Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Un estudio analiza cómo juzgamos la personalidad a través de los rostros

Un estudio de la Universidad de Nueva York revela que juzgamos la personalidad de los rostros en función de nuestras creencias sobre cómo funciona la personalidad.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Un estudio analiza cómo juzgamos la personalidad a través de los rostros
¿La cara es el espejo del alma? Más bien, es el reflejo de los prejuicios de las personas que nos ven. O eso dice un estudio de la Universidad de Nueva York, recogido en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, que asegura que hacemos un juicio rápido de otras personas basándonos no solo en su apariencia facial, sino también en nuestras creencias sobre cómo funcionan las personalidades de los demás.
Vemos a aquellos con rasgos infantiles como agradables e inofensivos y aquellos con rostros que reflejan ira como deshonestos y antipáticos

"Las personas forman impresiones de la personalidad de la apariencia facial de los demás en tan solo unos pocos cientos de milésimas de segundos", observa Jonathan Freeman, autor principal del artículo. "Nuestros hallazgos sugieren que las impresiones faciales no solo están determinadas por las características específicas de una cara, sino también por nuestras propias creencias sobre la personalidad, por ejemplo, las señales que hacen que una cara luzca más competente y amigable son físicamente más similares para quienes creen que la competencia y la amistad coexisten en las personalidades de otras personas”.

>> Te puede interesar: Técnico en Eneagrama y PNL para el conocimiento de la personalidad

Hace tiempo que sabemos que las personas juzgan la personalidad de los demás basándose simplemente en su apariencia facial. Por ejemplo, vemos a aquellos con rasgos infantiles como agradables e inofensivos y aquellos con rostros que reflejan ira como deshonestos y antipáticos.

Lo que está menos claro es cuán extendido está este proceso y con qué precisión. En el estudio, los investigadores exploraron estas preguntas a través de una serie de experimentos para determinar si nuestras propias creencias preexistentes sobre cómo funciona la personalidad afectan la forma en que la vemos en los rostros de los demás.

Para el estudio se utilizó una muestra de 920 personas, a las que se les preguntó en qué medida creían que los rasgos diferentes estaban presentes en las personalidades de otras personas. Cada uno de los participantes veía docenas de caras en una pantalla y juzgaba rápidamente esas caras por su competencia y cordialidad, lo que permitía a los investigadores ver si los sujetos pensaban que las mismas caras que creían competentes también creían que eran amistosas o no.
Si un rostro parece agradable, inteligente y emocional, el receptor puede creer que esté ante una persona creativa

En general, los hallazgos confirmaron lo que los investigadores predijeron. Cuanto más creen los sujetos que dos características, como la competencia y la amabilidad, coexisten en otros, más los atribuyen conjuntamente al mismo rostro. De modo que las personas que creen que cualquier conjunto de rasgos de personalidad están relacionados tienden a ver esos rasgos de manera similar en los rostros.

rostros_estudio

Los resultados dan evidencia de la perspectiva de los investigadores que la mayoría de los rasgos percibidos de los rostros de los demás no son únicos sino que se derivan el uno del otro, con algunos rasgos básicos que impulsan el proceso. Por ejemplo, si un rostro parece agradable, inteligente y emocional, el receptor puede creer que esté ante una persona creativa.

Los resultados también proporcionan una explicación de cómo las personas pueden hacer tantas impresiones diferentes de alguien solo a partir de un puñado de características presentes en una cara.
"Las impresiones iniciales de las caras pueden sesgar la forma en que interactuamos"

"Aunque la gente deposita mucha confianza en estas impresiones, a menudo son bastante inexactas", agrega Freeman. "Las impresiones iniciales de las caras pueden sesgar la forma en que interactuamos y criticamos las decisiones sobre las personas, y por lo tanto la comprensión de los mecanismos detrás de estas impresiones es importante para el desarrollo de técnicas para reducir los sesgos en función de las características faciales que normalmente operan fuera de la conciencia”.

>> Recomendamos: Curso online de Psicología infantil aplicada