Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

¿Toca estudiar en verano? Apunta canela en la lista de la compra

Especias, frutas como los arándanos o el chocolate también permiten mejorar la concentración y la capacidad de aprendizaje y de memorizar.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de ¿Toca estudiar en verano? Apunta canela en la lista de la compra
La alimentación tiene un efecto directo en el organismo y en la salud y, también, en el cerebro. Así lo vuelve a corroborar uno de los últimos estudios que se han realizado sobre este tema y que ha sido desarrollado por la Rush University Medical Center.

>>Quiero formarme en NUTRICIÓN | DIETÉTICA

La investigación ha permitido evidenciar que la canela puede ayudar a aprender, ya que los ensayos realizados con ratones que tenían poca capacidad de aprendizaje la mejoraban con la ingesta de canela.

El estudio, publicado recientemente en el Journal of Neuroimmune Pharmacology, se centró en hacer un seguimiento a los ratones que fueron seleccionados previamente por su capacidad de aprendizaje. En este proceso, se utilizó el laberinto de Barnes, que es circular y que consta de 20 hoyos para evaluar si, tras dos días de entrenamiento, podían encontrar el agujero de destino.

>>Ver Curso Universitario de Estimulación Cognitiva

Los ratones, una vez clasificados, recibieron alimentación oral con canela en polvo. La especia se metabolizó en los organismos a través del benzoato de sodio, que es una sustancia química que se utiliza como tratamiento farmacológico para una lesión cerebral.

Los investigadores comprobaron que la entrada del benzoato de sodio en los cerebros de los ratones aumentó el CREB, que es una proteína que está implicada en la memoria y el aprendizaje. Además, se producía una disminución de GABRA5, que es la proteína que genera una conducta inhibidora en el cerebro, mientras a su vez se generaba otro efecto basado en el incremento de la plasticidad de las neuronas del hipocampo, que es la parte del cerebro que genera, organiza y almacena la memoria.

Todos estos cambios produjeron una mejora de la memoria y del aprendizaje de los ratones por lo que la canela se perfiló como un alimento idóneo para revertir los cambios bioquímicos, celulares y anatómicos que sucedían en el cerebro de los ratones con poca capacidad de aprendizaje. Sin embargo, no se observaron modificaciones en los ratones que sí tenían desde el principio buenas habilidades para aprender.

Otros alimentos para aprender


La canela, que con la investigación también se ha evidenciado que puede ayudar a hacer frente a la enfermedad del Parkinson, no es la única especia y alimento que es beneficiosa para la memoria y el aprendizaje. Otros análisis y guías publicadas por diversas universidades, como la de Murcia, y el estudio longitudinal Maine-Siracusa (MSLS), también constatan los beneficios de la comida en el cerebro.

De este modo, se aconseja el consumo de pescado frente al de carne, al ser menos graso y más fácil de digerir, aparte de tener un alto valor nutricional y ser rico en proteínas, Omega-3 y vitamina D. En el caso de las carnes, las mejores opciones son las que son ricas en vitamina B12 como la pechuga de pollo y pavo. Asimismo se encuentra en los huevos y la leche baja en grasa.

Además, tienen efecto positivo las frutas y verduras por ser fuente de vitaminas hidrasalubles, minerales y fibra, que se precisan para el correcto funcionamiento del cerebro. Especial atención merecen los arándanos -cuyas propiedades potencian el rendimiento cognitivo, aparte de mejorar la circulación de la sangre en el cerebro-, así como las bayas y otras frutas silvestres como fresas y moras. Estas son ricas en antioxidantes, que previenen los fallos en las neuronas y retardan el deterioro mental.

La remolacha también contribuye a evitar la pérdida de memoria, al igual que las zanahorias por los beta-carotenos que son antioxidantes, los dátiles y las endivias. Precisamente, estas últimas aportan zinc al organismo, siendo necesario en la síntesis de los neurotransmisores para mejorar la capacidad de memorización, comprensión, coordinación y concentración.

En esta lista tampoco pueden faltar los frutos secos como las nueces, anacardos y almendras, que tienen un importante aporte de ácidos grasos Omega-3 y Omega-6, así como vitaminas liposolubles y minerales, que son muy buenos para la memoria.

Y, finalmente, está el chocolate que contiene teobromina, que es un estimulante que ayuda a mejorar la capacidad cognitiva, la memoria, la atención y reacción, además de tener flavonoles del cacao, que estimulan la mente.

>>Quiero hacer un Curso de Chocolate

También te pueden interesar:
>>Máster europeo en Nutrición y Alimentación
>>Curso para Aprender a Estudiar (Técnicas de Estudio)

 

Más información:

Rush University Medical Center
Recomendaciones nutricionales en períodos de exámenes. Universidad de Murcia
Estudio longitudinal Maine-Siracusa (MSLS)