Drogas inteligentes: verdades y mentiras en torno a su aplicación para mejorar la capacidad intelectual

Foto: Drogas inteligentes: verdades y mentiras en torno a su aplicación para mejorar la capacidad intelectual

Drogas inteligentes: verdades y mentiras en torno a su aplicación para mejorar la capacidad intelectual

El estudio de sustancias que mejoren las capacidades intelectuales ha avanzado notablemente en los últimos años. Aunque no existe aún ninguna píldora mágica.

Durante mucho tiempo se ha creído que ciertas habilidades como la concentración, la memoria o, incluso, la inteligencia nos venían determinadas al nacer y permanecían invariables hasta que, por motivos de la edad, empezaban a deteriorarse. Sin embargo, muchas de estas teorías ya han sido rebatidas por la ciencia.

Qué son las drogas inteligentes y cuáles son los fines

Los nootrópicos o drogas inteligentes son medicamentos o suplementos para la mente que pueden mejorar las funciones cognitivas. Sin embargo, no todos estos medicamentos resultan efectivos y hay una evidencia científica de que pueden crear adicción y otros efectos nocivos para la salud.

En los últimos años se ha disparado el consumo de medicamentos recetados para el tratamiento de enfermedades como el Alzhéimer, el Parkinson o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) bajo la creencia de que estos fármacos mejoran el rendimiento intelectual.

Muchos estudiantes, opositores y trabajadores recurren habitualmente a algún tipo de medicamento que les ayude a concentrarse mejor. Sin embargo, estas sustancias contienen propiedades adictivas, y cuando dejan de tomarlas se ven incapaces de estudiar o trabajar a pleno rendimiento.

>> Ver Cursos de Regulación Normativa y Registro de Medicamentos.

Los nootrópicos son medicamentos específicamente diseñados para facilitar el aprendizaje y prevenir los problemas cognitivos asociados con la demencia. Sin embargo, su uso sin supervisión médica podría generar efectos adversos a la salud.

Según el informe «Tendencias mundiales de las drogas ilícitas» de Naciones Unidas, estos medicamentos potenciadores del conocimiento actúan incrementando el riego sanguíneo del cerebro y aumentan los niveles de ciertos neurotransmisores que desempeñan una función en el aprendizaje y la memoria.

Sin embargo, actualmente, no hay un consenso científico sobre los beneficios reales de estas sustancias para lograr esos fines, y su consumo podría entrar en lo que se considera “pharming”, que es el uso de fármacos con fines distintos a los que están dirigidos.

De hecho, el consumo de estos fármacos se ha disparado en algunos países como Estados Unidos, y un estudio del departamento de neuropsicología clínica de la Universidad de Cambridge reporta que, al menos 17% de los estudiantes universitarios estadounidenses, han aceptado haber usado este tipo de fármacos para intentar mejorar su concentración o memoria.

Tipos de nootrópicos y su efectividad

A día de hoy, existen al menos cuatro elementos activos considerados como nootrópicos: el metilfenidato, el piracetam, la memantina y el modafinilo. Éstos tienen algunos efectos en el desempeño cerebral, como ayudar a permanecer despierto y en alerta:

El metilfenidato mejora el funcionamiento congnitivo en general, como la memoria y la velocidad de procesamiento de la información. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ha recomendado que este medicamento sea suministrado por personal sanitario especializado, para evitar la intolerancia por parte de los pacientes a esta sustancia.

En el caso del piracetam, este medicamento se empezó a utilizar hace más de 30 años en niños con problemas de aprendizaje y de lenguaje o con trastornos específicos de lecto-escritura como la dislexia y la disgrafía.
Sin embargo, numerosas investigaciones han destacado que no hay una evidencia real que demuestre que el piracetam mejore el funcionamiento cognitivo en personas sin estos problemas de aprendizaje.

La memantina es una sustancia que hace más lento el deterioro cognitivo y, según la OMS este medicamento es efectivo en el tratamiento del Alzheimer, ya que retrasa la aparición de la demencia.

Pero sobre sus efectos como estimulante intelectual, no hay resultados estadísticamente significativos de que la memantina sea un buen potenciador para la memoria en personas que no padecen Alzheimer o demencia.

>> Prepara tu Oposición a Agente de la Hacienda Pública con ayuda de una academia especializada. Ver opciones.

La cafeína, el estimulante preferido por los estudiantes

Los estimulantes son las sustancias preferidas por los estudiantes, por su capacidad para aumentar la vigilia, la euforia, la sensación de reducir la fatiga, y porque consiguen relajar la musculatura bronquial, además de proporcionar un mayor aporte sanguíneo del músculo.

Sin embargo, su uso tiene otros tantos efectos negativos, como la taquicardia, arritmia, la dependencia, y su uso continuado obliga a aumentar las dosis para obtener el mismo efecto, alteran la temperatura corporal, hacen trabajar más al corazón, lo que podría causar un colapso circulatorio, fallos respiratorios, pérdida de apetito, ansiedad, etc.

El estimulante más utilizado en el mundo es la cafeína, ya que se trata de una sustancia que se absorbe rápidamente, alcanza los niveles máximos en sangre a los 60 minutos y sus efectos tienen una duración de 2 a 12 horas.

La dosis máxima recomendable es de 300 mg. de cafeína al día, pero con una sola taza de café estamos ingiriendo unos 85 mg. En grandes dosis, los efectos secundarios podrían ser muy nocivos, lo que es especialmente preocupante teniendo en cuenta que produce tolerancia, es decir, que, al consumirla habitualmente, es necesario aumentar la dosis para conseguir los mismos efectos que al principio.

Entre los efectos negativos de la cafeína destacan: las taquicardias, arritmias, crean dependencia, hace trabajar más al corazón, lo que podría causar un colapso circulatorio, fallos respiratorios, pérdida de apetito, o ansiedad, entre otros muchos.

>> Ver opciones para preparar tu Oposición a Profesor de Educación Secundaria.

Complejos vitamínicos para mejorar el rendimiento intelectual

Además de los nootrópicos, las anfetaminas y las elevadas dosis de cafeína, muchos estudiantes también recurren a otros medicamentos o complejos vitamínicos en los momentos del año en los que tienen más estrés o necesitan rendir más.

Uno de estos complejos vitamínicos es Berocca, que es una combinación específica de vitaminas del complejo B, vitamina C y minerales esenciales que ayuda a la actividad mental diaria, no contiene excitantes y puede ser administrado todo el año, sin necesidad de periodos de descanso.

Otro conocido complejo vitamínico es Memorex, un medicamento que se suministra bajo receta médica, pues está indicado para casos de astenia psicofísica, disminución del rendimiento intelectual y estados carenciales y de estrés.

También es conocido el Normovital Forcemil, un suplemento recomendado para la prevención de estados carenciales de vitaminas y sales minerales, compensando las deficiencias que pudieran producirse en casos de alimentación inadecuada, regímenes alimenticios, convalecencias y estados de agotamiento físico o intelectual. Se vende sin receta médica y no se debe tomar de forma continuada.

Sin embargo, la mayoría de estos suplementos para la memoria y la concentración están compuestos por fosfatidilserina, taurina, teanina, jalea real, minerales y vitaminas, elementos que están naturalmente presentes en muchos alimentos.

Alimentación saludable y sus beneficios para el cerebro

Una evidencia científicamente demostrada es que una buena alimentación es básica para el correcto funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso.

Hierro

En este sentido, el hierro es un mineral imprescindible para que el cerebro lleve a cabo correctamente sus funciones. Concretamente, este mineral es el responsable de que la hemoglobina transporte en los glóbulos rojos el oxígeno a todos los tejidos del organismo.

Para alcanzar el consumo mínimo de hierro recomendado, unos 15 gramos al día, nuestra dieta debe contener carnes, mariscos, frutos secos y legumbres. Se recomienda acompañar estos productos con frutas ricas en vitamina C, que mejoran la absorción de hierro.

Desayuno

Además de los alimentos ricos en hierro, el desayuno cumple una función esencial para lograr un adecuado rendimiento intelectual. Y es que, la primera comida del día proporciona la energía necesaria para afrontar las tareas matinales, por lo que es recomendable evitar la bollería industrial, los refrescos o las bebidas estimulantes, como el café, y sustituirlos por pan, leche, cereales o frutas. Además, tomar algo dulce a media mañana ayuda a mantener los niveles de glucosa.

Otros alimentos que favorecen el correcto funcionamiento del cerebro son los huevos, la carne roja o las vísceras por su alto contenido en colina, miembro de la vitamina B que aumenta los niveles de acetilcolina, un neurotransmisor del cerebro.

Además, la colina puede encontrarse también en la soja, coles, garbanzos, lentejas, arroz o lechuga. Otra forma de conseguir colina es a través de suplementos, o en forma de granos de lecitina de soja.

Ácidos grasos Omega-3

Asimismo, numerosos estudios científicos sugieren también que los ácidos grasos omega-3 tienen efectos beneficiosos sobre el cerebro. Los omega-3 se encuentran, sobre todo, en pescados azules como la sardina, y en algunas fuentes vegetales como las semillas de lino.

Fitoterapia: las plantas y la actividad cerebral

La fitoterapia es la ciencia que estudia la utilización de las plantas con finalidad terapéutica. Muchas plantas y remedios que utilizaron los antiguos egipcios, griegos o romanos continúan utilizándose hoy en día.
Algunas plantas como el Ginkgo Biloba son conocidas por sus propiedades para mejorar las funciones cerebrales pues de sus hojas se obtiene un extracto que posee flavonoides, y que al ingerirse aumentan la circulación sanguínea central y periférica.

También el romero es una planta indicada en casos de agotamiento nervioso pues es una planta rica en principios activos y su acción se ejerce sobre casi todos los órganos. Por otra parte, la planta herbácea Vincapervinca, de la familia de las apocináceas, se recomienda para estimular las capacidades cerebrales.

Y el ginseng, una planta presente en suplementos vitamínicos tan conocidos como el Pharmaton Complex, es un estimulante del sistema nervioso central, lo que se traduce en una mayor resistencia al cansancio y una mejora del tono cardiocirculatorio.

>> Ver Cursos de Herbodietética.

Trucos para mejorar la capacidad intelectual

Además de los zootrópicos, la dieta y los suplementos vitamínicos, existen otras muchas formas para impulsar las habilidades intelectuales. Según un estudio realizado por Frances Rauscher, psicólogo de la Universidad de Wisconsin, en Oshkosh, escuchar a Mozart mejora la capacidad matemática y espacial de las personas. Los estudios que se han realizado con ratas han tenido unos efectos muy parecidos.

Los videojuegos son también una potente herramienta también para conseguir una buena concentración y ejercitar, tanto la memoria como el razonamiento y el pensamiento lógico. Un buen ejemplo es la app Clockwork Brain, que permite practicar gimnasia mental y ejercitar la atención, realizar puzles o trabajar la memoria fotográfica, entre otros usos positivos para el cerebro.

Otros videojuegos más tradicional como el Tetris, son beneficiosos para la actividad cerebral. Un estudio publicado en la revista BMC Research Notes afirma que su uso aumenta la actividad de las partes del cerebro asociadas con el pensamiento crítico, el procesamiento y el razonamiento.

Asimismo, practicar deporte varios días en semana puede contribuir a mejorar el aprendizaje, el razonamiento abstracto o la concentración hasta en un 15%, pues el ejercicio físico proporciona oxígeno extra al cerebro y promueve la creación de nuevas neuronas.

Y numerosos estudios científicos también apuntan a que un buen descanso es un factor clave en el proceso de aprendizaje, porque al dormir el cerebro sigue trabajando, aumenta su rendimiento, la memoria mejora y hasta puede aumentarse la creatividad.

>> ¿Vas a estudiar unas Oposiciones? Ver opciones disponibles.