Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Cinco consejos para fijar mejor los contenidos de los exámenes

Saber cuál es el mejor momento para repasar, utilizar técnicas memorísticas y darte pequeños caprichos puede ayudarte a memorizar tu próximo examen.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Cinco consejos para fijar mejor los contenidos de los exámenes
Enfocando ya el último tramo del curso escolar, los estudiantes ven la llegada de los exámenes a la vuelta de la esquina. Es el momento de hincar los codos, pero poniendo en práctica estos consejos de Greatist.com los contenidos se fijarán mejor en nuestro cerebro.

Estudia cuando comience a entrarte sueño. Un repaso justo antes de dormir, cuando ya notas que se te caen los párpados, te ayudará a memorizar mejor el contenido, ya que durante las horas de sueño el cerebro tiende a fijar los nuevos recuerdos. De esta manera, por la mañana tienes bastantes posibilidades de recordar lo repasado a última hora.

>> Ver Curso de Técnicas de Estudio


Usa técnicas memorísticas. Si tienes que aprenderte una lista de nombres, lo mejor es fijarte en las iniciales de cada palabra y transformar esas iniciales en otras palabras que den lugar a una frase, cuanto más absurda y rocambolesca mejor. Una frase llamativa es mucho más fácil de memorizar que varias palabras que no nos transmiten ningún tipo de emoción.

>> Me gustaría hacer un curso de Coach en Técnicas de Estudio


Logra recuerdos sólidos. Si tienes mucha materia que aprender procura aprenderla en pequeñas cantidades, espaciando la memorización y siempre revisando lo ya aprendido previamente. Eso, junto con el estudio de la materia en diferentes ambientes (como la biblioteca, el comedor, tu habitación de estudio o incluso una cafetería) contribuirá a hacer más sólido tu aprendizaje.

Escribir para memorizar. Si un contenido te parece extremadamente difícil de aprender, escríbelo. Reproducir por escrito varias veces una palabra o repetir un esquema de nuevo te ayudará a fijar los contenidos y a recordarlos más adelante.

Date pequeños caprichos. En vez de estar consultando el teléfono cada pocos minutos, pensando lo mucho que te apetece hacer deporte o yendo a la nevera constantemente, fíjate un tiempo de estudio determinado y una vez lo hayas concluido date el capricho de levantarte, escuchar tu canción favorita, dar una vuelta a la manzana, consultar tus redes sociales o practicar un poco de meditación, lo que reducirá tu ansiedad y aumentará tu capacidad de concentración.

Rellena el formulario para recibir información del Curso de entorno personal de aprendizaje y técnicas de estudio


Entorno personal de aprendizaje y técnicas de estudio (Titulación Propia Universitaria con 4 Créditos ECTS)


 

Noticias relacionadas

El ejercicio aeróbico mejora la memoria

Cinco sorprendentes pistas para saber si eres inteligente