Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Tener un hijo, un cambio de vida que no afecta por igual a padres y madres

Aunque tener un hijo hace felices a los dos progenitores, lo cierto es que los padres experimentan un mayor bienestar que las madres. Una experiencia en la que influye la forma en la que pasan el tiempo con sus hijos.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Tener un hijo, un cambio de vida que no afecta por igual a padres y madres
Tener un hijo se vive de manera diferente por parte del padre y de la madre, ya que es un cambio en la vida que no afecta por igual a los dos progenitores. A pesar de ello, diversos estudios han coincidido en confirmar que las personas con hijos son más felices que las que no tienen.

Sin embargo, ¿es más feliz papá o mamá? Un análisis que hasta ahora no había sido realizado y que ha sido el objeto de un estudio de la Universidad de California en Riverside y publicado recientemente en la revista ‘Personality and Social Psychology Bulletin’, en el que se pone de manifiesto que los padres experimentan mayor felicidad con la paternidad que las madres.

>>Te puede interesar: Curso de Psicología infantil. 110 horas. Online. Precio 99€. Más info en el formulario:

Psicología infantil (Certificación Universitaria + 4 Créditos ECTS)


Esta conclusión se extrae de este estudio realizado a 18.000 personas dentro del que se analizaron y se tuvieron en cuenta varios aspectos relacionados como la felicidad, el bienestar, la satisfacción psicológica, el estrés o los síntomas depresivos. Son variables que se emplearon para comparar el nivel de bienestar entre progenitores con y sin hijos y entre padres y madres.

En el primer análisis entre progenitores con y sin hijos, el estudio volvió a confirmar que los hombres que habían sido padres tenían una mayor satisfacción en sus vidas y menos síntomas depresivos que los que no habían experimentado la paternidad. También ellos reconocían menos problemas diarios y reconocían tener más sentimientos de conexión con los demás.

En relación con las madres, se comprobó que las mujeres con hijos indicaban más síntomas depresivos que aquellas que no habían tenido descendencia. Además, el estudio sacó a la luz que la paternidad aporta mayor bienestar que la maternidad.

Una diferencia en el nivel de felicidad entre padres y madres que se volvió a constatar al analizar ese bienestar cuando se estaban ocupando de los hijos o interactuaban con ellos en comparación con otras actividades diarias. Así, ellos reconocieron más felicidad en el cuidado de sus hijos que la experimentada por ellas.

>>Mira este Máster en Psicología Clínica Infantojuvenil

Sin embargo, la diferencia entre géneros merma si se atiende solo a las interacciones diarias con los hijos y se hace la comparativa con el nivel de bienestar o felicidad que producen otras interacciones. En ambos casos, preferían interaccionar con sus hijos, aunque los hombres ligeramente reconocieron una mayor felicidad que las mujeres.

Un hecho que, según el equipo de investigadores, se debe a que los padres explicaban en mayor medida que jugaban mientras cuidaban o interactuaban con sus hijos. De esta manera, el estudio permite afirmar que la forma en la que pasan el tiempo con sus niños es un factor que influye directamente en ese nivel de bienestar y felicidad.

Lectura recomendada: Kit para padres: aprendiendo a educar a los hijos