Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

LinkedIn para buscar empleo: trucos, errores y otros consejos

Utilizar palabras clave relacionadas con la profesión y hacer una buena presentación es fundamental para tener éxito en esta red y alcanzar el objetivo: un empleo.

Publicado en Empleo
Foto de LinkedIn para buscar empleo: trucos, errores y otros consejos
Hoy en día es indiscutible que las redes sociales se han convertido en una herramienta imprescindible para buscar empleo y progresar en la carrera profesional. De hecho, el 87% de las empresas utiliza las redes sociales para reclutar talento y el 88% asegura que consulta LinkedIn, convirtiéndose esta plataforma en la red de trabajo por excelencia.

>>Curso La red social como instrumento de trabajo

Un auge que se debe a que habitualmente ofrece más información que un currículo al hablar de competencias, preferencias, valores y actitudes, según explica Gina Aran, colaboradora del máster de Dirección y Gestión de Recursos humanos de la UOC, quien ha realizado un análisis de esta red social y ha elaborado recomendaciones para utilizarla adecuadamente.

>>Curso de Selección en la Red 2.0
>>Ver curso de LinkedIn para empresas

El principal consejo es dedicarle tiempo al perfil porque no se trata de copiar y pegar del currículo, sino que es conveniente cumplimentar todos los apartados sin olvidarse de elegir bien el lenguaje y de utilizar las palabras clave que estén relacionadas con la actividad profesional.

También es fundamental poner el nombre y el apellido de forma clara para ser fácilmente localizables, aparte de incorporar un buen titular profesional que debe ser la definición de uno mismo desde el punto de vista laboral.

De hecho, es recomendable es escribir un buen extracto, que tiene que caracterizarse por ser conciso y dejar ver claramente el valor añadido que se aporta frente a otros trabajadores y el talento que se tenga.

No obstante, hay que tener cuidado con no confundir el extracto con la presentación, que es uno de los errores más habituales, ya que se tiende a mezclar sus contenidos. La pauta a seguir es que en la presentación del candidato no se puede indicar que se está en búsqueda activa de empleo o bien buscando nuevos retos laborales que, por el contrario, sí es conveniente reflejarlo en el extracto.

>>Curso de Técnico en Orientación laboral para jóvenes
Es clave utilizar los 120 caracteres debajo del nombre para describir nuestro perfil profesional

Por su parte, en la presentación, lo aconsejable es utilizar los 120 caracteres que hay debajo del nombre para escribir un titular en el que figure información sobre la profesión que se ejerce o los ámbitos laborales en los que se está interesado. Es un texto que realmente tiene mucha importancia, sobre todo el primer párrafo, porque es lo primero, y a veces lo único, que miran los reclutadores. Por este motivo, hay que aprovechar para mostrar lo más destacado de la trayectoria y de los intereses profesionales. Además, se pueden añadir algunas imágenes, vídeos o PDF.

La experiencia siempre es un plus para encontrar un empleo y LinkedIn no es ninguna excepción. En esta red, la pauta a seguir es indicarla de forma esquemática, pero muy detallada, especificando el cargo y funciones, aparte de hacer referencia a los conocimientos adquiridos en cada etapa. En el apartado de la formación, los datos más relevantes son los estudios, los centros en los que se han cursado y los años.

La foto igualmente es clave. Lo más conveniente es optar por una imagen de perfil que sea profesional a la vez que agradable. Además, se pueden publicar otras fotografías y vídeos de forma adicional que estén relacionados con la actividad profesional como es el caso de presentaciones, artículos o libros que se hayan escrito.

De gran utilidad es personalizar la URL del perfil de LinkedIn, así como añadir enlaces a otras redes, webs o blogs, aparte de hacer publicaciones regularmente que incluyan contenidos propios o bien publicaciones que aporten valor y que, bajo ningún concepto, contengan información sobre temas personales.

>>Quiero hacer un curso de Wordpress

Pero no hay que olvidarse de que la actividad no solo se tiene que centrar en publicar, sino también en comentar y opinar sobre los contenidos de otras personas y a través de la participación en grupos porque así uno se hace más visible. Otras directrices son promocionar el perfil en otros canales como en la firma del e-mail o en otras redes sociales.

Y, al aceptar o no las solicitudes de amistad, se debe tener presente que es mejor la calidad de los contactos que la cantidad, aunque también es cierto que con una red de contactos más amplia será más fácil hacerlos de calidad. De todos modos, la clave para aprovechar bien esta “hiperconexión” es aceptar las invitaciones de forma gradual para ser visibles más tiempo en el timeline.

A la hora de invitar, igualmente hay que seguir la máxima de primar la calidad sobre la cantidad, priorizando sobre todo los contactos relacionados con la profesión o el sector o bien aquellos que se hayan conocido de forma presencial. Por el contrario, no es nada recomendable enviar invitaciones frecuentemente y forma indiscriminada.

Y, finalmente, ¿qué sucede con las recomendaciones? Lo cierto es que han perdido valor al ser positivas por lo que es mejor que aludan a proyectos o trabajos en los que, por ejemplo, se haya colaborado conjuntamente con la persona que valora. También hay que tener presente que no todas las recomendaciones se tienen en cuenta por igual por los reclutadores: las de jefes y superiores son las mejores.

También te pueden interesar:
>>Curso de Community Manager online