Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

“Debemos concienciarnos de que no son unas vacaciones”

Diego y Lucía son dos alumnos de Madrid que han cambiado su rutina de ir a su centro escolar por encender el ordenador y dar clases online.

Publicado en Orientación académica
Foto de “Debemos concienciarnos de que no son unas vacaciones”
Lucía y Diego de Pablo son dos estudiantes madrileños que están viviendo desde hace una semana una situación excepcional. El pasado lunes, la Comunidad de Madrid establecía el cierre de colegios, institutos y universidades, lo que les afectaba directamente. Lucía estudia el primer curso de Diseño Digital en U-Tad y Diego primero de Bachillerato en el colegio Arcángel Rafael. El pasado martes 10 fue el último día que asistieron a clase y al día siguiente comenzaron sus jornadas escolares desde el propio domicilio.

Cómo son las clases online


“La universidad ha reaccionado rápidamente. Estamos realizando clases online a través de Blackboard. Cada día tenemos clases en el mismo horario lectivo. Nos conectamos a la aplicación y podemos ver al profesor dando clase. Nuestras dudas las comentamos a través de un chat. Nos han facilitado el material necesario, como tabletas gráficas a quienes no tenían, para seguir la formación desde casa”, comenta Lucía.

Respecto a esta forma de estudiar, Lucía considera que “al principio es un poco raro, pero los profesores ponen todo de su parte para que sigamos aprendiendo y el estudio nos resulte lo más cómodo posible”. 

“Aunque mucho material didáctico está preparado para impartirlo en una clase presencial creo que con esta forma de trabajar y una buena disposición podremos seguir con el curso sin vernos excesivamente afectados”, señala. En cuanto a lo positivo de esta situación es que, al ahorrarme el desplazamiento, tengo más tiempo para preparar mis trabajos y entregas”.  

En cuanto a Diego, su colegio ha establecido un horario para estudiar todas las asignaturas. Comienza el día con una videollamada a través de la plataforma Google Classroom con el tutor para establecer la planificación diaria. A continuación, los profesores de cada asignatura mandan las actividades que consideran oportunas, que pueden consistir desde el estudio de la asignatura, hasta proyectos, ejercicios o trabajos. El día acaba con una ronda de consultas y dudas con los profesores a través de chat. 

>>Te recomendamos: Curso Online de Diseño Gráfico multimedia:

Curso superior de diseño gráfico y visual

Pautas de organización


“Todavía me estoy adaptando a este sistema de trabajo. No es fácil, porque todo es una novedad, pero creo que la clave está en la organización. Es necesario que pensemos que no estamos de vacaciones, sino que el curso continúa, aunque sea desde casa. Nos han insistido que es especialmente importante seguir las indicaciones de los profesores y no abandonar el hábito de estudio, especialmente en mi caso, porque al estar en Bachillerato todas las notas me cuentan de cara a la entrada a la universidad del año que viene”, afirma Diego. 

“En mi colegio, los profesores están comprometidos y, a pesar de esta difícil situación, nos han recalcado que están siempre dispuestos a echarnos una mano para que no perdamos el ritmo del curso. Es una situación complicada tanto para alumnos como profesores, pero siempre lo podemos convertir en una experiencia positiva y creo que puede servir a la sociedad como ensayo de cara a la posibilidad de aplicar estos métodos en un futuro”, señala.

Para Diego, una de las ventajas de este método es que las explicaciones de los profesores quedan grabadas, de tal manera que siempre que tengas dudas las puedes consultar, “algo que no puedes hacer con las clases presenciales y que siempre viene bien”, afirma.