Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Un estudio confirma que el español y el japonés son los idiomas más rápidos del mundo

Según una investigación de la Universidad de Lyon, en el español y el japonés la carga de información en cada sílaba es menor, por lo que obligan al hablante a emplear más palabras y construcciones más largas para comunicar una idea.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de Un estudio confirma que el español y el japonés son los idiomas más rápidos del mundo
Seguro que en más de una ocasión has escuchado a un grupo de nativos hablar su propio idioma, y has sido incapaz de comprender la conversación porque te ha parecido que hablaban demasiado rápido.

Según los lingüistas, esto sucede por dos cosas: la velocidad del discurso, que es la cantidad de palabras habladas por segundo en un idioma, y también por la densidad de la información, que es la cantidad de información que se codifica en un segundo.

Un estudio reciente llevado a cabo en la Universidad de Lyon pone de manifiesto que el japonés y el español, por este orden, son los idiomas más rápidos del mundo por la velocidad del discurso aunque, según apunta, no transmiten más información por segundo que los demás, tal y como publica Magnet, de Xataka.

Según revela esta investigación, tanto el japonés como el español son idiomas más livianos porque la carga de información en cada sílaba es menor, lo que obliga a sus hablantes a emplear más palabras y a utilizar construcciones más largas para comunicar esencialmente la misma idea.

idiomas_rapidos

 

>> Te interesa: Curso online de Formación para profesores de español. Ahora con beca del 50% de las tasas. Más info en este formulario:

Curso de Formación para profesores de español


Para llevar a cabo este estudio, sus investigadores decidieron averiguar si, pese a las diferencias de velocidad, en todos los idiomas se tardaba el mismo tiempo en comunicar mensajes idénticos.

Por ello, hicieron una selección de diez hablantes de las 17 lenguas más representativas del mundo, y el estudio consistió en analizar cómo leían un total de 15 textos iguales cada uno de los hablantes.

Al finalizar la lectura, todos los hablantes llegaron a su punto de destino en el mismo tiempo. Por lo que los investigadores llegaron a la conclusión de que cada lengua adapta su velocidad y su ritmo a su grado de eficiencia.

Esto supone que, en los idiomas cuyas sílabas condensan menos cantidad de información (bit) , éstos tienden a transmitirse de forma más rápida, como le sucede, sobre todo, al japonés y al español.

Sin embargo, en el lado opuesto, están las conocidas como lenguas más eficientes, que son aquellas que son capaces de comunicar más cantidad de información empleando un menor número de sílabas. Aunque, eso sí, en estos idiomas se habla de forma más lenta y pausada.

Este estudio concluyó por lo tanto que, aunque todas las lenguas estudiadas terminan transmitiendo un ratio similar de información por segundo, las lenguas más rápidas serían, por este orden: japonés, español, euskera, finlandés e italiano. Y a éstas le siguen, el serbio, el coreano, el catalán, el turco, el francés y el inglés.

En la parte más baja del ranking están los idiomas más lentos, lo cuáles serían, según este estudio: el alemán, el húngaro, el camboyano, el cantonés, el vietnamita y el tailandés.

>>Te recomendamos: Curso de Italiano A2.2 Plataforma