Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Los 5 idiomas más difíciles de aprender para hispanohablantes

Hay algunos idiomas especialmente difíciles para quienes hablamos español, ya sea por su grafía, su pronunciación o sus peculiaridades intrínsecas.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de Los 5 idiomas más difíciles de aprender para hispanohablantes
Aprender un idioma siempre resulta una tarea que exige dedicación, pero existen algunos idiomas que, por sus propias características, resultan especialmente difíciles de aprender a los hispanohablantes, exigiéndoles un extra de esfuerzo y motivación. 

Son lenguas complicadas pero su aprendizaje, aunque cueste un poco más, tiene su recompensa. Entre las ventajas de dominar estas lenguas que suponen un reto de aprendizaje está la escasez de personas que las manejan en nuestro país, por lo que se convierten en un elemento diferenciador en cualquier currículum a la hora de buscar empleo. 

Conocer una de estas lenguas puede suponer un pasaporte directo a un trabajo o una mejora de categoría en cualquier puesto.

>>Elige tu Curso de Idiomas online

Estos son los cinco idiomas más complicados para una persona que habla español:

Chino mandarín


La dificultad de esta lengua reside en la pronunciación de las palabras, ya que hay que estar muy atento al tono empleado. El alfabeto, además, no se parece nada al occidental, y el significado de las palabras puede variar en función del contexto en el que utilicen. Se estima que en 24 meses se puede alcanzar, con dedicación, un conocimiento básico del idioma.

Ruso


El idioma ruso tiene una gran variedad de acentos, de ahí que se considere un idioma complejo para los hispanohablantes. Hacer frente a un alfabeto diferente, en una lengua que puede presumir de un amplio vocabulario y una gramática compleja, es una dificultad añadida. Tras 40 semanas de estudio puedes comenzar a ver tus avances y a comunicarte en este idioma.

>>Te puede interesar: Curso de preparación para el examen de traductor-Intérprete jurado

Coreano


Sus principales dificultades radican en la gramática y el vocabulario, auténtico caballo de batalla para los hispanohablantes. Este idioma es atonal y su sistema de escritura es complicado, si a ello se le une una compleja conjugación de adjetivos y verbos, el resultado es que para dominar correctamente este idioma se necesiten años de estudio. 

Japonés


Con más de 10.000 caracteres y dos alfabetos fonéticos que aprender, el japonés es uno de los idiomas que más cuesta a los hispanohablantes. Sirva como ejemplo que para pronunciar correctamente esta lengua resulta imprescindible saber unos 50 sonidos diferentes. En cualquier caso, con un periodo de inmersión de seis meses a un año en Japón el tiempo que tardamos en dominar el lenguaje se acorta considerablemente. 

Árabe


La gramática, la pronunciación y la caligrafía son las principales dificultades que presenta este idioma, que se escribe de izquierda a derecha y no utiliza vocales. La lectura, por tanto, resulta un tanto complicada a personas hispanohablantes. Existe, además, una gran cantidad de dialectos o variedades regionales. Si quieres comunicarte en esta lengua necesitarás, al menos, 2.200 horas de estudio previas. 


Noticia relacionada: Dar clases de idiomas por Internet: es el momento