present? recientemente un novedoso paquete de medidas destinado a garantizar que ninguna situaci?n econ?mica externa al alumno del centro le impida acceder o continuar con sus estudios. El denominado Plan de Financiaci?n y Seguro de Estudios incluye, entre otras cosas, la creaci?n de un seguro que cubre la incidencia de que las personas responsables de financiar la formaci?n acad?mica del alumno cayesen en situaci?n de desempleo o de incapacidad total temporal. Este seguro, de contrataci?n voluntaria, garantiza al asegurado ?padre, madre, abuelo, abuela, o tutor legal del alumno matriculado en Universidad Europea de Madrid- la percepci?n de una cantidad determinada de dinero durante un m?ximo de nueve meses consecutivos. Esta cantidad depender? del formato elegido por el asegurado: una cuota anual de 150 euros, que supone mensualidades de 1.000 euros, o una opci?n reducida de 70 euros anuales, que garantiza la percepci?n de 500 euros mensuales. El seguro ofrece distintas posibilidades de financiaci?n para facilitar el acceso a los estudios. Lo que permite que el alumno pueda adaptar los pagos a su situaci?n concreta.

?

De hecho, el coste econ?mico resulta, en muchas ocasiones, un inconveniente de las privadas respecto a las p?blicas. Un reciente estudio de la Federaci?n de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI) ha puesto de relieve las diferencias econ?micas entre estudiar en una universidad p?blica y una universidad privada. Del informe, en el que han participado la Universidad Complutense, la Aut?noma, la Polit?cnica, la Carlos III, la de Alcal?, la UNED, la Europea de Madrid, la Alfonso X el Sabio, la Antonio de Nebrija, la Francisco de Vitoria, la San Pablo CEU, la Camilo Jos? Cela y la Pontificia de Comillas, se desprende que el coste medio de los estudios cursados en una universidad privada es nueve veces m?s caro que en la p?blica. En estas ?ltimas el precio medio ronda los 800 euros de media, aproximadamente, siendo la Universidad Rey Juan Carlos la m?s cara de las p?blicas. En las privadas, el coste medio se dispara hasta los 7540, siendo la Europea la m?s cara con una matr?cula que se eleva hasta los 9250. Siendo estos los gastos es l?gico que surjan medidas que ayuden a los interesados en estudiar en un centro de pago a costearse la matr?cula.

?

Adem?s de la p?rdida de alumnos, con crisis o sin ella, este no es el ?nico mal que achaca a esta instituci?n. La lacra de la educaci?n primaria y secundaria, el fracaso escolar, tambi?n se ha instalado en la educaci?n superior. En torno al 30% de alumnos que comienzan una carrera universitaria no termina sus estudios y algo menos, un 26%, lo hace pero fuera del plazo previsto. A este respecto, Enrique Fern?ndez Redondo apunta que ?el fracaso y el abandono de los estudios se derivan de una mala elecci?n, en la mayor?a de los casos, por una deficiente informaci?n sobre los contenidos de la carrera y sus salidas profesionales?. Desde su universidad ?asegura- se pone especial atenci?n en este aspecto, con un seguimiento acad?mico personalizado, ?una tutorizaci?n de la labor de los alumnos y una exigencia alta pero acorde a las caracter?sticas de cada titulaci?n?. Adem?s, considera fundamental que el personal docente, como es el caso, est? ?muy implicado en esta labor, ayudando y orientando al alumno en todo momento?. Si volvemos la mirada hacia la universidad a distancia, la cosa cambia. Las cifras de abandono rondan el 55% de los alumnos de primer curso. David S?nchez, director de comunicaci?n de la UNED, ofrece una explicaci?n: ?La gente cuando se matricula en la UNED cree que es mucho m?s f?cil, como un curso a distancia. Pero esto es una universidad que exige mucho a sus alumnos. Aqu?, la carrera de derecho es igual de dura que en una universidad presencial. Por eso, en el primer a?o, hay mucho abandono. Sin embargo, de los que se quedan aprueba un 80%?.