Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

¿Y si ser muy inteligente fuese perjudicial para el amor?

Todo el mundo quiere a una persona inteligente a su lado, pero quizás no a un Einstein. ¿Se puede ser demasiado listo para gustar a una persona?

Publicado en Mundo Educativo
Foto de ¿Y si ser muy inteligente fuese perjudicial para el amor?
Inteligencia e ingenio son dos de las principales características que buscamos en una pareja potencial. Así lo desvela una investigación con más de 200.000 personas desarrollada por Lippa. De hecho, es el don más apreciado por los hombres y el segundo más valorado por las mujeres, sólo por detrás del sentido del humor.

La inteligencia debería ser y es una ventaja a la hora de encontrar pareja, pero ¿hay un límite? ¿Es bueno ser muy listo? Uno de los problemas de la mayoría de estos rankings es que se limitan a listar habilidades sin incidir en la medida de cada una de ella. Si ser gracioso es bueno, ser muy gracioso lo será más y lo mismo con cualquier otra cualidad como la inteligencia.

En esta línea y en teoría, una persona muy inteligente será una compañía estimulante, creativa, con capacidad de solventar problemas, de conversar… Todas estas parecen cualidades más que deseables aunque puede que hasta un límite. Una investigación de la University of Western, Australia, ha explorado estos límites. Para lograrlo tomaron como referencia 375 personas con un cociente intelectual en la media y les preguntaron cómo de atractivas encontrarían a personas con diferentes coeficientes intelectuales, tanto para relaciones cortas como largas.

>>Hemos encontrado: Máster en Inteligencia Emocional y coaching educativo

Los resultados confirmaron la máxima de que todo es bueno, siempre que se sirva en su justa medida. El nivel de atracción se iba incrementando para perfiles con cocientes entre el percentil 1 y 50 y de nuevo subía al alcanzar el percentil 75 para alcanzar su máximo en el 90.  A partir de ahí, el interés potencial disminuía. En otras palabras, las personas más inteligentes gustaban menos.

Ese 90% que marca el estudio establece que las personas con un cociente intelectual en torno a 120 son más atractivas. Hasta llegar a ese punto, cuanto más inteligente mejor, pero superado el mismo, las posibilidades de ligar se reducen.

>>Te puede interesar: Curso en Pareja y dinero, lo tuyo, lo mío, lo nuestro: charla coloquio

Lo que el estudio no aclara es el motivo de esta tendencia, aunque los autores especulan con la posibilidad de que las personas más inteligentes tengan peores habilidades sociales. También podría ser que esa diferencia entre coeficientes imponga demasiado respeto a la otra parte o que, simplemente, no existan tantos puntos y aficiones en común.

>>Apúntate: Especialista en Coaching Sexual. Más info en este formulario:

Especialista en coaching sexual y de terapia de pareja con Gestalt