Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Todas las claves para estudiar una carrera en el extranjero

Cada vez más estudiantes optan por formarse en el exterior. Destinos como Alemania, Francia y Reino Unido son los más habituales, aunque hay otros de moda como Australia.

Publicado en Orientación académica
Foto de Todas las claves para estudiar una carrera en el extranjero

>>Ver toda la Guía de Carreras 2016/2017


Estudiar una carrera en el extranjero es, en general, más caro que hacerlo en España e, incluso, puede llegar a superar el coste de lo que supondría cursarla en el país en una universidad privada. Sin embargo, a la hora de tomar la decisión de marcharse o no al exterior para formarse, no solo deben primar criterios económicos porque hay programas y becas que pueden ayudar a reducir ese gasto notablemente e, incluso, es posible no tener que pagar tasas académicas, entre otras ventajas.

>>Quiero estudiar en el extranjero. Ver opciones
>>Ver carreras en ESTADOS UNIDOS

Además, la formación en el exterior no es aconsejable verla solo como un gasto, sino más bien como una inversión porque estudiar en una u otra universidad marca claramente el futuro laboral de una persona. De hecho, hay facultades o centros universitarios que son un "billete" hacia un empleo porque los titulados que salen de sus aulas están reconocidos a nivel mundial por la formación que reciben.
Los españoles suelen optar por universidades en la Unión Europea, ya que se pueden solicitar becas Erasmus

Pero, como en toda inversión que se hace, hay que sopesarla bien antes y tener en cuenta si el país y el universidad elegida es la adecuada y la más conveniente para conseguir el objetivo que se quiere, la formación que se va a realizar, los requisitos de acceso –que es clave cumplir-, y la cantidad de dinero que se va a precisar porque no solo hay que estudiar, sino vivir en el país de destino. Así que toca también hacer números y unas cuentas con calculadora en mano para ver qué posibilidades hay de invertir en formación y conseguir el mejor retorno, es decir, la mayor capacitación profesional y empleabilidad.

>>Ver oferta de BACHELOR

Los destinos y las posibilidades para estudiar en el exterior son múltiples, además de haber diferentes requisitos y costes dentro de un mismo país en función de la universidad que se estudie y de si ésta es pública o privada, entre otras variables.

En general, los españoles suelen optar más por países europeos al estar España dentro de la Unión Europea y disfrutar de diferentes programas que facilitan la movilidad como el Erasmus. Además, los requisitos de entrada son más fáciles porque no es habitual que se precisen visados y suele ser suficiente con el Documento Nacional de Identidad o pasaporte, aunque varía en función del destino y la duración de la estancia. Los principales destinos que, año tras año, encabezan el ranking del Top 3, según datos de la Comisión Europea, son Alemania, Francia y Reino Unido.

>>Quiero estudiar en Reino Unido

Por ejemplo, en Alemania, la matrícula suele ser más baja en comparación con otros países e, incluso, hay universidades en las que es gratis porque la mayoría de ellas cuentan con financiación estatal. La cantidad a abonar oscila según el estado federal en el que se vaya a estudiar. Por ejemplo, en Bayern, Hamburgo, Nordrhein-Westfalen y Baja Sajonia se cobran derechos de matrícula, que suelen oscilar en torno a los 500 euros por semestre. En el resto, no se abona nada por este concepto y solo se fijan tarifas para estudiantes de tiempo prolongado o bien de segunda titulación. Sin embargo, las universidades privadas son más caras y se puede llegar a pagar alrededor de 20.000 euros al año.

Los estudiantes que elijan Alemania también tienen que tener en cuenta que existe la cuota semestral, que cubre los gastos de administración y financiación de cafeterías, áreas deportivas, viviendas residenciales y billete de autobús, entre otros conceptos por los que hay que abonar entre 150 y 200 euros. Y, por supuesto, no hay que olvidarse de que el idioma oficial es el alemán por lo que es frecuente tener que aportar una certificación de conocimientos con un nivel 2 en el examen DSH o bien nivel 4 en el TestDaF.

>>Cursos de alemán

Para vivir en este país, las diferencias son notables según dónde se resida y si es un área con escasez o no de viviendas, entre otros criterios. A modo orientativo, una residencia puede costar entre 200 y 400 euros y una habitación en un piso compartido entre 300 y 500 euros. A todo ello, hay que sumarle gastos de alimentación y ocio. Por ejemplo, una cerveza nacional cuesta tres euros. En total, hay que calcular unos 800 euros al mes de gastos, según el Ministerio de Educación alemán.

Junto con Alemania, muchos españoles optan por ir a estudiar a Francia. En este país, las matrículas de las universidades en general tampoco son de las más elevadas, aunque hay disparidad según los centros, oscilando la matrícula entre los 150 y los 900 euros por trimestre. A esta cantidad, hay que sumar que unos 500 euros mensuales para vivir en el país, aproximadamente, según datos del Gobierno francés.

>>Ver CARRERAS EN FRANCIA

A la hora de elegir este destino uno de los principales cuidados que hay que tener es que hay muchos programas que no se imparten en la lengua oficial, que es el francés, sino en inglés por lo que en los requisitos de acceso es posible que se exija conocimiento de una lengua u otra. La ventaja de este destino es que, al ser los españoles ciudadanos de la Unión Europea, hay que seguir el mismo proceso para la admisión que un francés.

>>Curso para preparar exámenes de francés: DELF-DALF

El Reino Unido es otro de los focos de atracción de estudiantes españoles. En este caso, la situación cambia y los costes de estudiar allí se pueden disparar porque se encuentran en este país algunas de las universidades más caras del mundo, pero también de las más prestigiosas. Pero, una vez más, depende de la procedencia del alumno porque para los ciudadanos de la Unión Europea el precio suele ser igual que para los nativos.

Según datos del QS Top Universities y de acuerdo con la evaluación de las tasas de matrícula del curso 2015-2016, estudiar en la Universidad de Cambridge tanto para un estudiante nacional como para uno de la Unión Europea ronda los 12.258 euros, cantidad que es similar en la Universidad de Oxford, la University College de Londres y el Imperial College de Londres. No obstante, en Inglaterra y Gales, el coste es de hasta 9.000 libras al año, mientras que en Irlanda del Norte suele rondar las 3.575 libras. Sin embargo, en Escocia, por ejemplo, los grados son gratuitos para los estudiantes europeos, según datos de British Council.

El coste de vivir allí depende mucho de la zona que se elija porque hay grandes diferencias entre poblaciones. Londres es una de las áreas más caras para estudiar y el gasto puede duplicar el de Irlanda. Por ejemplo, según datos de Universia, en el Reino Unido una cerveza nacional puede costar 4,44 euros y una entrada de cine 11,41 euros.

Una de las ventajas de estudiar en el Reino Unido es que se aceptan las calificaciones españolas y no es necesaria en la mayoría de los centros una prueba de acceso a la universidad. Además, el proceso de admisión está centralizado para los estudiantes de Grado a través de Universities & Colleges Admissions Service (UCAS). No hay que olvidarse de presentar títulos oficiales del nivel de inglés como el IELTS, aunque hay centros que hacen sus propios exámenes.

>>Cursos para preparar exámenes de inglés: IELTS | TOEFL | TOEIC

En otros países europeos, hay también algunas particularidades. Por ejemplo, en Dinamarca, los ciudadanos de la Unión Europea no pagan tasas, mientras que en Estonia se paga entre 1.600 euros y 7.500 euros. Además, Eslovenia establece límites a la entrada de estudiantes, al igual que Austria que fija cuotas en algunas titulaciones como es el caso de Medicina y, además es preciso saber alemán. En Bélgica también hay algunas limitaciones en titulaciones como Medicina para la que hay que hacer un examen especial del Gobierno.
Países como Estados Unidos son referente formativo. Entre sus universidades están las más caras pero también accesibles

Saltando a América

Además de los países europeos, cada vez es más habitual que un estudiante se marche a América. Países como Estados Unidos son un gran referente en formación. Y, aquí una vez más, la situación cambia mucho en función de la universidad que se elija y del estado en el que se encuentre. De hecho, en este país están, junto con las del Reino Unido, las universidades más caras. De acuerdo con los datos de QS Top Universities, estudiar en el MIT (Massachussets (MIT) cuesta algo más de 41.700 euros para los programas de grado y 34.536 para los de postgrado, aunque tiene la ventaja de que acepta estudiantes con independencia de su situación económica.

>>Quiero estudiar en Estados Unidos

Algo más barata, pero también entre las más caras del mundo, figura la Universidad de Harvard en la que se deben pagar unas tasas por estudiar de casi 40.500 euros. Los postgrados cuestan 37.400 en primer y segundo año, mientras que para el tercero y cuarto el precio se sitúa en los 9.715 euros.

En la Universidad de Standford, los precios son similares, aunque no se ofrece ayuda como en las otras a estudiantes extranjeros con dificultades económicas, mientras que en el Instituto Tecnológico Caltech puede costar la formación alrededor de 39.000 euros. En la Universidad de Chicago, los precios rondan los 43.700 euros para los grados y los 39.400 euros para los postgrados. No obstante, también se puede estudiar en universidades estatales, cuyos precios son más bajos y, en el caso de optar por el resto, suele haber becas, financiación… Las opciones son múltiples porque hay más de 3.600 universidades y escuelas superiores, según datos de la Embajada de Estados Unidos en España.

Uno de los inconvenientes, quizá de este destino, es que se precisa el documento migratorio DS 2019 que emite la universidad para que desde la embajada se pueda realizar el visado. Además, el proceso de selección es bastante largo y se precisa enviar muchos documentos y certificados originales de notas, de nivel de inglés, cartas de recomendación…. Y también está la cantidad que luego se necesita para vivir allí: entre 1.000 y 2.000 dólares por persona adicionales a la matrícula, aunque las cantidades varían mucho en función de la localidad y de la universidad.

Canadá es otro de los destinos más habituales en América y que se caracteriza por ser caro, pudiendo costar entre 8.000 y 26.000 dólares canadienses al año. La ventaja es que toda la tramitación del proceso de admisión tiene que hacerse a través de Internet con la universidad en la que se vaya a estudiar, siendo bastante rápido y simple.

>>Quiero estudiar en Canadá

Y, ¿qué opciones hay para estudiar en América del Sur? Las posibilidades son muy diversas. Por ejemplo, en Argentina, el sistema educativo es bastante accesible, aunque cada universidad establece sus propias normas de acceso. En todo caso, hay que convalidar los títulos a través del Ministerio de Educación. Además, generalmente las universidades nacionales no cobran tasas para carreras de grado y pregrado.

En este país, para el que se necesita visa si no se puede entrar como turista, el coste de vida es bastante asequible, aunque varía en cada zona porque es muy extenso. De acuerdo con los datos del Ministerio de Educación de Argentina, por ejemplo un helado cuesta doce pesos (se calcula que un dólar USA –moneda que se acepta- equivale a cuatro pesos argentinos) y una comida de fast food en torno a los 35 pesos.

Un destino menos habitual, quizá en América, es Puerto Rico, en el que los trámites para estudiar son muy similares a los de Estados Unidos, pero con la ventaja de que es una cuarta parte más económico que USA, según la información del Departamento de Estado de Puerto Rico. También vivir allí es más barato. Por ejemplo, un refresco de cola no llega a un euro y una cerveza nacional vale 1,76 euros, según Universia. Aquí, se precisa una visa de estudio.

Uruguay también puede ser una opción a tener en cuenta porque la educación pública es gratuita incluso para alumnos extranjeros, aunque hay muchos requisitos que dificultan el acceso, fijándose en general la preferencia de que exista alguna vinculación con el país. Además, hay que tener en cuenta que en los estudios de postgrado cada universidad establece sus propios requisitos, y que los procesos de admisión son diferentes en cada centro con independencia del nivel de estudios. Eso sí, hay que convalidar las titulaciones. La vida en este país no es muy cara, pero sí lo es más que en los estados de su entorno. Por ejemplo, una cerveza nacional cuesta 1,96 euros.

México igualmente es otro país que se abre a los estudiantes españoles, quienes pueden disfrutar de múltiples convenios educativos. Para estudiar allí, se precisa una visa de residente temporal como estudiante, de acuerdo con la información de la Secretaria de Educación Pública de México. El coste de vivir, al ser una zona geográfica extensa, varía notablemente. A modo orientativo, una habitación en un piso compartido puede rondar entre los 1.500 y los 2.500 pesos mexicanos mensuales; una cerveza tienen un precio medio de 11 pesos mexicanos y el precio del metrobús oscila entre los 6 y 8 pesos mexicanos.

>>Ver oferta de estudios en MÉXICO
>>Ver oferta de estudios en COLOMBIA
Australia es uno de los destinos de moda. La distancia no es un impedimento para los estudiantes que lo eligen

Con rumbo a Asia-Pacífico

En los últimos años, las universidades de Asia-Pacífico están en el punto de mira de los estudiantes españoles al figurar algunas de ellas entre las mejores del mundo. Por ejemplo, uno de los destinos más populares y que más está creciendo es Australia, donde el sistema de acceso es diferente en cada universidad tanto en procesos como en fechas, aunque en líneas generales se pide un certificado de inglés –es la lengua oficial–, así como de fondos económicos y los correspondientes académicos según los estudios a los que se opte. Y, no hay que olvidarse de que se necesita la visa de estudiante, según se indica desde el Gobierno australiano.

El coste de estudiar allí oscila entre los 15.000 y 30.000 dólares australianos en las licenciaturas, mientras que un máster ronda entre los 20.000 y 37.000 dólares australianos. Un doctorado puede valer entre 14.000 y 37.000 dólares australianos. A ello, hay que sumar alrededor de 18.000 dólares australianos para vivir.

>>Quiero estudiar en Australia. Ver opciones

Otra de las opciones es Corea del Sur, que es otro de los destinos que está en boga sobre todo en las áreas tecnológicas. El idioma aquí tampoco es una barrera total porque un buen número de asignaturas se imparte en inglés, aunque algunas universidades piden tener aprobado el certificado Topik KPT (Korean Language Aptitude Test). Como en Australia, cada universidad tiene sus propios procesos de admisión, pero hay un aspecto común a todas ellas: el curso comienza en marzo.

Para estudiar allí se necesita un pasaporte válido y, a veces, se exige un visado en función del tiempo que se vaya a estar. El coste de los programas formativos no es elevado y, de hecho, es uno de los países más económicos para estudiar porque disponen de muchos programas de becas sin gastos adicionales para estudiantes extranjeros, según se indica en el Ministerio de Educación del país. Sin embargo, el nivel de vida sí es elevado porque es uno de los países que figura en el Top 10 de los más caros del mundo.

Dentro de la zona de Asia-Pacífico también se puede estudiar en Israel. La complejidad de este país es que se precisa nivel de inglés y de hebreo, además de tener que superar unas pruebas que se hacen en todas las universidades para comprobar que los estudiantes van a poder seguir la formación. Como mínimo, se requiere para acceder a la educación superior el título de Bachillerato y se exige el visado. Y, ¿cuánto cuesta? La matrícula tiene un precio medio de unos 2.300 dólares a lo que hay que añadir alrededor de 850 dólares mensuales para alojamiento y manutención.

Y, finalmente, entre otros muchos destinos, está China. El país requiere un visado para estudiar allí, además de ser conveniente saber chino porque no todo el mundo habla inglés y no todos los programas formativos se imparten en lengua inglesa. Además, es necesario hacer el examen HSK de chino o el IELTS o TOEFL para inglés. Cada universidad establece su propio proceso de admisión por lo que hay que estar atento a fechas y requisitos.

>>Cursos de chino

Visado es el documento de acceso que Japón requiere para las personas que vayan a estudiar allí, que se pueden beneficiar de precios de matrícula de las titulaciones bastante económicos, aunque para optar a ellas hay que hacer una serie de exámenes para demostrar los conocimientos que se tienen. En algunas ocasiones, se hacen entrevistas a los candidatos. También hay que tener presente que los procesos de selección varían en función de la universidad o institución de educación superior a la que se opte.

Un dato importante a la hora de sopesar este destino es su elevado coste: a los 778.800 yenes de precio medio de una matrícula hay que sumar todos los gastos de vivir allí, que sí son elevados. Se calcula que un estudiante necesita en total alrededor de 138.000 yenes de media al mes, según la Asociación Cultural de Estudiantes de Asia.

Estas son solo algunas de las opciones que se tienen para estudiar, aunque las posibilidades son tantas como países, universidades y titulaciones. Solo hay que elegir bien y poner rumbo a conseguir los objetivos.

Sigue leyendo la Guía de Carreras 2016/2017:
Becas para estudiar la carrera donde te propongas