Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los efectos negativos de dar un azote a tiempo

El debate sobre si un azote es bueno o no genera opiniones para todos los gustos. Un estudio analiza sus efectos negativos en miles de niños.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Los efectos negativos de dar un azote a tiempo
Dar un cachete a tiempo evita males mayores o… ¿no? Cada vez que surge este tema por noticias de actualidad o en conversaciones entre conocidos hay opiniones para todos los gustos, pero una investigación que se acaba de publicar pone de manifiesto que esta práctica tiene justo los efectos contrarios que esperan los padres.

>>Curso de psicología infantil a distancia
>>Curso de inteligencia emocional para madres y padres

Se trata de un metaestudio en el que profesores de la Universidad de Texas y de Michigan han analizado 75 investigaciones de los últimos 50 años. Se ha publicado en el 'Journal of Family Psychology' y para realizarlo se ha tenido en cuenta una muestra de 160.000 niños.

>>Ver formación en NEUROPSICOLOGÍA INFANTIL

"Los azotes no duelen cuando se dan, sino que su efecto es prolongado en el tiempo", afirman los investigadores. En sus trabajos han comprobado que los cachetes están relacionados con la posibilidad de desarrollar conductas desafiantes hacia los padres, pueden acarrear problemas psicológicos y provocan comportamientos de aislamiento social.

Y tú, ¿qué opinas? Participa en nuestra encuesta



Elisabeth Gershoff y Andrew Grogan-Kaylor, principales autores, han podido comprobar en 13 de los 17 resultados analizados estos efectos negativos. A largo plazo los efectos son de más calado y pueden llegar a provocar problemas de salud mental y que los propios niños, una vez adultos también apliquen estos castigos físicos a sus propios hijos.

>>Cursos de educación infantil

>>Cursos de apoyo escolar

Los investigadores también mencionan otro informe de 2014 realizado por UNICEF en el que se afirma que el 80% de padres de todo el mundo propinan algún cachete a sus hijos. Gershoff insiste en que la persistencia en este comportamiento sí ha demostrado evidencias de efectos negativos mientras que no existen datos concluyentes sobre sus ventajas.

"Como sociedad pensamos en el azote y en el abuso físico como comportamientos distintos", explica. "Sin embargo, nuestra investigación muestra que los azotes se vinculan con los mismos resultados negativos en los niños que otros abusos", prosigue. Su autora concluye afirmando que el objetivo de su trabajo es ayudar a que los padres eduquen a sus hijos con otras formas positivas de disciplina.

Más información:

Spanking and Child Outcomes: Old Controversies and New Meta-Analyses

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

Castigar a los niños que mienten podría ser contraproducente

Gritar a los hijos adolescentes contribuye a potenciar su mal comportamiento