Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Técnicas de estudio para saber si lo estás haciendo bien de cara a los exámenes

Planificar el estudio, repasar recordando e identificar y neutralizar los “ladrones de tiempo” son algunos de los consejos.

Publicado en Orientación académica
Foto de Técnicas de estudio para saber si lo estás haciendo bien de cara a los exámenes
Llega la época de los exámenes y hay que ponerse delante de los libros si se quieren superar con éxito. Pero ¿sabes si estudias de forma adecuada? El gabinete de orientación educativa de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) propone seis técnicas de estudio que ayudarán al alumno a aprender de forma efectiva y que les llevará a tener más probabilidades de éxito.

>>Curso online de Técnicas de Estudio. Matrícula abierta
Definir el tiempo que se va a dedicar a la lectura, subrayado, esquemas, memorización y al menos dos repasos

Ante todo, la primera clave del éxito es empezar a estudiar desde el primer día y llevar una planificación detallada y por escrito de todo: temas a preparar de cada asignatura, tiempo requerido para cada tema y horas diarias disponibles de estudio.También  es importante definir, de antemano, el tiempo que se va a dedicar a cada fase de estudio: lectura, subrayado, realización de esquemas, memorización y, al menos, dos repasos.

>>Curso para Aprender a Estudiar (Técnicas de Estudio)

En segundo lugar, para aprovechar bien el tiempo de estudio, sin distracciones, es necesario identificar y buscar una estrategia para neutralizar los llamados “ladrones de tiempo”, que son situaciones, lugares, personas, objetos… que dificultan el estudio, porque distraen o incluso interrumpen tu tarea y, por tanto, hacen poco efectivo el estudio. Por ejemplo, el móvil, la televisión encendida, un entorno de estudio desordenado, frecuentes paradas para ir al baño o a comer e incluso la dificultad para decir “no”, la confusión de prioridades o querer abarcar demasiado.

>>Ver curso a distancia de Técnicas para Memorizar y Recordar

Durante la época de exámenes, es fundamental cuidar la alimentación, dormir bien y no abusar de bebidas excitantes como el café o la coca-cola. Si no mimas un poco tu cuerpo aparecerán el estrés, las molestias físicas, el sueño, la ansiedad, la fatiga o las dificultades de concentración.

¿Cómo funciona la memoria?


Cuando uno se pone a estudiar hay que saber cómo funciona realmente la memoria. El cerebro tiene que elaborar un esquema mental general en el que ir colocando la información, por lo que no es posible memorizar la información a la primera vuelta del temario.

Realmente, durante la primera vuelta de estudio debe realizarse una lectura global del temario que sirve para saber los apartados que lo componen, así como su dificultad, extensión y tema de cada parte. Seguidamente, hay que hacer una lectura detenida subrayando las ideas principales, lo que ayuda al cerebro a organizar la información y a distinguir entre la información principal y la secundaria.
Cada vez que repasamos la información aprendida tardamos la tercera parte del tiempo con respecto a la primera ocasión

En la segunda vuelta, el estudiante debe organizar la información en un esquema y ya en la tercera vuelta memorizará, recordando activamente la información y no releyendo pasivamente de forma repetida. En último lugar y lo más importante es repasar varias veces el temario que entra en el examen. Según el psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus, quién estudió el olvido allá por 1885, cada vez que repasamos la información aprendida tardamos la tercera parte del tiempo que se tardó en la primera ocasión.

Además, los expertos recomiendan potenciar la memoria visual y consideran que cuántas más modalidades sensoriales utilicemos para codificar un recuerdo, más fácil será su memorización y posterior recuerdo. El hemisferio derecho del cerebro se encarga de la memoria visual, la cual se puede potenciar haciendo esquemas, diagramas, dibujos que representen conceptos o gráficas, así como subrayando un texto.

Las reglas mnemotécnicas pueden ayudar a memorizar la información que más se resiste. Para ello se pueden usar acrónimos (palabras formadas con las iniciales o primeras letras de las palabras que queremos recordar), acrósticos (frases constituidas por palabras (o partes de ellas) que queremos memorizar) y “técnicas de los lugares”,ya utilizada por los romanos y griegos para recordar sus largos discursos. En este último caso, se trata de asociar los conceptos a memorizar a los lugares que encontramos a lo largo de un recorrido familiar.

>>Me gustaría estudiar en la Universidad Francisco de Vitoria. Ver GRADOS 2016/2017

Palabra de Harvard


La Universidad de Harvard ofrece también consejos sobre cómo estudiar de forma más efectiva a través del libro Make it Stick: The Science of Successful, basado en descubrimientos recientes en psicología cognitiva y otras disciplinas.

Los autores de este libro, Henry Roediger y Mark McDaniel, son científicos cognitivos que han dedicado sus carreras a estudiar el aprendizaje y la memoria. Ellos consideran que existen numerosos hábitos de estudio y rutinas que resultan ser contraproducentes e ineficaces, como releer pasivamente y repetir, lo que produce al estudiante la falsa ilusión de dominar un tema, pero, sin embargo, los beneficios desaparecen  rápidamente.



Recomiendan intercalar dos o más materias durante el estudio como una forma de espaciar las sesiones que, aunque supone una dificultad a corto plazo, hace que el aprendizaje y la memoria sea más fuerte y mejore la habilidad de discriminar entre diferentes tipos de problemas y seleccionar las soluciones correctas.

La ciencia ha descubierto que el aprendizaje que supone mayor esfuerzo construye nuevas conexiones y capacidades mentales. Así, el camino para conseguir resultados podría depender más de disciplina y persistencia que de herencia genética.

No está demostrado empíricamente que las personas aprendan mejor a partir de la enseñanza que se corresponde con su estilo de aprendizaje. En cambio, el conocimiento de uno mismo, la fluidez en el lenguaje y la determinación afectan al lenguaje. Además, se aprende mejor si se pueden detectar las reglas subyacentes a diferentes tipos de problemas y aplicarlas posteriormente para categorizar nuevos problemas.

Por último, en este libro se resalta que los profesores deberían explicar cómo funciona el aprendizaje, enseñar cómo hacerlo correctamente, incorporar las dificultades deseables y hacerles practicar el repaso recordando.

tecnicas_estudio_INFO

>>Postgrado en Formación Pedagógica y Didáctica

Más información:

Libro Make it Stick: The Science of Successful