Palabra de jefa: más formación y tecnología para el avance digital

Más de un tercio de las mujeres líderes reclama a las administraciones públicas ayudas para la digitalización de sus empresas y para formación en nuevas tecnologías con el objetivo de poder seguir creando riqueza y empleo en España.

Diversificación de la actividad del negocio y digitalización de las empresas son los ejes estratégicos que las jefas, emprendedoras y directivas de compañías han impulsado en sus respetivas organizaciones empresariales para poder hacer frente a la Covid-19. 

La digitalización, además de ser clave, es uno de los aspectos que jefas, emprendedoras y directivas ven como positivo dentro de esta pandemia. Al menos es lo que opina el 56% de las 100 que han participado en el estudio ‘Liderazgo femenino y Covid-19: perspectivas postpandemia’, en el marco del programa de liderazgo femenino ‘Yo jefa’ de Trescom. Un porcentaje que se eleva hasta el 80% en aquellas que trabajan en grandes compañías.

Esta valoración positiva es lo que explica que el 34% de las encuestadas pida a las administraciones públicas ayudas para la transformación digital de sus empresas y para formación en nuevas tecnologías. También se demandan, en el 31% de los casos, ayudas para crear empresas y mejor acceso a inversión pública (23%).

Al avanzar en la digitalización, las encuestadas también valoran de manera positiva el teletrabajo, en un 18%. Además, un 15% ve la crisis de la covid-19 como una oportunidad para llegar a un nuevo target con un nuevo producto o servicio. Por su parte, un 11% no ve nada positivo en esta situación.

Y, con la crisis, también se ha puesto de manifiesto la necesidad de nuevas habilidades y capacidades como las competencias digitales –que señala el 15%- y las habilidades sociales y la empatía (12%).

 

Sólo una de cada cuatro directivas ha podido crecer con la pandemia.

Además de la digitalización, la diversificación ha sido otra clave. La mitad de las jefas ha tenido que diversificar su actividad o reinventar su modelo de negocio para encontrar nuevas oportunidades. De hecho, sólo el 26% afirma que ha podido crecer con la pandemia, porcentaje que contrasta con el 22% que no ve ninguna posibilidad de mejorar sus perspectivas empresariales, aunque se confía en poder volver a la normalidad antes de la pandemia en el corto-medio plazo. Un 2% señala que no espera ninguna mejoría.

Partiendo de esta base, el 37% de las encuestadas prevé que aumentará hasta un 15% la demanda de productos y servicios, mientras que el 19% apunta a que este incremento podría ser del 20%. Son datos que contrastan con el 23% que señala que no tiene la misma demanda que antes de la pandemia.

Impacto en el liderazgo femenino

En los últimos años, la presencia de la mujer ha aumentado en el ámbito empresarial tanto a la hora de emprender como de ocupar puestos directivos en empresas o altos cargos en la administración pública. En España, el año 2020 se cerró con un 43,5% de mujeres en los altos cargos de la Administración General del Estado, porcentaje que baja hasta el 27,7% en el caso de los Consejos de Administración de las empresas del IBEX-35. Un dato este último que es superior en tres puntos porcentuales al del año anterior, pero que dista del 40% que plantea la Comisión Nacional del Mercado de Valores. 

Es un avance que con la pandemia puede verse entredicho por el impacto de la Covid-19 en la vida profesional y familiar, poniéndose de manifiesto en diferentes estudios que esta afección es mayor en el caso de las mujeres. Y, ¿qué opinan ellas? El 51% de las jefas, emprendedoras y directivas cree que la pandemia no afectará ni empeorará el acceso de las mujeres a los cargos directivos, aunque hay un significativo 39% que considera que sí.

El resto de las opiniones varía. Por ejemplo, un 2% afirma que la pandemia va a afectar a hombres y mujeres por igual, mismo porcentaje de mujeres encuestadas que muestra indecisión. Además, el 3% considera que se mantendrá igual que antes de la Covid-19.

Noticia relacionada: Las cualidades que debe tener un buen jefe o líder (según los empleados)