Un estudio revela que dormir es la clave para conservar los recuerdos

Las neuronas que se activan durante el aprendizaje siguen tatuando recuerdos en el cerebro mientras dormimos

Esta investigación de la Universidad de Michigan demuestra que el sueño ayuda a asociar las emociones con la memoria.

Hace años que los estudios científicos revelaban el hecho de que el sueño nos ayuda a dar sentido a nuestras emociones. Sin embargo ahora, la ciencia va más allá y una nueva investigación desarrollada en la Universidad de Michigan asegura que dormir es la clave para asociar las emociones con la memoria. 

Y es que, aunque solemos pensar que al irnos a dormir nuestro cerebro se apaga, esta nueva investigación asegura que los grupos de neuronas que se han activado durante el aprendizaje, siguen tatuando recuerdos en el cerebro mientras dormimos. 

>>Ver Cursos de Neurociencia en la Educación Infantil.

Varios investigadores de la Universidad de Michigan estuvieron un tiempo estudiando cómo se forman y almacenan los recuerdos asociados en ratones. Esta investigación, que ha sido publicada en la revista Nature Communications, tenía como principal objetivo examinar cómo se formaba un recuerdo aterrador relacionado con un estímulo visual específico.

La investigación demostró que, de forma general, el sueño nos ayuda a dar sentido a nuestras emociones, incluso, que desempeña un papel clave a la hora de codificar la información extraía de las experiencias que vivimos cada día. Por lo tanto, dormir es clave para conservar los recuerdos. 

La investigación científica ya demostró que, en general, el sueño nos ayuda a dar sentido a las emociones. De hecho, desempeña un papel clave a la hora de codificar la información extraída de las experiencias del día, por lo que es fundamental para conservar los recuerdos.

>>Recomendado: Cursos online de Psicología.

De hecho, los investigadores que participaron en este estudio descubrieron que las neuronas que se activan por el estímulo visual, no sólo se mantienen más activas durante las horas de sueño sino que, además, el sueño es vital para conectar la memoria con el evento sensorial vivido.

Según reconoce Sara Aton, autora principal de este estudio, lo que se pretendía comprobar con esta investigación, concretamente, era si existe comunicación entre las partes del cerebro que median entre la memoria del miedo y  las neuronas específicas que median la memoria sensorial a la que está vinculado el miedo. 

Noticia relacionada: Trabajar la resiliencia con los estudiantes disminuye su agotamiento y la angustia psicológica