Un estudio revela algunas las claves para que los niños mejoren el rendimiento académico en matemáticas

Un estudio sueco da las claves para que los niños mejoren el aprendizaje de matemáticas

La memoria visual y el razonamiento se imponen sobre la rotación espacial a la hora de aprender matemáticas según Karolinska Institutet.

La asignatura de matemáticas suele tornarse una de las más complicadas para muchos escolares, convirtiéndose en una de las grandes barreras para su rendimiento académico.

Un nuevo estudio llevado a cabo en el Karolinska Institutet de Suecia revela algunas claves para que los niños mejoren sus habilidades en esta asignatura.

Según esta investigación, publicada en la revista Nature Human Behaviour, cuando se trata de mejorar el aprendizaje matemático en niños pequeños, el tipo de entrenamiento cognitivo que realizan los escolares influye de forma directa en sus habilidades matemáticas.

Antes de esta investigación numerosos estudios habían vinculado la capacidad espacial, es decir, la capacidad de comprender y recordar relaciones dimensionales entre objetos, con el desempeño en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Sin embargo, las conclusiones de este estudio demuestran que los escolares que practican la memoria de trabajo visual y las tareas de razonamiento mejoran sus habilidades matemáticas, mucho antes que los niños que se centran en ejercicios de rotación espacial.

¿El entrenamiento de la cognición espacial mejora realmente el rendimiento en matemáticas? ¿En qué medida?

En este ensayo participaron más de 17.000 escolares suecos de entre seis y ocho años, que tuvieron que completar un entrenamiento cognitivo a través de una aplicación durante 30 minutos al día durante un periodo de siete semanas.

Durante la primera semana, los niños recibieron ejercicios idénticos y después se dividieron al azar en uno de los cinco planes de entrenamiento. En todos los grupos, los niños dedicaron aproximadamente la mitad de su tiempo a tareas matemáticas de línea numérica.

Y el tiempo restante se les asignaron aleatoriamente diferentes ejercicios de entrenamiento cognitivo en forma de tareas de rotación, como ejercicios de rotación mental 2D y rompecabezas de tangram, así como tareas de memoria de trabajo visual y tareas de razonamiento no verbal.

En la evaluación final los investigadores determinaron que todos los grupos habían mejorado en el rendimiento matemático, pero que el entrenamiento de razonamiento tuvo un mayor impacto positivo seguido de las tareas de memoria de trabajo.

Según apunta Torkel Klingberg, director de este proyecto, «nuestro estudio ofrece una prueba evidente de que el principio del entrenamiento cognitivo espacial se transfiere a las habilidades académicas».

Ejercicios que funcionan para aprender matemáticas

En la investigación, se enumeran algunos ejercicios que se han utilizado para comprobar el progreso en la mejora del rendimiento académico en matemáticas.

Uno de ellos es la serie numérica en la que se pide que se identifique la posición correcta de un número en una línea delimitada por un punto inicial y final.

Otro ejercicio consiste en trabajar la memoria visual recordando objetos de forma visual. En este estudio, los niños reprodujeron una secuencia de puntos en una cuadrícula tocando la pantalla.

Para trabajar la comunicación no verbal, un ejemplo de ejercicio consiste en completar secuencias de patrones espaciales. Para este estudio se pidió a los niños que eligieran la imagen correcta para llenar un espacio en blanco basándose en secuencias anteriores.

Otra opción se centra en la tarea de rotación. Se le pide a un niño que averigüe cómo se vería un objeto si girara.

>> Ver Cursos de Matemáticas.