Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Ansiedad y exámenes: soluciones para controlar los nervios

Los exámenes suelen generar estrés y ansiedad entre los estudiantes por lo mucho que se juegan, sobre todo, cuando son los de Evaluación para el acceso a la universidad (EvAU). Sin embargo, pueden ponerse en marcha una serie de trucos para tener los nervios bajo control.

Publicado en Orientación académica
Foto de Ansiedad y exámenes: soluciones para controlar los nervios
Finales del mes de mayo. Una fecha señalada en el calendario de muchos estudiantes porque es la época del año en la que suelen concentrarse los exámenes y también se deben superar las pruebas relativas a la Evaluación para el acceso a la universidad (EvAU).

Son momentos en los que los estudiantes tienden a mostrar más estrés y ansiedad por el temor a no poder repasar todo el temario, no llevar bien preparada la materia, miedo a bloquearse o quedarse en blanco o por todo lo que se juegan como tener plaza para la titulación académica que desean, entre otros posibles factores.

>>Te puede interesar: Curso de Técnicas de relajación y pautas para introducir el yoga en infantil para profesorado

Es un estado de estrés que se manifiesta con calambres, dolores de estómago, palpitaciones, bloqueos de mente, tensión muscular o sudores fríos, entre otros síntomas característicos.

Este estado de nerviosismo es más habitual de lo que parece y puede presentarse en diferentes niveles. Los últimos datos publicados en libros y artículos científicos relacionados con la ansiedad del investigador Fernando Miralles, profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, reflejan que entre el 15% y el 25% de los estudiantes presentan un nivel muy elevado de ansiedad.

>>Curso con salidas: Curso de Coach en gestión del estrés y relajación

Son situaciones que sobre todo se producen entre estudiantes que tienen entre 23 y 26 años de edad –aumenta conforme se cumplen años-, y que cursan principalmente titulaciones de las áreas de Ciencias Sociales y Jurídicas, Ciencias de la Salud y las carreras técnicas.

El problema está en que muchos de estos estudiantes no saben cómo gestionar ese estrés. En concreto, esta situación afecta al 35% de los universitarios, de acuerdo con los datos del estudio de Joaquín Álvarez, profesor del Departamento de Psicología de la Educación de la Universidad de Almería.

Controlar esa situación es totalmente necesario para conseguir buenos resultados. Y es que un estudiante con ansiedad puede lograr el mismo éxito académico que uno sin estrés, pero deberá gastar más tiempo y esfuerzo que si tiene los nervios bajo control.

>>Interesante: Curso de Técnicas de estudio para Primaria

De hecho, la ansiedad no controlada puede convertirse en todo un obstáculo para conseguir los objetivos. Y, aunque no hay ningún estudio que haya podido relacionar la ansiedad con obtener peores resultados académicos, sí está comprobado que es más difícil almacenar y organizar la información y recuperarla mentalmente. Y, ¿qué puede hacerse para controlar la situación? Estos consejos son infalibles:

Sueño: siempre es importante mantener las horas de sueño, tanto el horario como el tiempo que se duerme, porque es fundamental para la buena recuperación física y mental. Y es que dormir mal y poco desestabiliza todo el cuerpo. Además, la falta de descanso propicia la ansiedad. Pero, ¿cuánto debe dormirse? La clave está entre siete y ocho horas. Y, si se duerme la siesta, nunca se debe superar la media hora.

Hábitos: también es fundamental establecer rutinas de estudio, fijando unas horas para rendir al máximo dentro de un ambiente que sea adecuado y en el que no haya distracciones. Son horarios en los que se debe hacer igualmente una planificación de qué se va a estudiar cada día u hora, según la materia, hasta el día del examen. Y, por supuesto, siempre siguiendo la técnica de estudio adecuada (lectura rápida, comprensiva, subrayar, esquemas, memoria fotográfica…).

Ocio: aunque se esté hasta arriba de exámenes y haya todavía mucho contenido que estudiar o repasar, es importante planificar momentos de ocio. Es clave sentirse bien para lo que es conveniente intercalar tiempo de máximo rendimiento con el descanso y actividades de ocio porque así, en este período de relax, se descargan las tensiones y se consigue un mayor equilibrio cuerpo-mente.

Pensamientos: tener la mente en positivo es vital. Hay que desterrar todos aquellos pensamientos negativos que vienen a la cabeza como ‘nunca voy a aprobar’ o ‘es demasiado difícil para mí’, entre otras. Estos pensamientos, además de no ser una lectura de la realidad, producen un empeoramiento de los síntomas físicos a través de los que se manifiesta la ansiedad. Incluso, pueden llegar a producir algún bloqueo. Es fundamental así acabar con ellos con frases positivas como, por ejemplo, ‘me he preparado lo suficiente y lo voy a hacer bien”.

Relajación: las técnicas de relajación son idóneas para estas situaciones. Si no se conocen, se puede acudir a centros especializados y profesionales que las enseñan. De todos modos, hay algunos trucos fáciles para realizar antes del examen como concentrarse en la respiración y hacerla más profunda y lenta de forma progresiva para tranquilizarse y comenzar las pruebas con menos nervios. Este truco también se puede poner en práctica todas las noches antes de acostarse para terminar la jornada de estudio con tranquilidad.

Y, si se ponen en práctica estos trucos, el día del examen solo queda acudir con tiempo, bien dormido y bien desayunado para rendir al máximo. Verás como la ansiedad y los nervios desaparecen.

>>Para ti: Curso de Entorno personal de aprendizaje y técnicas de estudio. Online. Pide más información sin compromiso a través del siguiente formulario:


Más noticias relacionadas con Exámenes: Trucos para los exámenes: cómo estudiar mejor en menos tiempo


Y tú, ¿qué trucos pones en práctica contra los nervios y la ansiedad en plenos exámenes?